null: nullpx
Inmigración Infantil

La marcha de abuelas contra la separación de familias de inmigrantes llega a McAllen

Las 'Grannies respond', como se autodenominan, arrancaron el 31 de julio en la ciudad de Nueva York y han recorrido más de 2,000 millas hasta la frontera sur para decirle al presidente Donald Trump que no están de acuerdo con que los niños sean separados de sus familias.
6 Ago 2018 – 3:32 PM EDT

"No puedo imaginar ni por un momento a alguno de mis nietos separado de mi familia", "lo que está pasando es insoportable, así que necesito actuar, reaccionar". Esas son algunas de las razones por las que un grupo de abuelas decidieron embarcarse en una caravana que ha viajado más de 2,000 millas desde Nueva York y este lunes llegó a McAllen, Texas, su punto final.

El grupo originario es de Beacon, Nueva York, y aseguran que se constituyó de forma espontánea hace seis semanas tras la indignación de un grupo de abuelas con la política del gobierno de Donald Trump de separar a los niños de sus familias al llegar a los límites de Estados Unidos.

"Queríamos bajar a la frontera y hacer algo luego de las terribles noticias de que los niños estaban siendo separados de sus familias y puestos en jaulas", explican en su página web.

Se autodenominaron 'Grannies respond' (las abuelas responden) una vez que decidieron juntarse. Arrancaron el 31 de julio en la ciudad de Nueva York un recorrido que termina en McAllen. Allí, como en las seis ciudades en las que se detuvieron previamente, han invitado a las comunidades a que se unan en la protesta. Según cuentan, son inmigrantes y vecinos quienes los han acompañado.

En el camino, se han organizado para que los niños vendan limonada y así donar los fondos a organizaciones de abogados que defienden a estos padres; han escuchado a los grupos locales y han hecho vigilias, entre otras actividades.

"Puede que la edad me haya puesto más lenta, pero nunca me ha silenciado", dijo al medio Salon Claire Nelson una de las 'grannies' que es parte de esta protesta.


Sus razones

En el grupo no hay solo abuelas. También los abuelos decidieron participar: Barry Nelson es uno de ellos. Aseguró que al ver a tantos niños separados de sus padres solo pudo pensar en sus cinco nietos.

"Yo quiero ser un ejemplo para estos cinco chicos, para mis cinco hermosos, destacados y jóvenes e inocentes nietos (...) Por eso es que saldré cuando pueda y levantaré la voz para decir lo que creo, para que crezcan en un mundo que da más, que es más amoroso y que perdona", asegura en uno entre varios videos que distintos abuelos y abuelas han grabado y publicado en la web de la organización.


Sharon es otra de las abuelas. En un video junto a su nieto le explicó las razones por las que se unió desde Alabama. "¿Te acuerdas cuando protestamos en tu escuela por el tema de las armas?", le pregunta al pequeño, que responde afirmativamente. "Hay otras cosas terribles que están pasando en Estados Unidos", le explica y él escucha atento. "Y es que algunas veces la gente lleva una vida difícil en su país y vienen aquí pidiendo lo que es conocido como asilo (...) Pues nuestro gobierno está tomando a los padres y a los niños y los está separando y los ponen en la cárcel".

Con ese argumento, le dijo que sería una de las abuelas que apoyaría al movimiento porque "no merecen ser tratados así". "¿No crees que debo hacer algo?", le pregunta al pequeño, que mueve su cabeza con un sí.



El punto final: McAllen

A las 4:00 pm (hora local), las abuelas y abuelos esperan comenzar un programa de 24 horas de acción contra la separación de familias en su punto final.

La primera actividad será "la ruta del refugiado", con la que pretenden ponerse en los zapatos de quienes son liberados de los centros de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). En un recorrido a pie de menos de una milla, simularán el camino de un inmigrante que es puesto en libertad y busca ayuda y comida en organizaciones como las Caridades Católicas.

Luego, tendrán una vigilia que durará toda la noche. Y el viernes, un bus hará un tour por diferentes centros de inmigrantes, como aquellos en los que la Patrulla Fronteriza los procesa una vez que son detenidos en la frontera.

Para el cierre, esperan tener un panel de discusión con las organizaciones que trabajan en la zona para determinar qué pueden hacer después del cierre de este recorrido que los trajo desde Nueva York a Texas en un autobús.

Querían empezar de nuevo en Texas, pero terminaron separados en Washington y Nueva York

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés