null: nullpx
Elecciones 2016

La autoproclamación de Hillary Clinton y otras peculiaridades que dejaron Kentucky y Oregon

Desde un susurro al oído del ganador, hasta la perseverancia del último candidato hispano, los resultados de las primarias del martes 17 de mayo arrojan indicios de cómo puede ser la campaña presidencial que viene.
18 May 2016 – 1:35 AM EDT

Aunque en el Partido Republicano la nominación presidencial quedará con casi total seguridad en manos del único candidato que está en competencia, Donald Trump, y que por los demócratas todo indica que Hillary Clinton será su contrincante en noviembre, las primarias siguen su marcha.

Mientras para Trump y Clinton esta recta final del proceso está siendo usada para calentar motores para la campaña de las presidenciales, para el retador demócrata Bernie Sanders se trata de mantener viva su opción "hasta que se cuente el último voto", como dijo a sus seguidores la noche del martes en California.

Por eso, lo que sucede en estas últimos días de primarias atráe el interés de muchos, quienes quieren conocer características de los aspirantes a la Casa Blanca.

El resultado de las votaciones de este martes en Kentucky y Oregon influirán no solo en el conteo de delegados para las respectivas convenciones nacionales de julio, sino en la imagen y trayectoria de los candidatos.
Aquí les presentamos lo más importante -y lo más curioso- de la jornada.

1. La autoproclamación de Hillary Clinton

Aunque las elecciones democratas en Kentucky fueron consideradas "muy cerradas" para que alguno de los dos candidatos fuera declarado oficialmente ganador, la exsecretaria de estado se felicitó a sí misma por el triunfo en un mensaje colocado en su cuenta Twitter alrededor de las 11:00 pm del martes.

Otra curiosidad es que poco antes, la secretaria de Estado de Kentucky, Alison Lundergan Grimes quien apoya la campaña de la exprimera dama, había declarado a Clinton como "ganadora no oficial" durante una entrevista con CNN.


Según AP, Clinton le sacó a Sanders una diferencia de 1.823 votos o 0.4% y aunque la agencia no la había declarado ganadora oficial todavía para la mañana del miércoles, el senador practicamente había reconocido la derrota, contento de dividir casi a partes iguales los delagados en disputa (29 Clinton, 27 Sanders)

2. ¿Ganadores y perdedores?

Los tres candidatos aún activos tienen una excusa para decir que tuvieron una buena noche. Todos se acostaron con una victoria más en su marcador.

No obstante, Sanders es el único de los tres que puede presumir de un buen resultado y de hecho fue el único que habló tras concocerse resultados. A pesar de que su rival Hillary Clinton tiene la nominación casi asegurada, sus votantes siguen demostrando su fidelidad en las urnas. El senador ganó en Oregon y estuvo a punto de arrebatarle Kentucky a Clinton.

3. Discurso combativo

En su mitin desde Carson, California, Sanders retó al Partido Demócrata a que “ abran las puertas y dejen entrar a la gente”. Su discurso de tono desafiante lo pronunció cuando arrecian las críticas de demócratas por no haber rechazado más contundente la violencia que se desató en Las Vegas este fin de semana de parte de sus seguidores en la convención estatal del partido.

A pesar de las llamadas a Sanders a unir el partido y cambiar su tono a uno más conciliador, el senador siguió recalcando sus diferencias con la ex secretaria de Estado con los ataques afilados que han caracterizado sus discursos desde el comienzo de su campaña .

“Para derrotar a Donald Trump, primero hay que derrotar a la Secretaria Clinton”, afirmó el senador.

Durante su discurso, Sanders no mencionó la violencia en Las Vegas. Pero sí volvió a recalcar, como lo ha hecho antes, que su campaña es la que ha logrado ganarse el voto de los más jóvenes, lo que indica que su “visión sobre la justicia criminal, cambio climático” y otros temas “es el futuro del país”.

4. “Si no es Bernie no es nadie”

Los alrededor de 27,000 seguidores de Sanders en Carson, alentados por la victoria en Oregon, vitorearon al unísono el controversial slogan “Bernie or Bust” que significa que “Si no es Bernie no es nadie”.

Esto quiere decir que si Clinton es la nominada demócrata, esta facción de los seguidores de Sanders piensan no votar por ella en las elecciones generales. Si votarán por Donald Trump, o no votan por nadie, estará por verse.

5. El susurro ganador

En medio de su discurso multitudinario, la esposa de Sanders, Jane, subió al escenario para darle la noticia de que se le proyectaba como ganador en Oregon.

“Tuvimos una gran victoria en el estado de Washington hace unos meses, acabamos de ganar Oregon, y vamos a ganar California”,

No es la primera vez que Jane Sanders se encarga de llevarle las buenas noticias a su esposo en medio de un discurso. También lo hizo cuando Sanders ganó Wyoming mientras Sanders hablaba en un mitin en Long Island City en Nueva York.

6. Delegados y número de votos

Sanders queda a poco menos de 300 delegados comprometidos de Clinton. Quedan aún 946 en disputa.

Clinton suma cerca de 13 millones de votos y Sanders cerca de 10 millones.

7. Resultado final en condados Clinton (1 a 8)

Después de ocho derrotas consecutivas en condados que llevan su nombre, Hillary Clinton ganó este martes en el último que quedaba por disputarse.

En el condado Clinton de Kentucky, la exsecretaria de Estado obtuvo una victoria con 57.9% de los votos mientras su rival Bernie Sanders obtuvo un 35.6%.


8. Infatigable

El empresario hispano Roque "Rocky" de la Fuente consiguió 1,592 votos en la primaria demócrata de Kentucky (un 0.4% del total).

De la Fuente se queja de ser el "candidato olvidado". A pesar de que no ha conseguido un apoyo significativo en ningún estado, De la Fuente ha seguido pidiendo el voto.

9. Consuelo para los perdedores

Unos sufren para conseguir votos, otros lo consiguen sin pedirlo. Sin haber pisado Oregon, los republicanos John Kasich y Ted Cruz recibieron un sustancial apoyo en la primaria.

Con cerca de dos tercios de los votos contados, Kasich recibía un 16.4% de apoyo y Cruz un 15.7%.

Ambos aparecían aún en las papeletas de este estado y su alto apoyo es síntoma del rechazo que sigue generando la virtual nominación de Donald Trump.

Mientras, el demócrata Martin O'Malley, que se retiró en febrero, consiguió 5,720 votos en Kentucky (un 1.3%).


Más contenido de tu interés