null: nullpx
Donald Trump

Esta es la llamada de Trump para revertir su derrota que disparó una investigación criminal en Georgia

Este llamado telefónico está incluido en la acusación de 'impeachment' que se lleva a cabo en el juicio político en el Senado contra el exmandatario.
15 Feb 2021 – 09:00 AM EST
Comparte
Cargando Video...

La fiscalía del condado de Fulton, en Georgia, informó que inició una investigación criminal sobre los intentos entonces presidente Donald Trump de anular o revertir los resultados electorales en el estado con una llamada que hizo a funcionarios electorales estatales para que tomaran acciones para revertir su derrota ante Joe Biden.

En la pesquisa, reportan medios, se investiga la llamada telefónica que Trump hizo al secretario de Estado Brad Raffensperger en la que lo presionó para que "encontrara" más de 11,000 votos, los necesarios para revertir la victoria ajustada que Biden tuvo en el estado en las elecciones presidenciales y que para ese entonces había sido ya certificada por el estado.

El audio de una de las llamadas telefónicas de Trump a Georgia fue hecho público por el periódico The Washington Post a principios de enero, pocos días antes de que se produjeran los desórdenes en el Capitolio protagonizados por simpatizantes del exmandatario que dejaron 5 personas muertas e interrumpió por varias horas la sesión bicameral en la que se contaban los votos certificados del Colegio Electoral.

Una referencia a esa conversación con el secretario de Estado Raffensperger y su asesor legal Ryan Germany está incluida en la acusación de impeachment que se lleva a cabo en el juicio político en el Senado contra Trump.

¿Qué se dijo en esa conversación y por qué está siendo ahora investigada por la fiscalía? A continuación te explicamos los aspectos fundamentales de la polémica llamada a Georgia.

Trump: "Solo necesito 11,000 votos"

Trump pidió a los funcionarios que revisaran el resultado, que ya se había recontado dos veces, para ver si podían encontrar los 11,780 votos que necesitaba para sobrepasar a Biden.

"Todo lo que quiero hacer es esto. Solo quiero encontrar 11,780 votos, que es uno más de los que tenemos porque ganamos el estado... cambiar el estado es un gran testimonio de nuestro país porque, ya sabes, esto es, es un testimonio de que pueden admitir un error o como quieras llamarlo. Si fue un error, no lo sé. Mucha gente piensa que no fue un error. Fue mucho más criminal que eso".

"Entonces, ¿qué vamos a hacer aquí, amigos? Solo necesito 11,000 votos. Amigos, necesito 11,000 votos. Ya sabes, eso ya lo tenemos en abundancia. O podemos mantenerlo, pero eso no es justo para los votantes de Georgia porque van a ver lo que pasó y van a ver qué pasó".

Pero, pero solo tengo curiosidad, ¿por qué sigues luchando contra esta cosa? Simplemente no tiene sentido. Estamos muy por encima de los 17,779, ¿verdad? Estamos muy por encima de ese número...", dice Trump a los funcionarios al otro lado de la línea sin explicar de dónde saca sus números.

"Entonces dime, ¿qué vamos a hacer? Ganamos las elecciones y no es justo quitárnoslo así. Y será muy costoso en muchos sentidos. Y creo que tienes que decir que vas a reexaminarlo y puedes reexaminarlo, pero reexaminarlo con personas que quieran encontrar respuestas, no con personas que no quieran encontrar respuestas".

"Pero tus números (electorales) no son correctos. Están realmente equivocados y realmente mal, Brad. Y sé que esta llamada telefónica no va a ningún otro lugar que no sea en última instancia, ya sabes. Mira, en última instancia, yo gano, ¿de acuerdo?... Trataste tan mal a la población de Georgia. Entre tú y su gobernador, que... bajó 21 puntos. Y como un idiota, lo apoyé y fue elegido, pero les diré que es un desastre. L a gente está tan enfadada en Georgia que no puedo imaginar que vuelva a ser elegido. ¿Por qué no querrías encontrar la respuesta correcta, Brad, en lugar de seguir diciendo que los números son correctos? ¿Porque esos números están tan mal?".


La conversación duró cerca de una hora y en ella la voz dominante fue la de Trump, quien aprovechó para repetir varias de las falsedades que venía difundiendo desde que perdió las elecciones, como que votaron miles de personas muertas, o que las máquinas de votación estaban siendo removidas para que pudieran ser certificadas, que votaron personas venidas de otros estados o que algunas boletas fueron contadas tres veces.

A todos esos señalamientos, Raffensperger y Germany les respondieron con paciencia rechazándolos y explicándole al entonces presidente que estaba recibiendo información equivocada.

¿Hizo Trump algo ilegal?

En los días en los que se conoció la noticia, Davis J. Worey, único demócrata en el colegio electoral de Georgia dijo que hay “causa probable” para pensar que hay una violación del código electoral estatal: “Es un crimen pedir un fraude electoral, y pedirle al secretario (Raffensperger) que cambie los votos es la definición textual de fraude electoral”, dijo a The Washington Post.

El Código de EEUU, en su título 52, capítulo 20511 indica:

“Una persona, incluido un funcionario electoral, que en cualquier elección para un cargo federal (…) a sabiendas y deliberadamente priva, defrauda o intenta privar o defraudar a los residentes de un estado de un proceso electoral justo e imparcial, mediante (…) la obtención, emisión o tabulación de boletas que la persona sabe que son materialmente falsas, ficticias o fraudulentas según las leyes del Estado en el que se realiza la elección”, comete un crimen que es penado con multas y prisión de hasta 5 años.

Pero el meollo del asunto en un proceso legal es demostrar que Trump estaba incitando a cometer un fraude “a sabiendas y deliberadamente”.

El profesor de leyes Justin Levitt, de Loyola Marymount University, dijo a The Washington Post, que considerando que en Georgia se hicieron dos recuentos de votos más una auditoria y que los tribunales rechazaron por infundadas las demandas contra el proceso, es “claro” que Trump no estaba solicitado un conteo honesto de votos.

“O el presidente estaba participando en la comisión de un delito o ha perdido el contacto con la realidad de manera tal que no puede distinguir ya entre los hechos y la ficción que le suministran”, dice Levitt.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés