Elecciones 2016

Opacada por la masacre de Orlando, en Washington DC se celebra la última primaria del 2016

Los demócratas votan en la capital de EEUU, con un Bernie Sanders combativo pese a que Hillary Clinton haya logrado ya la cifra de delegados para ser la virtual candidata demócrata.
14 Jun 2016 – 8:02 AM EDT

Después de un largo, larguísimo proceso, las primarias demócratas llegan a su fin y como colofón los dos aspirantes se batirán este martes por sumar unos delegados más a sus filas en la capital de Estados Unidos, Washington DC.

Pero es más el interés de los adictos a los procesos electorales estadounidenses que el peso real que tienen este año porque aunque se celebran en el corazón político del país, la importancia de estas últimas primarias es prácticamente nula después de que Hillary Clinton alcanzara los delegados necesarios para lograr la nominación demócrata en la convención de julio.

La cifra mágica de 2,383 delegados que aseguró virtualmente la candidatura de Clinton dejó sin respiración a los seguidores de Sanders. ¿Qué haría su candidato? ¿Era el momento de la retirada?

El propio presidente Barack Obama anunció el pasado viernes el apoyo a la virtual nominada demócrata, unas horas después de reunirse con Sanders en la Casa Blanca.


Pero Sanders inyectó un poco de interés al proceso al anunciar que no tiraría la toalla pese a la imposibilidad matemática de quitarle la nominación a Clinton y aseguró entusiasta en un mitin que llegaría a Washington DC con la "revolución" política que ha sido el lema y guía de su campaña.

“Sería fantástico que la gente de Washington, de nuestra capital, se levantara y dijera al mundo que están dispuestos a llevar este país a una revolución política”, dijo la semana pasada a sus seguidores, entre ellos muchos jóvenes que se han sentido atraídos por primera vez a la política con las propuestas socialistas de Sanders.

Sin embargo, los recientes acontecimientos en Orlando, donde el pasado fin de semana un sujeto armado atacó el club gay Pulse y mató a 49 personas e hirió a otras 53, empañaron el escaso interés que ya había de antemano en unas primarias que tocan su fin con una clara candidata.

Mientras tanto, Clinton sigue sumando apoyos de figuras de peso que todavía no se habían pronunciado como la senadora Elizabeth Warren, considerada referente progresista y el reverendo Jesse Jackson, con el objetivo común de que el aspirante republicano Donald Trump "ni se acerque a la Casa Blanca".

Lea también:

Más contenido de tu interés