null: nullpx
Congreso de EE.UU

Cómo las acusaciones de fraude de Trump y las luchas internas pueden hacer que los republicanos pierdan el Senado

Las afirmaciones infundadas del presidente podrían estar debilitando el voto republicano en Georgia, dividido por presuntas conspiraciones y desmotivado por una elección que los seguidores de Trump dicen estuvo "amañada". En este estado aún quedan dos escaños a la cámara alta por decidir en enero en una segunda vuelta. Si los demócratas los ganan, contarán con el control de las dos cámaras y la presidencia.
28 Nov 2020 – 01:53 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Las insistentes e infundadas acusaciones de fraude electoral hechas por el presidente Trump y su equipo no han hecho sino añadir presiones a las apretadas carreras de los dos senadores republicanos de Georgia que discutirán sus escaños en segunda vuelta, definiendo además la mayoría del Senado de EEUU, que podría caer en manos demócratas.

El senador David Perdue y su compañera de Partido Kelly Loeffler, quien disputa el asiento dejado por el senador republicano Johny Isackson, que renunció a su escaño en 2019, no lograron imponerse a sus rivales demócratas en estos comicios de noviembre, por lo que tendrán que ir a segunda vuelta el próximo 5 de enero.

De perder los dos escaños, el total de senadores de ambos partidos quedaría igualado pero el voto de desempate estaría en manos de la vicepresidenta Kamala Harris, lo cual le otorgoría finalmente a los demócratas la tan añorada mayoría en el Senado.

Pero las constantes acusaciones de fraude electoral hechas por el presidente solo añaden presión a las carreras de los republicanos en Georgia, en donde el partido vive luchas internas, ya que tanto el secretario de estado, Brad Raffensperger, como el gobernador, Brian Kemp, ambos republicanos, han sido acusados por Trump y su equipo de presidir una elección fraudulenta. Tanto Perdue como Loeffler han exigido en bloque la dimisión de Raffensperger y se han hecho eco de las teorías de Trump buscando el apoyo de sus bases.


Estas afirmaciones infundadas podrían estar debilitando el voto republicano, dividido por presuntas conspiraciones y desmotivado por una elección presuntamente "amañada". En ese contexto, Perdue y Loeffler le están pidiendo a sus electores que salgan a votar el próximo 5 de enero, empleando un sistema informático que Trump y sus aliados han dicho que está manipulado contra ellos.

"¿Qué está haciendo para ayudar a Donald Trump en este caso de fraude?" le gritaron al senador Purdue en un mitin de campaña esta semana. La multitud aplaudió ante la pregunta y una mujer gritó "Amén", según describe la escena un reporte del diario The Washington Post.

Trump va en su ayuda

Ante el complicado panorama que enfrentan los senadores republicanos en Georgia, el presidente Trump ha anunciado que él mismo irá en persona este sábado al estado, para hacer campaña a favor de ambos y llamando a sus bases a votar por ellos en enero.

"No, las elecciones de 2020 fueron una estafa total, ganamos por mucho (y con suerte entregaremos el resultado fraudulento), pero debemos salir y ayudar a David y Kelly, dos GRANDES personas. De lo contrario, estamos yendo directamente a las manos de algunas personas muy enfermas. ¡Estaré en Georgia el sábado!", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

El vicepresidente Mike Pence hizo campaña en Georgia el pasado 18 de noviembre, junto a ambos senadores republicanos.

Contra Dominion

Pero a pesar de que Trump se esté movilizando para garantizar la mayoría republicana en el Senado, entre sus principales aliados se han difundido llamamientos a los votantes que podrían ser contraproducentes y convertirse en una ventaja para los demócratas.

Un ejemplo es el llamado a no votar con máquinas Dominion, lo cual podría significar una notable pérdida de votos en un estado en donde los números están bien apretados. Tal fue el llamado del abogado de Atlanta, Lin Wood, aliado de Trump y uno de los demandantes, sin éxito, contra los funcionarios electorales de Georgia.

El propio Wood atacó directamente a Perdue y Loeffler por no estar haciendo lo suficiente para ayudar a Trump y dijo que si intensificaba su apoyo, no iría a votar en la segunda vuelta.

Contra este tipo de llamados se ha pronunciado abiertamente el secretario Raffensperger, un republicano que ve amenazadas las elecciones para sus compañeros de partido si se siguen haciendo ese tipo de falsas acusaciones y llamamientos contra el sistema electoral del estado.

El presidente electo Joe Biden ganó en Georgia superando al presidente Donald Trump por 12,670 votos según los resultados del estado tras un recuento manual, que el gobernador Brian Kemp certificó la semana pasada.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés