Elecciones 2016

Trump presume del apoyo de los veteranos pero no es tan popular como Romney '12 o McCain '08

Miles de simpatizantes llenaron un estadio de Pensacola, una ciudad de militares en el norte de Florida, pero el candidato republicano goza de menor respaldo entre ellos que sus predecesores.
10 Sep 2016 – 10:13 PM EDT

PENSACOLA, Florida -- Donald Trump viajó este viernes a una ciudad de militares para continuar hablando del Ejército, el tema de la semana. El candidato republicano se subió al escenario en Pensacola al son de la canción patriótica "God Bless the USA", dos días antes del 15 aniversario del 9/11, para hablar a más de 10,000 simpatizantes sobre su plan para reforzar las Fuerzas Armadas con nuevas inversiones.

Trump pidió aplausos para los veteranos caídos en guerra. "No hay mayor expresión de amor que el amor mostrado por los hombres y mujeres que dieron su vida", dijo Trump mientras continuaban los aplausos.

Entre quienes gritaron con fuerza este viernes "USA, USA" había muchos veteranos, algo previsible ya que Pensacola, en el norte de Florida, es sede de una gran base aeronaval. Los veteranos son 22 millones de votantes y suelen apoyar a los republicanos. Aunque no hay duda de que Trump es popular entre ellos, hay señales de que está desperdiciando esa ventaja de la que suelen disponer los candidatos de ese partido.

Como reseñaba esta semana el sitio de análisis demoscópico FiveThirtyEight, en este momento de la campaña los dos últimos predecesores republicanos de Trump tenían más una ventaja mayor entre los veteranos frente a sus rivales demócratas. El senador John McCain contaba con un margen de 22 puntos en 2008 y Mitt Romney estaba 24 puntos por encima en 2012.

En el caso de Trump una encuesta reciente de Fox News le da una ventaja de 14 puntos frente a su rival demócrata Hillary Clinton entre los veteranos (53%-39%).

El candidato también lleva toda la semana jactándose del apoyo de 88 generales y almirantes retirados que firmaron una carta de respaldo. Pero incluso Clinton le gana entre el estamento militar. Ella presentó el miércoles una carta similar con el respaldo de 95 de estos oficiales. De hecho, entre ellos Trump también parece peor posicionado que sus predecesores. La revista The Atlantic, destacó que Romney consiguió en 2012 que 500 generales y almirantes retirados firmaran un anuncio de una página entera que fue publicado en los diarios el día antes de la elección.

La relativa erosión del apoyo militar a Trump puede deberse a que muchos se han sentido ofendidos por los comentarios sobre militares que ha hecho en campaña el empresario.

Entre otras cosas, Trump ha dicho que sabe más que los generales sobre el grupo extremista ISIS, ha ofendido a la familia de un soldado musulmán caído en Irak y ha cuestionado que el senador John McCain deba ser considerado un héroe por los cinco años y medio que pasó como prisionero de guerra en Vietnam.

Clinton usa algunos de esos comentarios en un anuncio de 30 segundos que comenzó a emitirse esta semana en las televisiones de seis estados en disputa.

No están en ese anuncio los comentarios que Trump hizo el miércoles en el Foro del Comandante en Jefe en Nueva York, donde también participó Clinton. Allí Trump volvió a herir sensibilidades al decir que "los generales bajo Barack Obama y Hillary Clinton no han tenido éxito".

En Pensacola este viernes, se vanaglorió de "tener el apoyo de los generales que saben ganar".

A Trump también le puede dañar que algunos militares perciben a Clinton como la opción más parecida en política exterior a la que tradicionalmente han sostenido los candidatos presidenciales republicanos. "Clinton es una demócrata con posiciones de halcón", le dice a Univision Matthew Kroenig, que fue asesor militar de Marco Rubio en las primarias.

"Muchos generales creen que Estados Unidos debería tener una presencia internacional robusta con mantenimiento de las alianzas tradicionales y ven a Trump como un aislacionista con una postura muy diferente a la que hemos visto en el pasado", agrega Kroenig, un republicano que comparte esa opinión.

En su mitin de Pensacola, Trump atacó la política exterior de Obama y Clinton. "No habrá giras de la disculpa", dijo Trump a un público insatisfecho con el tono conciliador de la adminitración actual. También dijo que a diferencia de Obama, él sería un presidente imprevisible que "no le dirá a su enemigo cuál es su plan".

Trump se salió del guion del teleprompter que había estado usando toda la noche para atacar a Clinton y su manejo de los emails de modo exabrupto: "Está tan protegida que podría entrar en este estadio ahora mismo y disparar a alguien con 20,000 personas viéndolo, directo en el medio del corazón y no sería procesada"

Michael O'Hanlon, experto en asuntos militares del think tank The Brookings Institution dice que Trump se ve beneficiado del desgaste de los demócratas en el poder.

"Estos grupos de votantes están un poco cansados de Obama y aún más de Hillary", le dice O'Hanlon a Univision. "En otras palabras, hay un poco de choque de estados rojos frente a estados azules y la mayoría de las fuerzas armadas proviene de estados rojos".

Trump también resaltó ante su público de Pensacola las encuestas que más le convienen. Las de esta semana confirman que ha recortado terreno frente a Clinton. En Florida, vital para sus opciones, una de este jueves de Quinnipiac University refleja un empate.

Y para ganar este estado, Trump necesitará el 8 de noviembre a los asistentes a su mitin de este viernes y otros votantes blancos y conservadores de este territorio de Biblias y pistolas.

Lea también:


Más contenido de tu interés