null: nullpx
Incendios

Más de 1,000 desaparecidos: a una semana de iniciados los incendios en California ya se cuentan 74 muertos

El incendio del norte, el Camp Fire, ha sido el causante de la mayoría de fatalidades y cada día suman más a la lista mientras los equipos de búsqueda recorren las zonas devastadas. Aunque la cifra de personas que siguen sin poder ser localizadas continúa creciendo, las autoridades advierten que entre esos cientos puede haber nombres duplicados. El presidente Donald Trump visitó California este sábado.
16 Nov 2018 – 9:42 PM EST

LOS ÁNGELES, California.– Una semana después de que iniciaron dos grandes incendios que siguen combatiendo miles de bomberos en California los equipos de emergencia continúan buscando restos humanos en las áreas devastadas por las llamas, que parecen más zonas de guerra. Al menos 74 personas han sido localizadas sin vida y las autoridades del norte de estado, donde arde el fuego Camp Fire, aún tienen una lista con 1,011 desaparecidos por el incendio forestal más grave del país en el último siglo.

Las víctimas mortales seguían aumentando este viernes. El sheriff del condado de Butte, Kory Honea, informó que a medida que avanzan las labores de los trabajadores que recuperan cadáveres, la cifra sigue subiendo lamentablemente. Honea confirmó que se hallaron ocho nuevas víctimas mortales, lo que eleva el total de fallecidos por el Camp Fire a 71, a los que se suman los tres que se reportaron por el incendio en el sur del estado, Woolsey.

La mayoría de los desaparecidos residía en la población de Paradise, de 27,000 habitantes y que fue completamente devorada por las llamas de ese mismo fuego, el más letal de la historia californiana. Esta localidad se encuentra en la Sierra Nevada, tiene un clima seco y soleado que en el último medio siglo ha atraído a muchos retirados.

Es probablemente por eso que la mayoría de la gente que aparece en la lista de desaparecidos tiene más de 60 años. Esto también se refleja en las edades de las víctimas mortales que ya han sido identificadas públicamente, en su mayoría hombres mayores de 50 años.

Entre la larga lista de desaparecidos podría haber nombres duplicados o de personas que huyeron de las llamas y desconocen que fueron reportadas como desaparecidas, ha insistido el sheriff del condado de Butte. La lista se actualizará para que los afectados puedan comprobar si están en ella y comunicar a las autoridades que sobrevivieron.

"Quiero que entiendan que es una lista dinámica, que va a ir subiendo y bajando cada día. La lista viene de tres bases de datos (...) Estamos refinando nuestro proceso y aumentando nuestra capacidad de revisar los datos que recibimos", explicó Honea y agregó que están recibiendo muchas llamadas y también emails de quienes buscan a sus seres queridos, más de las que pueden procesar con el personal que tienen.

Entre tanto, aunque los bomberos han logrado ganar algo de terreno a las llamas y el Camp Fire ha sido contenido en un 55%, el tamaño del incendio ha seguido creciendo y este viernes alcanzaba los 148,000 acres de terreno, quemando más de 12,000 estructuras entre residenciales y comerciales.

Hasta ahora en total cerca de 9,000 bomberos luchan contra los dos grandes incendios activos en California, que en conjunto han quemado más de 240,362 acres y han destruido un estimado de 12,872 estructuras, miles de ellas viviendas.

Una semana después de iniciados los fuegos en California, el presidente Donald Trump visitó el estado. "Nunca vimos algo así en California", dijo el mandatario acompañado por el gobernador Jerry Brown, y las autoridades de la Agencia Federal para el Manejo de Desastres (FEMA), así como los bomberos. "Los hombres y mujeres que han luchado para acabar estos incendios son increíbles", agregó.

La respuesta estatal y federal

El gobernador de California, Jerry Brown, y el secretario de Interior estadounidense, Ryan Zinke, visitaron este miércoles la zona afectada y prometieron auxilio estatal y federal para ayudar en las tareas de recuperación.

Trump desató el fin de semana pasado una polémica al atribuir los incendios a una "absoluta mala gestión" de las autoridades californianas y amenazar con cancelar futuras ayudas federales. Este sábado dijo que la ayuda federal se mantendrá.

El mandatario, muy crítico en general con este estado, aprobó la semana pasada una declaración de emergencia que ofrece a las zonas afectadas suministros de ayuda y soporte aéreo y de transporte, pero insistió en que podría no repetirlo en el futuro.

Mala calidad del aire

Los efectos del Camp Fire alcanzan el área de la Bahía de San Francisco, aunque está a unos 280 kilómetros de distancia del incendio, por lo que desde el pasado jueves se mantiene activada una alerta por la mala calidad del aire a causa del humo.

El Distrito de Gestión de Calidad del Aire de la zona califica la situación de "muy mala para la salud" y recomienda a los vecinos evitar salir a la calle en la medida de lo posible y, cuando tengan que hacerlo, usar máscaras de protección, una situación que se prevé que se mantenga hasta la próxima semana. Incluso escuelas y universidades han cancelado sus clases por este motivo.

"La calidad del aire va a seguir siendo muy mala", advirtieron este viernes las autoridades del norte de California en una rueda de prensa, que además anunciaron que habrá alerta de bandera roja (fuertes vientos y baja humedad) para el área entre la noche del sábado al domingo en la mañana, lo que presentará nuevos desafíos para los bomberos.

Las pequeñas partículas contenidas en el humo pueden acumularse en los pulmones e irritar el sistema respiratorio, por lo que aunque la alerta es extensiva a toda la población, grupos como los niños, la gente mayor y quienes sufren enfermedades respiratorias o del corazón son los que presentan más riesgo.

Las tres universidades estatales del área, la de San Francisco, la de San José y la del Este de la Bahía han suspendido las clases y permanecerán cerradas durante el resto de la semana
En paralelo al Camp Fire, el incendio del sur, el Woolsey que arde también desde el pasado jueves muy cerca de Los Ángeles, además de tres víctimas mortales, ha quemado 98,362 acres y los bomberos han logrado contenerlo para este viernes en un 78%.

Pese a que el origen de ambos fuegos sigue siendo desconocido y las autoridades mantienen abiertas las investigaciones, algunos de los afectados por el fuego en el norte han presentado una demanda contra la mayor compañía proveedora de gas y electricidad del estado, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E).

PG&E reveló la semana pasada a los reguladores que detectó un "problema" en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciasen las llamas.

Forenses buscan restos de víctimas en Paradise, la ciudad hecha cenizas en California (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad