null: nullpx
Elecciones 2016

Los seguidores de Sanders le abuchean en el día más incómodo de su revolución

Este lunes quedó claro el carácter atípico de la 'revolución' liderada por el senador después de que sus propios seguidores se rebelaran contra él por pedir el voto para Hillary Clinton.
25 Jul 2016 – 6:28 PM EDT

FILADELFIA, PENNSYLVANIA. -- Cuando una revolución se pone en marcha es difícil echarle el freno. Eso fue lo que intentó sin éxito este lunes por la tarde el senador Bernie Sanders, el impulsor del mayor movimiento de izquierda en la historia reciente de Estados Unidos.

Cuando les pidió a sus casi 1,900 delegados de la Convención Nacional Demócrata que hagan un esfuerzo por apoyar a Hillary Clinton para impedir una presidencia del republicano Donald Trump, estos se rebelaron como no lo habían hecho nunca antes contra su líder.

La mera mención del nombre de quien se convertirá en nominada presidencial del partido desató una tormenta de abucheos.

"¡Queremos a Bernie!", corearon con el puño en alto los asistentes. Otros le gritaban decepcionados que continuará luchando.

Si había algún delegado dispuesto a votar por Clinton en esa sala del Pennsylvania Convention Center guardó un prudente silencio.

El discurso de Sanders a los suyos esta tarde, menos de cuatro horas antes del comienzo del gran evento demócrata, había sido convocado por el senador con el fin de apaciguar los excitados ánimos y evitar un caos en el piso del estadio sede, el Wells Fargo Center.

Pero los seguidores del movimiento no tienen paciencia para elegir a Clinton y esperar cuatro años a una nueva opción para tomar el poder. Para ellos votar a Clinton es votar por el status quo porque desconfían de que la candidata vaya a implementar las reformas promovidas por el senador.

Si algo quedó claro este lunes es que el movimiento iniciado por Sanders no se caracteriza por una adhesión total al líder.

"Sanders es nuestra inspiración, pero no nuestro rey", dice Sean Comfort, un delegado del estado de Washington.


' Traición'

Se esperaba que el apoyo de Sanders a Clinton hace dos semanas sirviera para convertir la convención en la fiesta de la unidad, pero la filtración de las comunicaciones internas del partido durante las primarias ha confirmado que los líderes demócratas trataron de perjudicar al senador, como se quejaban éste y sus seguidores.

Los delegados amenazan con convertir el evento en una protesta televisada en prime time. No les ha calmado la dimisión de la líder demócrata Debbie Wasserman Schultz a causa de la filtración, sino todo lo contrario. Lo ven como una prueba de que la contienda fue injusta.

A ese enfado se suma l a 'traición' por la elección del moderado Tim Kaine como aspirante a vicepresidente de Clinton. Los delegados de Sanders protestan contra el senador por Virginia porque consideran que Clinton ha ignorado la preferencia del 45% de votantes de Sanders en las primarias. hubieran preferido a los senadores progresistas Elizabeth Warren o Sherrod Brown.

Sanders dará este lunes por la noche uno de los discursos estelares. Está por ver si vuelve a hacer un llamado para votar a Clinton y si la reacción de su bando será la misma. En los alrededores del estadio, miles de seguidores, muchos venidos de otras partes del país protestaban con pancartas contra Clinton y el máximo órgano del partido, el Comité Nacional Demócrata (DNC).

Si la protesta en el piso no se produce este lunes, podría hacerlo en otros momentos sensibles a lo largo de las otras tres jornadas que durará el evento.

Un grupo de 1,250 delegados de Sanders que se hace llamar la Bernie Delegates Network asegura que la gran mayoría está dispuesto a boicotear los discursos de Clinton, el jueves, o de su escogido para vicepresidente, Tim Kaine, un día antes.

En el estadio de la convención muchos tendrán los dedos cruzados hasta el final.

Lea también:

Más contenido de tu interés