null: nullpx
Elecciones 2016

Hillary Clinton corteja a las minorías de las que depende para ganar Florida, el estado más disputado

La demócrata desplegó sus mejores armas en el condado más demócrata de Florida, donde un gran nivel de votos la ayudaría a compensar las pérdidas en otras zonas del estado.
30 Sep 2016 – 7:03 PM EDT

La lucha de Hillary Clinton por conquistar Florida, el estado más reñido de las elecciones presidenciales, pasa por lugares como Broward, un enclave demócrata del sureste que necesita sentirse querido para volcarse a las urnas. La candidata desembarcó este viernes en el condado buscando apuntalar el respaldo de los hispanos y negros, que suman casi el 60% de la población de Broward y son parte de su base electoral más fuerte.

Los desafíos de Clinton

El discurso de Clinton –que incluyó promesas de mejoras salariales para las mujeres y de abaratar el costo de la educación terciaria- estuvo dirigido a jóvenes como Sandra Alvarado, una maestra de 27 años de padres mexicanos.

En compañía de su madre, Alvarado señaló la reforma migratoria como uno de los temas prioritarios de esta elección y se identificó como una férrea partidaria de Clinton. Pero le costó convencer a sus hermanos de 25 y 21 años para que la apoyen.

“Ellos querían a (Bernie) Sanders”, el senador socialista de Vermont derrotado en las primarias demócratas. “Hubo muchas conversaciones en casa, pero ahora somos una familia pro Hillary”, aseguró.

Su madre, Tina Arce, interrumpió la entrevista para añadir: “Tu padre les dijo: ‘¿No ven cómo Donald Trump está contra nosotros?’”.

La escena sintetiza en cierta medida los desafíos que Clinton enfrenta en condados como Broward, donde el número de hispanos registrados para votar creció casi un 17% desde las últimas elecciones de 2012. Si bien su población diversa y de mayoría demócrata le dará una victoria fácil, Clinton tiene que hacer más por energizar a su base de la misma manera que lo hizo el mandatario Barack Obama.

“A los demócratas les preocupa que los jóvenes y las minorías no voten al mismo nivel. No es que no sean leales al partido, pero las encuestas muestran un poco menos de entusiasmo entre los jóvenes”, dijo Susan MacManus, una veterana analista política de Florida.

Un sondeo reciente publicado por Univision Noticias mostró algo similar entre los votantes hispanos de Florida. Clinton tiene el 53% de su apoyo frente al 29% para Trump. Es un margen sólido, pero está por debajo del 60% que obtuvo Obama en 2012.

La candidata atraviesa una buena racha esta semana. Su victoria en el primer debate presidencial contra Trump parece haberle dado un impulso en las últimas encuestas. A nivel nacional, Clinton tiene un promedio de 4 puntos porcentuales más que su adversario, según sondeos hechos desde el debate del lunes.

“Es una mejora significativa con respecto a su posición antes del debate, cuando solo tenía una ventaja de 1 o 2 puntos”, indicó FiveThirtyEight, una web especializada en periodismo de datos. Pero en Florida, el escenario electoral sigue reñido. El promedio de encuestas de RealClearPolitics muestra un empate virtual entre Clinton y Trump.

Arañar cada voto

Con un sur de mayoría demócrata, un centro que oscila en su preferencia electoral y un norte más conservador, Florida es un rompecabezas electoral en el que cada voto hace la diferencia.

“A nivel estatal, los demócratas solo ganamos en unos 10 a 15 condados de un total de 67”, dijo a Univision Noticias Steve Schale, un asesor demócrata que dirigió la campaña de Obama en Florida en 2008. “Por eso necesitamos que en lugares como Broward haya un nivel de votación muy alto, para lograr obtener un margen amplio que compense las pérdidas en otras partes del estado”, agregó.

En 2012, Obama se impuso en Florida con apenas 74,000 votos más que su rival Mitt Romney. El gran nivel de apoyo que obtuvo en Broward, con el 67% de votos, lo ayudó a dar pelea en el resto del estado.

Consciente de que le espera una batalla difícil, Clinton hizo un fuerte llamado este viernes a sus partidarios para que no se dejen estar antes del 8 de noviembre.

“Esta será una elección reñida, siempre lo son. Así que cada llamada que hagan, cada puerta que toquen, cada persona que registren para votar puede hacer la diferencia”, aseguró.

“Si ganamos el condado de Broward con el margen de votos que deberíamos obtener, ¡ganaremos en Florida!”.


Más contenido de tu interés