null: nullpx
Elecciones 2016

Trump cree que las encuestas son falsas (excepto las que le dan ganador)

El republicano trata de mantener la moral de sus seguidores ante su hundimiento en los sondeos con una acusación en la que una vez más no aporta pruebas.
24 Oct 2016 – 03:11 PM EDT
Comparte
El candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, al término de un discurso en Gettysburg, Pennsylvania Crédito: Getty

TAMPA, Florida. Donald Trump acepta las encuestas con la misma condición que pone para acatar el resultado final de la elección. Solo si él gana.

En una muestra más de victimismo desesperado, el candidato republicano aseguró este lunes en un tuit que los demócratas están falsificando las encuestas, la mayoría de las cuales no le están favoreciendo frente a Hillary Clinton.

"Una historia importante es que los demócratas están inventándose encuestas falsas para reprimir a Trump. ¡Vamos a GANAR!", tuiteó el candidato republicano a la presidencia.

Como suele pasar cuando hace este tipo de acusaciones genéricas, Trump no aporta prueba alguna.

Un par de horas después tuiteó el resultado del único sondeo reciente que le da como ganador, de Rasmussen Reports, cuyos estudios han tendido a mostrarle más favorecido que los de otras organizaciones encuestadoras.


A pesar de que su acusación no tiene credibilidad, es probable que a Trump le sirva para mantener la moral de sus seguidores más fervorosos en uno de sus momentos más bajos de la campaña, a falta de solo 15 días para que concluya la contienda contra la demócrata Hillary Clinton.

Trump ha caído pronunciadamente en las encuestas desde hace un mes, cuando antes del primer debate contra Clinton la carrera aparecía prácticamente igualada. El pronóstico de derrota desde entonces es prácticamente unánime y ha sido hecho por decenas de organizaciones independientes.

Aunque algunos de esos sondeos son hechos por organizaciones afines al Partido Demócrata o a la campaña de Clinton, la gran mayoría pertenecen a universidades y otras entidades dedicadas a sondear la opinión pública (a veces algunos aparecen bajo las siglas de los medios de comunicación que los encargan).

Pero, ¿y en las primarias?

El republicano se queja ahora de las encuestas pero en primarias alardeaba de las predicciones cuando la gran mayoría de sondeos le daban a él como ganador. Los pronósticos de esa fase de la campaña acabaron cumpliéndose con la notable excepción del caucus de Iowa, que fue ganado por el senador Ted Cruz contra la mayoría de predicciones que entonces favorecieron a Trump.

A lo largo de su campaña contra Clinton, Trump ha seleccionado a su antojo las encuestas que él considera fiables. Por ejemplo tras los debates ha presumido de haber ganado los sondeos en línea, a pesar de que perdió en todos los hechos por teléfono, considerados mucho más creíbles porque en ellos los sondeados no toman la iniciativa de participar.

Los expertos advierten que no es recomendable hacer pronósticos con base en una sola encuesta y que una media de sondeos es un instrumento más fiable. En el caso de la media de sondeos recientes del agregador Real Clear Politics, Trump ha caído 5.8 puntos por debajo de Clinton a nivel nacional.

En estados clave que Trump necesita ganar para tener opciones, el republicano también sigue a Clinton a distancia (Florida: Clinton +4, Carolina del Norte: Clinton +2.4, Pennsylvania: Clinton +6.2) y solo mantiene ventaja en dos de los estados en disputa (Ohio: Trump +0.4 y Iowa: Trump +3.3).

Las casas de encuestas son el último enemigo que Trump incluye en la fantasiosa conspiración en su contra, en la que supuestamente también participa "la prensa", el Partido Republicano, Wall Street y la administración de Barack Obama, entre otros.

Comparte

Más contenido de tu interés