null: nullpx
Elecciones 2016

¿Está la reelección de McCain en peligro por culpa del 'factor Trump'?

El silencioso apoyo del veterano senador a Donald Trump y la sombra de Sarah Palin, su compañera de fórmula en las presidenciales del 2008, hacen que la situación política de McCain sea una de las más difíciles que haya enfrentado en los últimos años.
30 Ago 2016 – 01:51 PM EDT
Comparte
McCain está sintiendo el "efecto Trump" por no distanciarse del magnate como le piden algunos, incluso dentro del Partido Republicano. Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images

PHOENIX, Arizona. Si hay algo de lo que el senador republicano John McCain está cansado es de que le pregunten sobre su relación con el candidato de su partido Donald Trump.

En un encuentro en días recientes con una docena de veteranos que le dieron un espaldarazo a su candidatura en una de las sedes de la Legión Americana en Phoenix, el senador se mostró visiblemente molesto ante un pequeño grupo de periodistas que insistíamos en saber si retiraría su apoyo al magnate, si escucharía las súplicas del padre del soldado Humayun Khan en ese sentido, o si habría contemplado que esa postura en la que muestra su desacuerdo con muchos de los desabruptos de Trump, pero no se atreve a descalificarlo como candidato, le está afectando su propia carrera electoral al senado.

“Ya he dicho muchas veces que voy a apoyar al nominado de mi partido”, respondió evasivo y bromeó con los veteranos que los medios sólo quieren hablar “de lo que yo personalmente pienso de Trump. No tengo nada qué decir!”.

Aunque los presentes aquí en Phoenix mostraron su admiración por su “héroe de guerra”, que llegó al Congreso desde 1987, paralelamente su oficina en Washington DC recibía a otra docena de veteranos de todo el país con una petición con más de 100.000 firmas para que le quite su respaldo a Trump.

“A ellos les digo que renuncien a Hillary Clinton”, dijo a secas. “Yo ahora estoy enfocado aquí en mi propia campaña”.

En la búsqueda de su sexto período en el Senado, McCain, de 79 años, hace malabares para enfocarse en su estado sin que la controversia que el nominado republicano provoca a nivel nacional, le afecte.

Sin embargo, aunque cuenta con la lealtad de la fuerza electoral que tradicionalmente le ha votado, -conservadores cristianos, blancos y veteranos- los cambios demográficos en Arizona que han empoderado a los latinos, pueden hacerle mella: se calcula que en noviembre el 19% del electorado que votará es hispano.

“Aquí en Phoenix cuando pasó la ley SB1070 (que permitía pedir papeles a cualquier inmigrante sospechoso), en la siguiente elección de 2011 el voto hispano incrementó en 500% y favoreció la elección de Daniel Valenzuela, el primer latino elegido como concejal”, dijo a Univision Noticias John Loredo, analista y director de Arizona Donor Collaborative. “El peso del voto latino en las contiendas locales es muy diciente”.

Sin competencia

Aunque no hay candidatos hispanos en la carrera al Senado, en las primarias del 30 de agosto se da por descontado que McCain gane la nominación frente a su rival republicana Kelli Ward, una doctora conservadora que renunció a su puesto de senadora estatal en Arizona para desafiarlo.

McCain la dobla en intención de voto, pero la presencia de Ward ha hecho de las primarias una guerra de propaganda en la que Super PACs afines a cada candidato han traído a colación temas que preocupan a la comunidad hispana, pintando a Ward como una amenaza para la seguridad fronteriza y a McCain como un traidor amigo de Hillary Clinton.

“El gasto en anuncios de TV ha sido millonario, pero yo creo que esta campaña no se trata de persuasión. Los votantes ya están muy polarizados. Se trata de cuál es el partido que realmente los va a sacar a votar”, agregó Loredo. “En ese sentido el silencio de McCain frente a los abusos de Trump es muy perjudicial, incluso para los latinos conservadores”.

Según la campaña de McCain, el senador lanzó en octubre pasado la coalición hispana “Unidos con McCain”, que incluye “registro de votantes, recorrido de negocios y tiendas hispanas, encuentros con empresarios de bienes raíces, de empresas de tecnología, y líderes religiosos”, dijo a Univision Noticias, Ana Pereira, vocera hispana del candidato.

“Tenemos una fuerte presencia digital bilingüe y tenemos 208 voluntarios hispanos en nuestra campaña”, agregó.

Según Pereira, como líder de llamada Banda de los 8, la coalición bipartidista que redactó el proyecto de reforma migratoria comprensiva en 2013, que fue derrotado por la mayoría republicana, “el senador se ganó muchos enemigos dentro de su propio partido”.

