null: nullpx
Política

Bernie Sanders retomará su actividad política pero bajará el ritmo de su campaña tras el infarto

El precandidato demócrata reconoce que ha sido un “tonto” al ignorar los síntomas que había manifestado y exhorta a los demás a no cometer el mismo error. "Probablemente no haga cuatro actos al día", dijo para explicar la nueva dinámica de su campaña.
9 Oct 2019 – 5:31 AM EDT

Tras sufrir un infarto del miocardio y ser sometido a un procedimiento médico para mejorar su circulación coronaria, el senador Bernie Sanders aún se encuentra recuperándose y no se incorporará a la campaña hasta el debate demócrata de la próxima semana, según anunció su equipo.

Desde las afueras de su casa de Vermont, el senador habló con los medios este martes y anunció que no planea abandonar la carrera presidencial pero que busca bajar un poco el ritmo de su campaña, que ha sido frenético en los últimos meses, mucho más intenso que el de otros contendientes más jóvenes.

“Estábamos haciendo, en algunos casos, cinco o seis reuniones al día, tres o cuatro actos y reuniones en una ciudad y encuentros con grupos de personas. No creo que vaya a seguir haciendo eso", dijo Sanders a los periodistas cuando se le preguntó cómo sería su agenda a partir de ahora. “Pero aun así tengo la intención de hacer una campaña activa. Creo que vamos a cambiar un poco la naturaleza de la campaña. Me aseguraré de tener la fuerza para hacer lo que tengo que hacer".

En este punto, los medios le presionaron para que explicara qué quería decir exactamente con cambiar la naturaleza de la campaña, a lo que el senador respondió: "Bueno, probablemente no haga cuatro actos al día".

En su conversación con los medios el senador reconoció que había sido “un tonto” al ignorar los síntomas que podrían haberlo alertado del infarto y exhortó a otros a no cometer el mismo error.

“...En el último mes o dos, simplemente estaba más fatigado de lo que normalmente he estado. Y debería haber escuchado esos síntomas", declaró.

"Si hay algún mensaje que espero que podamos difundir, es que quiero que la gente preste atención a sus síntomas", dijo. "Cuando te duele, cuando estás fatigado, cuando tienes un dolor en el pecho, escúchalo".

El mismo martes por la mañana Sanders visitó al cardiólogo y partir del encuentro con el médico decidió bajar un poco el ritmo frenético de su campaña.

“Vamos a revisar todo, toda la campaña en su totalidad, y haremos ajustes cuando sea necesario", dijo la copresidenta de la campaña nacional, Nina Turner, quien habló con Sanders el martes durante una llamada de equipo. "Pero no se equivoquen: el senador Bernie Sanders está muy comprometido, más aún, incluso más ahora que siempre, si eso es posible", aclaró Turner.

La pasada semana se inició con una gran noticia para Sanders, quien anunció que había recaudado $25.3 millones durante el tercer trimestre del año, más que Elizabeth Warren y cualquier otro candidato presidencial demócrata.

Sin embargo, al día siguiente, en un evento en Nevada, el septuagenario candidato comenzó a experimentar un dolor en el pecho que hizo que fuera llevado al hospital, en donde le diagnosticaron un infarto y le insertaron dos stents para abrir una arteria bloqueada en su corazón. El pasado viernes fue dado de alta y a la mañana siguiente voló a su casa de Vermont.

El senador se comprometió a divulgar sus registros médicos antes de las primarias demócratas, lo cual hará, según dijo este martes, en "el momento apropiado". Joe Biden y Elizabeth Warren, los otros septuagenarios que compiten por la nominación demócrata a las presidenciales de 2020, también se han comprometido a divulgar su parte médico en momentos en que la edad y la salud han aflorado en la opinión pública con respecto a los candidatos, incluido el propio Trump, que también sobrepasa los 70.

En fotos: ¿se pueden renovar los demócratas con líderes de 70 y 80 años?

Loading
Cargando galería
Publicidad