null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Juez ordena limitar el tiempo de detención en las 'hieleras', las gélidas celdas donde apiñan a inmigrantes indocumentados

Un juez de la corte de Tucson consideró que existen suficiente evidencias del trato inhumano a que son sometidos los indocumentados y obliga a la Patrulla Fronteriza a no mantenerlos en esas celdas por más de 12 horas.
19 Nov 2016 – 3:37 AM EST

Las conocen como 'hieleras' por el intenso frío que albergan en su interior. Ahí van a parar los inmigrantes indocumentados que detienen en la frontera de Arizona. Ahí pasan horas y hasta varios días, durmiendo en bancos de cemento, sin derecho ni siquiera a asearse. Ahí se les congela el "sueño americano".

Un juez federal en Arizona ordenó este viernes a la Patrulla Fronteriza (CBP) Sector Tucson limitar el tiempo de detención de los indocumentados en las ' hieleras' hasta un máximo de 12 horas. Además tendrán que proporcionarles mantas y colchonetas donde dormir.

En una orden preliminar, el juez David Bury, de la Corte Federal en Tucson, también ordenó a la agencia federal permitir a los indocumentados lavarse y limpiarse mientras se encuentren en detención.


El juez federal indicó que los demandantes presentaron suficiente evidencia de que las necesidades básicas y humanas de los inmigrantes no estaban siendo cumplidas.

La orden se emitió después de dos días de testimonio en la corte a principios de esta semana donde ambas partes presentaron sus argumentos como parte de una demanda presentada el año pasado por la Unión Americana de Libertades Civiles ( ACLU) y otras organizaciones que velan por los derechos de los inmigrantes.

Los demandantes indicaron que la Patrulla Fronteriza estaba violando sus propias políticas de detención al mantener a los inmigrantes detenidos hasta por un periodo de 24 a 72 horas en celdas que no están acondicionadas para una detención prolongada.


Los demandantes argumentaron que durante la estancia de los indocumentados en estas celdas se ven forzados a dormir en banquetas de cemento, así como pegados unos a otros para calentarse.

También indicaron que la alimentación que reciben es limitada, así como el acceso a cuidado médico.

Fotografías revelaron las sucias condiciones de las celdas, resaltando el caso de una mujer que se puede ver cambiando el pañal a un bebé acostado en un suelo de cemento.



La Patrulla Fronteriza Sector Tucson argumentó de su parte que se han visto forzados a mantener detenidos a los indocumentados por más tiempo debido al cambio en el flujo migratorio, ya que ahora reciben cada vez más casos de personas que solicitan asilo político y de familias enteras provenientes de países centroamericanos.

Históricamente, la inmigración indocumentada en la frontera de Arizona provenía de gente de México, que al ser detenidos eran repatriados en cuestión de horas a territorio mexicano.

La orden del juez federal aplica solamente a las ocho celdas de detención que se encuentran dentro del Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza, el cual cubre el 90% de la frontera de Arizona con México.



Más contenido de tu interés