“Aquí en Arizona vemos cómo en la frontera sucursales bancarias y negocios afectados por el narcotráfico, han cerrado. Queremos seguridad pero con tecnología y darle la oportunidad a personas como los Dreamers de que se hagan ciudadanos. El Senador no está de acuerdo con que se deporten a 11 millones de inmigrantes y tiene varias diferencias con el señor Trump, que ha expresado públicamente”, agregó Pereira.

Más de 50 veces

Ann Kirkpatrick, la representante a la Cámara por el 1er distrito congresional de Arizona, que comprende a 11 de los 15 condados del estado e incluye a 12 tribus nativas, es la demócrata que se lanzó en la pelea al senado para desbancar a McCain. Su estrategia es convencer a los ciudadanos de Arizona que su senador ha perdido su independencia y resaltar a las inconsistencias de su campaña con respecto a Trump.

“Nuestro mensaje es claro: McCain ha apoyado a Trump más de 50 veces y no ha sido capaz de desligarse de las ofensas que incluso han ido en contra de él mismo, mucho menos de las que van en contra de los latinos”, dice Raquel Terán, directora política de la campaña de KirkPatrick.

“Mc Cain ya no es el candidato disidente que iba a retar a su propio partido, por el que votaron los arizonianos 33 años atrás. Tanto tiempo en el congreso lo ha cambiado y es hora de dar paso a nuevas caras”, opina Terán y asegura que de ganar, su candidata solo planea reelegirse por dos periodos.

KirkPatrick es una abogada nacida y criada en la reserva apache de White Mountains, en zona rural del este de Arizona. Como representante de su distrito ha sido electa en tres ocasiones: 2008, 2012 y 2014. En 2010 perdió la curul frente al republicano Paul Gosar, entonces ferviertemente apoyado por la exgobernadora Sarah Palin.

La congresista tiene cuatro hijos y aunque no es muy conocida en la comunidad latina, entiende el español y viene realizando mesas de trabajo con hispanos a lo largo del estado. "Allí no solo hablamos de temas migratorios -KirkPatrick apoya el Dream Act- sino también de educación, trabajo y salario mínimo que preocupan mucho a los hispanos", asegura Terán, quien por su parte tiene una larga historia de activismo latino en Arizona.

Según Real Politics, Kirkpatrick se acerca peligrosamente a McCain con un 35.5 % de intención de voto frente al 41% de su contendor. La demócrata también está atacando a McCain con una inversión de 1.5 millones de dólares en anuncios de televisión, un buen porcentaje del total que según Open Secrets, ha recaudado hasta fines de junio: $5 millones. Sin embargo, en finanzas McCain la supera holgadamente pues ha recaudado más del doble de esa cifra, lo que sugiere que la campaña después de las primarias será feroz.

La sombra de Sarah Palin

Otro factor que ha influido en la imagen de McCain es el hecho que haya incluido a la exgobernadora de Alaska, la ultraconservadora Sarah Palin, como su compañera de fórmula a la presidencia en 2008, lo que, según algunos analistas, abrió el espacio para la candidatura de Trump.

Luego de que Palin apoyara la aspiración del magnate, Nicolle Wallace, un exfuncionario de la campaña presidencial de McCain, escribió en The New York Times: "El señor Trump se está montando en una ola de ansiedad que por primera vez tuvo voz con Palin como compañera de fórmula de McCain. Trump ha usurpado y ampliado el discurso de Palin, pero la conexión entre los dos movimientos es innegable”.

Eso tampoco se lo perdonan a McCain. “El senador es indirectamente responsable de que Trump tenga voz nacional y ahora no es capaz de desautorizarlo pese a la sarta de ofensas que ha hecho contra todas las mínorias", dijo Josselyn Berry, directora ejecutiva de Progress Now Arizona, una organización cuyo fin último es hacer campaña por ideas progresistas, “corregir información errónea que provee la derecha y hacer que los funcionarios electos sean auditables”.

Cinco días antes de las primarias, Progress Now lanzó la campaña McShame dirigida a sus votantes republicanos, haciendo énfasis en que McCain, devoto a la línea del partido, sigue apoyando a Trump pese a que otros congresistas "han tenido el valor de decir que el magnate no representa sus valores".

“Queremos recordarle a la gente que McCain se ha negado constantemente a destrabar la votación del nominado a la corte Suprema por el presidente Obama, Merrick Garland”, dice Berry. “Eso solo quiere decir que espera que Trump llene esa vacante si gana la presidencia y eso sería un retroceso para los derechos de las minorías”.

Lea también:

Comparte

Más contenido de tu interés