null: nullpx
Elecciones 2016

La 'revolución' de Bernie Sanders arranca con problemas

En medio de una controversia, Bernie Sanders lanza una nueva organización política “Our Revolution” con miles de fiestas caseras.
25 Ago 2016 – 01:58 PM EDT
Comparte
Bernie Sanders Crédito: Getty Images

WASHINGTON D.C - “Si vamos a cambiar el mundo, empieza con cada uno de nosotros. Mi tema es el de la reforma electoral. ¿Cuál es el tuyo?”, pregunta el activista George Ripley subido en un escalón en el salón de su casa, frente a unas 50 personas. El grupo está reunido a la espera en directo del lanzamiento por Bernie Sanders de su nuevo grupo llamado “Nuestra Revolución” (“Our Revolution” en inglés.) Según la campaña de Sanders, hubo 2600 reuniones de este tipo en todo el país.

El anfitrión debe tener unos sesenta años y tiene sentido del humor. Su invitación publicada en la página web de la campaña era para “la Mansión Ripley” en el el noroeste de la capital estadounidense, una humilde casa pintada de un color verde chillón con dos carteles dando a la calle: “Democracia para Todos” y “Bernie - Dinero Fuera de la Política”. Y en el portal, un duende gigante daba la bienvenida a los invitados, mientras la puerta permanecía abierta a todo el que quisiera saber de política.

“Nuestra democracia está rota. Nada se podrá resolver si no arreglamos nuestra democracia”, continuó Ripley.

Reunión casera de activistas

El anfitrión lleva 15 años viviendo en Columbia Heights, que sigue siendo uno de los barrios más diversos racialmente de la capital estadounidense, a pesar de haber sido objeto de una gentrificación feroz en la última década. El activista viste una camisa de manga corta amarilla con flores, pantalones cortos y sandalias mientras abre una cerveza. Comparte su casa con un inquilino y un gato delgado de color gris.

El mobiliario es de madera antigua. En el salón, un mapa enorme del medio oriente cuelga en la pared, flanqueado por dos banderas estadounidenses. Una de ellas esta bordada con hilos de oro, “es el oro profano del imperialismo. Y el Congreso está repleto de ese oro”, comenta George.

Me enseña la otra bandera: “Esta bandera en cambio hace honra a la base. Los bordes de la bandera están cosidos con una guirnalda navideña de un color verde brillante. “El asta de la bandera significa la justicia social que nos une a todos”, dice con orgullo y una sonrisa.

Antes de que empiece la transmisión en directo, George anima a los invitados a que se levanten y presenten el asunto que más les motiva.

Sus amigos más cercanos se suben al escalón para pedir firmas para un proyecto de ley a favor de un sistema de financiamiento de campañas que favorezca a los pequeños donantes, del ingreso básico universal, de la necesidad de la reforma de justicia penal, del racismo que han sufrido en su propia piel, de la muerte de la pareja de una de ellas víctima de la violencia en esta ciudad, mientras que en voz baja, una de las participantes habla de los beneficios de la marihuana medicinal con otro invitado.


Logros de la campaña y nueva organización

A las 9 pm en punto, se apagaron las luces para seguir por internet al senador Sanders en vivo desde su ciudad de Burlington, Vermont.

En poco menos de una hora, Sanders hizo un recuento de los logros de su campaña y anunció su nuevo proyecto. Según dijo, uno de sus logros fue haber contribuido a la hoja de ruta del partido demócrata “más progresista en la historia del país”, lo cual suscitó aplausos en Vermont y en la capital también.

“Si alguien piensa que el contenido de esa plataforma va a acumular polvo en una estantería, está muy equivocado. ¡Vamos a darle vida!” anunció Sanders

Pero ante todo, el ex precandidato a la presidencia hizo hincapié en la evolución de los valores de los estadounidenses en los últimos años. Refiriéndose a su propuesta de la educación universitaria gratuita o la del salario mínimo a 15 dólares la hora, dijo: “Hace 5 años hubieran dicho ¡Demasiado radical! ¡Imposible!”. El comentario suscitó risas en la casa de George.

