Elecciones 2018

Qué pueden y qué no pueden hacer los demócratas tras recuperar el control de la Cámara de Representantes

Durante sus dos primeros años como presidente, Donald Trump ha gobernado sin apenas contrapesos en el Congreso. Una Cámara de Representantes en manos de los demócratas puede frenar su agenda, investigar sus finanzas personales y las de sus empresas e iniciar el proceso que podría desembocar en su destitución.
4 Nov 2018 – 2:09 PM EST

El sistema político de Estados Unidos está lleno de contrapesos que limitan los poderes de las grandes instituciones del Estado. Ninguna puede tomar decisiones sin contar con la aprobación o la supervisión de las demás. Los ejemplos son muy numerosos. El presidente debe someter cada nombramiento importante al examen del Senado. La Corte Suprema puede derogar cualquier ley y cualquier decreto de la Casa Blanca si estima que no se ajustan a la Constitución. El Gobierno federal no puede legislar sobre áreas que son competencia exclusiva de los estados. El veto del presidente puede evitar que se convierta en ley cualquier proyecto legislativo del partido rival.

A menudo la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Representantes están en manos de más de un partido político. Esa circunstancia se conoce como Gobierno dividido y ha ocurrido en cuatro ocasiones desde 1993. Bill Clinton y Barack Obama gobernaron con un Congreso mixto o republicano durante seis de los ocho años de su mandato. George W. Bush gobernó limitado por los demócratas al principio y al final.

Los ciudadanos de Estados Unidos suelen maniatar a sus presidentes poniendo el Congreso en manos de sus adversarios políticos. Ocurrió con Obama en 2010 y con Clinton en 1994. Lo decía esta semana el excongresista republicano Tom Davis durante un evento en la Universidad de Chicago: “Los votantes me eligieron a mí en 1994 para que les protegiera de Clinton y dos años después reeligieron a Clinton para que les protegiera de mí”.

Durante sus dos primeros años como presidente, Donald Trump ha gobernado sin apenas contrapesos en el Capitolio. Una Cámara de Representantes en manos de los demócratas puede frenar su agenda, investigar sus finanzas personales y las de sus empresas e iniciar el proceso que podría desembocar en su destitución. Esto es lo que los demócratas pueden y no pueden hacer con el control de la Cámara de Representantes.


Lo que no podrían hacer


El control de la Cámara de Representantes no permitirá a los demócratas bloquear los nombramientos de altos cargos, jueces federales y magistrados de la Corte Suprema, todos ellos en manos de los senadores. Tampoco les permitiría bloquear tratados internacionales puesto que es el Senado el que debe aprobarlos ni frenar órdenes ejecutivas como el veto migratorio que Trump aprobó al llegar al poder.

La Constitución establece que sólo el Congreso puede declarar la guerra a otro país aunque los presidentes se han saltado este requerimiento en varias ocasiones. El presidente es el máximo responsable militar de Estados Unidos y puede invocar esa autoridad para actuar en cualquier situación de emergencia sin el apoyo de la Cámara de Representantes. También puede abandonar o renegociar cualquier tratado internacional como ha ocurrido con el Tratado de Libre Comercio o con el Acuerdo de París.

Estos son los “progresistas” demócratas que quieren bloquear la agenda de Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés