null: nullpx
Elecciones 2016

En peligro la paz en la Convención Demócrata por la frustración de delegados de Sanders

La reunión del Comité de Reglas del partido dos días antes de la gran fiesta de Clinton pone en evidencia que algunos seguidores del senador llegan con ánimo de empañarla.
23 Jul 2016 – 6:21 PM EDT

FILADELFIA, PENNSYLVANIA. La Convención Demócrata en Filadelfia está prevista como la fiesta de la unidad del partido en la ciudad del amor fraternal, pero incluso antes de su comienzo este lunes ya es aparente la discordia.

Los delegados de Bernie Sanders llegan frustrados después de varios reveses este viernes: primero fue la elección del moderado Tim Kaine como aspirante a vicepresidente de Hillary Clinton , y luego una filtración de WikiLeaks de comunicaciones internas del Comité Nacional Demócrata que han visto como prueba de que favoreció a Clinton en las primarias.

Ese descontento quedó patente el sábado en la reunión del Comité de Reglas del partido durante una votación para eliminar a los superdelegados, los 716 miembros del establishment que durante las primarias adelantaron en casi su totalidad que votarán a favor de nominar a Clinton.

Cuando una tras otra eran derrotadas sus enmiendas para abolir a los superdelegados o limitar su poder en las futuras primarias, algunos delegados hablaron con los periodistas de una rebelión la semana que viene en el Wells Fargo Arena, estadio donde se celebra la cita del partido.

Después de seis horas de debate infructuoso con unos cien partidarios de Sanders protestando fuera de la sala del Centro de Convenciones de Filadelfia, líderes de las campañas de Clinton y Sanders llegaron a un acuerdo: Los controvertidos superdelegados se mantienen pero una comisión estudiará reducir su número actual en dos tercios.

Tensión

El acuerdo fue aprobado con el respaldo de los delegados de Sanders pero durante el debate quedó claro que algunos de ellos están dispuestos a alterar el orden en la convención, que dura cuatro días hasta el jueves y en la que se votará la nominación de Hillary Clinton como candidata presidencial.

"No habrá protestas en la convención", le dijo a Univision Jeff Weaver, jefe de campaña de Sanders. "Tenemos un buen acuerdo para reformar a los superdelegados y también una plataforma progresista".

Algunos de los delegados de Sanders en la reunión del comité de 187 miembros opinaban distinto. "Somos 1,900 delegados de Sanders, es la mitad del arena, no podrán ahogar nuestras voces subiendo la música", decía Josh Stanfield, delegado de Virginia.

El acuerdo final sobre los superdelegados, sobre las 8PM, sirvió para calmar a los descontentos, que en la tarde amenazaban con afearle la fiesta a Clinton. Pero la tensión en la reunión pone de manifiesto que el respaldo de Sanders a la ganadora demócrata no ha aplacado los ánimos de muchos de sus seguidores.

"Están buscando pelea en el suelo de la Convención", decía indignada en un receso de la reunión del Comité la delegada de Arizona Kelly Thornton.

Fuera del salón donde se llevaba a cabo la reunión, unos cien partidarios de Sanders llegados para ejercer de observadores gritaban a coro: "¡No más superdelegados!" y "¡Abran las puertas!". Los organizadores del Comité Nacional Demócrata les dejaron fuera por la falta de espacio en la sala.

Los partidarios de mantener a los superdelegados argumentaron durante el debate en el Comité de Reglas que los superdelegados funcionan como una acción afirmativa, permitiendo al partido aumentar la representatividad de minorías como la hispana o afroamericana.

La existencia de los superdelegados es criticada por Sanders y los suyos como un elemento antidemocrático en el proceso de primarias del Partido Demócrata. Estos 716 miembros del establishment (gobernadores, congresistas y otros oficials electos) no están atados por el voto popular y su preferencia es registrada en el conteo desde que vota el primer estado, Iowa. Casi la totalidad habían dicho que iban a votar para nominar a Clinton antes del fin de la carrera, a mediados de junio.

"No nos han respetado"

"Quieren unidad pero no están haciendo nada para conseguirla. Si no ceden muchos seguidores de Sanders se van a disgustar y no votarán por Clinton en noviembre", dijo en un receso la delegada de Sanders Julie Hurwitz, de Michigan.

Otros delegados de Sanders decían que hay una minoría dispuesta a protestar de manera espontánea en el suelo de la convención.

Susan Steigerwalt, de Michigan, decía que ella y la gran mayoría seguirán lo que les diga Sanders en una reunión con sus más de 1,900 delegados el lunes a las 2PM.

"No nos han respetado. Esto es desconcertante", se lamentaba.

Lea también:

Más contenido de tu interés