Frontera EEUU México

Supremo considera erróneo el fallo que dio inmunidad al agente fronterizo que mató a un adolescente mexicano

La familia Hernández Güereca pedía a la máxima corte poder juzgar en Estados Unidos al agente fronterizo que en 2010 disparó en el Río Grande contra su hijo de 15 años, quien murió en territorio mexicano. Ahora el caso vuelve a la Corte de Apelaciones.

Se dilata la espera –de siete años ya– de la familia Hernández Güereca en Ciudad Juárez, México.

La Corte Suprema, la máxima autoridad judicial estadounidense, devolvió este lunes a las cortes inferiores su caso, que tiene máxima relevancia en la frontera entre Estados Unidos y México: la muerte de un adolescente mexicano en Ciudad Juárez por causa de una bala de la Patrulla Fronteriza disparada desde El Paso.

El desenlance de esta demanda será determinante para resolver otras muertes de la Patrulla Fronteriza en terrorio mexicano.

Los magistrados del Supremo, en su decisión de 7 páginas, califican de error que la Corte de Apelaciones concediera la inmunidad cualificada al agente fronterizo, Jesús Mesa, quien disparó contra el menor mexicano, Sergio Hernández. Esa inmunidad permite que el agente no sea juzgado por esa muerte.

La muerte de Sergio Hernández Güereca ocurrió el 7 de junio de 2010: una bala disparada por un agente de la Patrulla Fronteriza desde suelo estadounidense alcanzó la cabeza del adolescente Sergio Adrián Hernández, de 15 años y desarmado en ese momento. El joven era de nacionalidad mexicana y murió en el lecho del Río Grande, en territorio mexicano, por lo que una corte federal en Texas y una de apelaciones dijeron que su familia no podía pedir justicia en Estados Unidos.

Aunque la defensa del agente fronterizo sostiene que la Constitución estadounidense no aplica en este caso porque el joven era mexicano y murió en México, la Corte Suprema discrepra en su texto:

Por eso, los jueces del Supremo creen que "la Corte de Apelaciones se equivocó concediendo la inmunidad (del agente) basándose en esos hechos", se lee en el escrito. Considera, además, que haber sabido después que Sergio Hernández era mexicano no protege al agente:

Los magistrados en el Supremo debían resolver dos cuestiones legales: si al joven mexicano que murió le protegía la Cuarta Enmienda contra la brutalidad policial injustificada y si al agente fronterizo le protege la Quinta Enmienda, que lo dejaría inmune por sus actos.

Los jueces creen que la Corte de Apelaciones debe escuchar de nuevo el caso y tener en cuenta las últimas decisiones judiciales del Supremo, que podrían cambiar el rumbo del caso.

El desenlance –todavía en el aire– del caso Hernández afectará directamente a otros casos de mexicanos muertos por balas de la Patrulla Fronteriza en territorio mexicano.

Según la organización de derechos civiles ACLU, hubo al menos 53 muertes causadas por agentes de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) entre 2010 y 2016. En ese periodo un mínimo de seis hombres murieron en territorio mexicano por una bala de la Patrulla Fronteriza, incluido Sergio Hernández.

Fotos: cómo la muerte en la frontera del adolescente mexicano Sergio Adrián Hernández llegó a la Corte Suprema

Loading
Cargando galería