null: nullpx
Elecciones 2016

Trump ataca a Clinton por despreciar a sus votantes y guarda silencio sobre la salud de la demócrata

El candidato republicano había cuestionado la aptitud física de Clinton antes de que se conociera que sufre neumonía pero en un discurso este lunes obvió la enfermedad de la demócrata
12 Sep 2016 – 1:51 PM EDT

Donald Trump tenía este lunes dos controversias para elegir. En un mitin en Baltimore el candidato republicano no hizo mención de la salud de su rival Hillary Clinton, aquejada de una neumonía, y en su lugar la atacó por haber "demonizado" a sus votantes.

"Me sorprendió y me alarmó el viernes que mi oponente atacara, difamara, calumniara y menospreciara a esta gente maravillosa que está apoyando mi campaña", dijo Trump en un evento ante miembros de la Guardia Nacional.

El candidato había arremetido contra la aptitud física de su rival demócrata antes de que este domingo ella sufriera un "malestar" que le obligó a abandonar la ceremonia de conmemoración del 11-S en Nueva York. Un video la mostró tambaleándose mientras era ayudada para subir a su auto.

Su campaña reveló más tarde que Clinton sufre de neumonía desde el viernes. A causa de la enfermedad, Clinton suspendió un viaje a California para asistir a eventos de recaudación de fondos este lunes y martes.

El republicano parece haber optado por la prudencia desde que se conoció que Clinton padece problemas de salud.

En una entrevista con Fox News, el magnate sostuvo este lunes que "ahí pasa algo" aunque, contrario a otras ocasiones, se mostró más respetuoso ante los posibles problemas de salud de Clinton. "Espero que se recupere pronto. No sé lo que está ocurriendo", dijo en el programa de televisión 'Fox and friends'.

Trump ha sido criticado por la poca información que ha dado sobre su propia salud, pero en el programa aseguró que pronto publicará resultados médicos "muy, muy específicos".

Usualmente hiperactivo en Twitter, el candidato no tuiteó en las horas posteriores al incidente de Clinton.

Risas

En su discurso de este lunes, Trump siguió atacando a Clinton por el comentario que la candidata demócrata hizo el viernes en un acto con la comunidad LGTB en Nueva York. Clinton dijo que la mitad de quienes acompañan al republicano son "deplorables", por ser "racistas, sexistas, homófobos, xenófobos e islamófobos". Sobre la otra mitad, Clinton dijo que son "gente defraudada a la que se tiene que entender".

La candidata lamentó al día siguiente haber hecho ese comentario. "Anoche fui extremadamente generalista y eso nunca es buena idea. Me arrepiento de haber dicho la 'mitad', eso estuvo mal", afirmó Clinton en un comunicado emitido por su campaña en el que matizó sus declaraciones.

"Hillary Clinton hizo estos comentarios en un evento de recaudación de fondos en Wall Street", dijo Trump en Baltimore.

"Ella y sus donantes ricos se rieron mucho. Se estaban riendo de la misma gente que pavimenta las carreteras por las que ella pasa en auto, pinta los edificios en los que ella habla y mantiene las luces encendidas en su auditorio. Hillary Clinton es una persona del estamento, apoyada por gente poderosa que ataca a estadounidenses que no tienen poder político".

Aún es pronto para saber si el comentario de Clinton le acabará pasando factura en las urnas, pero las críticas a los votantes de un rival son vistas por lo general como una metedura de pata. A Trump le están sirviendo para enardecer a los suyos y desde el sábado ha centrado sus ataques en ese comentario.

Las palabras de Clinton recuerdan a lo que dijo el republicano Mitt Romney en 2012 cuando aseguró que el 47% de los votantes nunca le apoyarían porque dependen de las ayudas del gobierno.

Lea también:

Más contenido de tu interés