Sanders también se jactó de haber sido el primero en criticar la privatización de las cárceles, lo cual generó aplausos efusivos en la sala. Solo la semana pasada el Departamento de Justicia anunció el fin de las prisiones privadas.

Y si bien Sanders concedió que Clinton no había cedido del todo en el área de salud, dijo que ambos acordaron duplicar el financiamiento para la atención primaria.

Además, insistió en su intención de derrotar al TPP, uno de sus temas favoritos, cuando el asunto llegue al Congreso.

Sanders anunció que una de las misiones de la nueva organización sería la de apoyar la elección de progresistas desde el consejo de escuelas locales hasta las legislaturas estatales y el congreso. También buscará fomentar apoyo para los cientos de asuntos que saldrán en noviembre en papeletas en los distintos estados sobre igualdad de género, medioambiente, trabajo, salud o financiación de campañas.

Sanders también presentó al consejo directivo de su nueva organización, ya que como Senador no podrá estar involucrado en la gestión de la organización.

Mientras tanto, bebidas, platos de papas fritas y otros tentempiés circulaban entre los invitados y algunos jóvenes twitteaban desde sus celulares en la oscuridad.


Rebelión de origen

El lanzamiento de la nueva organización vino en medio de una controversia generada ante el registro legal de ese nuevo grupo como un “501 c4”, algo que para muchos simpatizantes de Bernie Sanders va en contra de sus valores ya que, al quedar bajo esa clasificación impositiva, la entidad no tendría que hacer públicos los nombres de sus donantes.

Otro tema espinoso fue el nombramientode Jeff Weaver como presidente del nuevo grupo. Tal y como reportaron el diario Politico hace una semana y este miércoles The New York Times, ambas noticias suscitaron la dimisión de una decena de miembros del equipo, entre ellos, Claire Sandberg una de las directoras y Kenneth Pennington, el jefe de campaña digital.

Pero entre las decenas de personas reunidas en casa de George, la mayoría votantes de Washington DC, muchos de ellos amigos, no parecían demasiado preocupados.

“Yo estoy a favor de que el dinero salga de la política. Pero estoy trabajando en una campaña política a nivel local como voluntario y sé lo difícil que es. A veces tienes que jugar el juego para avanzar. Es una lástima. Claro que te hace levantar la ceja. Y es una pena terrible. Espero que la organización no deje que la controle los multimillonarios”, dijo Carlos McKnight, un estudiante afroamericano de ciencias políticas que votó por primera vez en una primaria presidencial este año, la de DC el 14 de junio.


No votan por Clinton

En su discurso, Sanders hizo una breve mención a su derrota en la primaria. “No nos fue tan bien con los superdelegados”, dijo de un tono irónico que suscitó risas. “Pero es un asunto que enfrentaremos en el futuro”, anunció.

Pero aunque haya pasado un mes desde la convención demócrata en la que respaldó oficialmente a Hillary Clinton, en este evento, no volvió a pedir el voto por ella.

De hecho, solo uno de los 6 amigos presentes de George piensa votar por la candidata demócrata. Steve Seuser es un demócrata que votará en noviembre por la candidata verde Jill Stein. “Animo a la gente a que voten por su consciencia en cualquier estado rojo o azul. Hillary Clinton tiene el voto asegurado en Washington, pero hay que mandar el mensaje al partido que una primaria sucia como la que llevaron no es aceptable”, dijo este activista.

Barbara Weston, votante en DC salió animada después del discurso: “Este hombre inspiró a la gente a que no existe el no. Cuando caminas en el distrito y ves los niveles de pobreza y la enfermedad mental y la gente anda en limusinas como si no existiera. Lo único que les interesa a los políticos es la cantidad de dinero que pueden ganar y no hacen nada. Bernie me inspiró y estamos felices de formar parte de esta revolución. Si nosotros no lo hacemos nadie lo va a hacer. Voy a hacerme voluntaria. No se puede desaprovechar esta oportunidad.”

A pesar de la controversia, Sanders sigue levantando pasiones. Carlos McKnight también salió conmovido. “Siento que estoy saliendo de uno de sus mítines cuando todavía buscaba la presidencia”, dijo el joven.


Comparte

Más contenido de tu interés