null: nullpx
Enfermedades Cardiovasculares

FAST: cuatro letras que pueden salvarle la vida a quien sufra un ataque cerebrovascular

Aprovechamos que mayo es el mes para crear conciencia sobre los derrames cerebrales para explicar cómo se pueden reconocer las señales de estos ataques que requieren atención inmediata.
2 Jun 2018 – 10:39 PM EDT

Cada 40 segundos alguien en EEUU sufre un accidente cerebrovascular (ACV), que interrumpe el flujo de sangre y oxígeno al cerebro. Actuar a tiempo es fundamental para evitar que deje secuelas graves o que incluso termine con la vida del paciente. Es la quinta causa de muerte en EEUU para la población en general y la cuarta para los hispanos.

Por cada minuto que un ACV o derrame cerebral no es tratado y el flujo sanguíneo hacia el cerebro continúa bloqueado, la persona pierde en promedio 1.9 millones de neuronas. Esto quiere decir que su habla, movimiento y memoria pueden verse comprometidos.

Sin embargo, menos de la mitad de las llamadas al 911 debido a un ACV se hacen dentro de la primera hora en la que se presentan los síntomas e incluso menos logran identificar qué le está ocurriendo a la persona.

FAST (que en español significa rápido) es un acrónimo que puede ayudarte a detectar las señales de un ataque cerebral. “Reconocer un stroke, cómo prevenirlo y cómo ayudar a otros salva vidas”, dice Robyn Moore, CEO de la Asociación Nacional del Stroke.

  • F (de face/rostro): pide a la persona que sonría. ¿Ves alguna parte de su cara caída?
  • A (de arms/brazos): ¿puede levantar ambos? ¿se ve caído alguno de ellos?
  • S (de speech/ habla): solicita al paciente que pronuncie una oración o frase sencilla. ¿Lo dice de forma extraña como si tuviera la lengua enredada?
  • T (de time/tiempo): si observas alguna de esas señales llama de inmediato al 911.

Los síntomas de un ACV son:

  • Repentino adormecimiento o debilidad del rostro, brazo o pierna, especialmente si ocurre en una sola parte del cuerpo.
  • Repentina confusión, problemas para hablar o para entender algo.
  • Repentinos problemas de visión en uno o ambos ojos.
  • Repentinos problemas para caminar, mareos o pérdida del equilibrio y/o coordinación.
  • Repentino y severo dolor de cabeza sin causa aparente.

Toma nota de la hora en que percibas el primero de ellos ya que esta información es importante para determinar el mejor tratamiento y decisiones posteriores.
Entre los factores de riesgo del ACV están:

  • Haber sufrido un accidente cerebrovascular en el pasado.
  • Colesterol alto.
  • Presión arterial alta.
  • Enfermedad cardiaca.
  • Fumar.
  • Beber licor en exceso.
  • Sobrepeso.


Sobrevivir a un accidente cerebrovascular y sus secuelas: una carrera contra el tiempo

Loading
Cargando galería
Publicidad