null: nullpx
Inmigración Infantil

Niño inmigrante hondureño envía carta a Trump en la que le pide compasión con los refugiados

Raúl Ortiz, de ocho años, se desplazó desde Illinois hasta Washington con el fin de hacer llegar una carta al presidente en la que le cuenta que sus padres se vieron obligados a enviarlo a Estados Unidos tras ser secuestrado en su país cuando apenas tenía cinco años.
21 Jun 2017 – 3:09 AM EDT

"Mi presidente favorito fue Abraham Lincoln, quien liberó a los esclavos y pienso, tengo fe, que usted presidente Trump puede hacer lo mismo y le de la libertad a los refugiados centroamericanos, como yo".

El anterior es un extracto de una conmovedora carta que envió el niño hondureño Raúl Ortiz al mandatario estadounidense, a propósito del Día del Refugiado, con la cual busca ablandar el corazón de Trump con relación a la situación de miles de niños refugiados como él.

El pequeño, que se desplazó este martes de Illinois hasta la capital del país, pide a Trump: "que nos dé libertad y justicia a todos los refugiados".

Ortiz contó a Univision Noticias que cuando apenas tenía cinco años fue secuestrado en su país natal "por personas malas que se llevan a los niños lejos de sus padres por dinero", y que por esa razón sus padres lo enviaron a Estados Unidos.

Una vocera de la presidente dijo desconocer si la carta del niño hondureño llegó hasta el despacho de Trump, pero donde sí tuvo resonancia fue en el Capitolio. Brad Schneider, representante por Illinois, hizo mención a la misiva en una intervención este martes en la cámara, donde dijo que Raúl Ortiz forma parte del país y no se le puede dar la espalda.

Pero este mismo miércoles, la Cámara de Representantes debatirá una ley propuesta por la bancada republicana que busca limitar el número de refugiados que entran a Estados Unidos, a solo 50,000 por año.

En fotos: Migrantes centroamericanos piden asilo en México para evitar las políticas de Donald Trump

Loading
Cargando galería


El drama de los refugiados se hizo sentir este martes frente a la propia Casa Blanca, donde decenas de activistas protestaron contra la política migratoria del presidente Trump.

Durante el día establecido por Naciones Unidas, los activistas se manifestaron para mostrar solidaridad con los que buscan asilo en EEUU, demandar que el Gobierno les dé refugio y subrayar sus contribuciones al país.

Pidieron, asimismo, a los autoridades más esfuerzos contra la que consideran una de las mayores crisis de refugiados en la historia.

Gentille Runyambo, una joven que escapó de la persecución de su tierra nata del Congo por la persecución que sufría el grupo étnico Banyamulenge al que pertenece y que es ciudadana estadounidense desde hace un año, aseguró a Efe la necesidad de que su nuevo país incremente la acogida a las personas que escapan del peligro.

"Yo he estado en ese lugar, en ese barco, en los zapatos de los refugiados. Creo que mi voz tiene que ser escuchada y que cuando todos nos unimos, somos poderosos", añadió Runyambo.

Los conflictos, la violencia o las persecuciones en lugares como Siria o Sudán del Sur, han dejado un récord de 65.6 millones de desplazados a fines de 2016, informó el lunes la ONU.

Más contenido de tu interés