Elecciones 2016

Un día llamando a puertas de votantes con la candidata musulmana de Orlando Nuren Haider

Ha sido insultada y amenazada con una pistola. Pedir el voto a pie de calle se ha convertido en un riesgo para esta aspirante a un cargo local que se cubre con un velo islámico.
29 Ago 2016 – 4:05 PM EDT

CONDANDO DE ORANGE, FLORIDA -- Nuren Haider asegura haber llamado a “miles y miles y miles” de puertas desde que se postuló en diciembre por el puesto de comisionada en el condado de Orange, donde está la ciudad de Orlando.

Al abrir, los votantes se encuentran con la cara sonriente de Haider tocada con un velo musulmán. Las reacciones no siempre son amistosas.

“Lo peor que me ha pasado fue cuando un hombre fue por su pistola y me amenazó ordenándome que me fuera del vecindario”, dice Haider.

La masacre del club gay Pulse de Orlando el 12 de junio en la que murieron 49 personas y la retórica antiislámica de Donald Trump han intoxicado las relaciones entre los musulmanes y el resto de la comunidad.

La matanza en Orlando coincidió con la recta final de campaña de Haider, que este martes se enfrenta a una primaria no partidista contra otros tres candidatos.

Ella no se ha intimidado por la islamofobia de algunos vecinos que le gritan y le insultan. Al contrario, tras una semana de duelo retomó sus rutas diarias puerta a puerta. La masacre extremó aún más los sentimientos que genera su velo en los votantes. “Las casas que eran amorosas ahora son aún más amorosas, las casas que eran odiosas ahora son más odiosas”, dice.

Esta abogada de 31 años, hija de inmigrantes de Bangladesh, quiere ser comisionada para promover un crecimiento sostenible en su condado. Se interesó por la política desde una edad temprana y su motivación cuando se lanzó no era responderle a Trump, aunque ahora es casi inevitable que así la perciban.

Haider lamenta la distorsión generada por una campaña presidencial que ha puesto a prueba el mito de Estados Unidos como una sociedad abierta. “Cuando llamas a una puerta, ¿a quién ven? No me ven como Nuren Haider, candidata a comisionada de Orange por el distrito 1. Me ven como una musulmana y me tratan de modo distinto y eso es injusto”.


"Victoria musulmana"

La candidata maneja ella misma su minivan Hyundai Oddysey mientras su tía Shafin, de 34 años, busca las casas que aún no han visitado en un listado de probables votantes. Su distrito de 180,000 votantes registrados es una extensa zona de suburbios con casas separadas por frondosa vegetación del trópico. Ellas dan preferencia a las "áreas amistosas".

"Tratamos de no ser prejuiciosas, pero evitamos casas en las que obviamente no vamos a gustar", afirma. "A veces, antes de llamar a una puerta donde no sabemos cómo reaccionarán, buscamos algo con lo que nos podamos identificar. Si tienen hijos, por ejemplo, yo también soy madre".

Varios votantes la reconocen en un recorrido con Univision Noticias en la tarde del sábado. Algunos la felicitan y le desean suerte. Thamina, nacida en Bangladesh, le da un abrazo cuando la ve pasar por la puerta de su casa. Le dice que acaba de volver del precinto donde votó por adelantado por ella.


"Voté por ella porque la conozco, he visto su trabajo y me gusta de veras la manera en la que se aproxima a la gente, cómo conecta con todo el mundo sin importar qué raza tenga", explica Thamina.

Con los votantes, Haider habla de problemas concretos de la comunidad, como la falta de aceras o carriles bici.

Normalmente los votantes no prestan mucha atención a las carreras locales, pero la de Haider ha despertado un interés especial en los medios de comunicación de la zona. "La contienda está reñida. Todo el mundo está hablando de esta carrera y es por mí", dice ella orgullosa de haber generado expectación.

"El hecho de que yo esté haciendo esta campaña ya es una victoria para la comunidad musulmana en un momento en que todos nos miran negativamente", dice.

Islamofobia

Los musulmanes de Florida alertan de un aumento desbocado en lo que llevamos de año de ataques islamófobos. Incluyen comercios que se declaran "libres de musulmanes", vandalismo contra mezquitas y agresiones físicas.

"Este ciclo electoral pasado ha sido particularmente traumático para la comunidad musulmana estadounidense, especialmente en Florida, en un momento en que hemos registrado un incremento del 500% de incidentes de odio dirigidos contra los miembros de la comunidad", dijo en un comunicado Laila Abdelaziz, una directora del grupo de activistas musulmanes CAIR.

En medio de este ambiente tóxico, muchas mezquitas han abandonado su desinterés por las campañas políticas y están animando a los asistentes a que se registren para votar. Los grupos activistas y la campaña de Hillary Clinton están organizando eventos de registro de votantes en las puertas de mezquitas.

Haider apura hasta el último rayo de luz para seguir llamando a las puertas. Si consigue quedar entre los dos candidatos más votados pasará a una segunda ronda el 8 de noviembre. En el caso de que alguno obtenga más de la mitad de los votos, se hará con el puesto de comisionado sin necesidad de una nueva votación.

Ella no contempla la derrota. En el caso de que su carrera acabe sin suerte, al menos habrá hecho su pequeña gran contribución: que muchos sigan viendo como algo normal que una candidata musulmana pueda hacer una campaña política.

Lea también:

Más contenido de tu interés