publicidad
Votantes supermartes 2012

Quiénes son los poderosos y polémicos superdelegados del Partido Demócrata

Quiénes son los poderosos y polémicos superdelegados del Partido Demócrata

Una figura del partido Demócrata para garantizar "equilibrios" puede hacer que un candidato gane sin contar con la mayoría de los electores

Votantes supermartes 2012
Votantes supermartes 2012

Por Rebeca Logan desde Washington D.C.

Aunque llevan décadas participando en las elecciones, antes del 2008 pocos hablaban de los llamados “súper” delegados. Pero eso cambió con aquellas reñidas primarias entre Barack Obama y Hillary Clinton, quienes duraron meses disputando cada voto.

Ahora, en una nueva ronda electoral, esta vez entre Clinton y el senador Bernie Sanders, el tema ha vuelto a surgir.

Durante cada elección presidencial se seleccionan nuevas personas para cumplir esta función y ellos pueden votar por el candidato que más les guste, sin importar los resultados del voto popular.

En víspera del Super Tuesday o supermartes, Sanders va perdiendo a la hora de contar los delegados del partido.

La diferencia la hacen los 451 superdelegados que apoyan a la exsecretaria de Estado frente a 19 que están con Sanders.

Los 717 superdelegados representan cerca del 7% de los asistentes a la convención del partido que en julio deberá seleccionar al nominado a la presidencia, un número que puede inclinar la balanza en esa selección.

La lista del 2016 incluye al expresidente Bill Clinton (quien ya anunció obvia preferencia), al presidente Barack Obama, quién no ha definido su voto y al representante Alan Grayson de la Florida quien ha dicho que decidirá su voto con base a una encuesta online.

Incluso Bernie Sanders, en calidad de senador también es un superdelegado y ya se comprometió a votar por si mismo.

publicidad

Consejo de sabios

Los súper delegados fueron creados por el partido Demócrata en 1982 después de perder varias elecciones presidenciales y con la intención que los “sabios del partido” tuvieran un papel en la selección del candidato oficial.

Fueron parte de un paquete de cambios en las reglas del partido, luego de una lucha por la nominación entre el presidente Jimmy Carter y Edward Kennedy quien lo retó. Carter ganó la nominación, pero perdió desastrosamente contra Ronald Reagan.

No hay una fórmula mágica para convertirse en un súper delegado. Por lo general incluye a los senadores y representantes demócratas, gobernadores, líderes estatales del partido e incluso particulares que ni siquiera son políticos, pero son seleccionados a discreción del liderazgo del partido.

Los superdelegados del 2016

  • 20 notables del partido (presidentes o expresidentes, vicepresidentes, líderes del Congreso)
  • 20 gobernadores, incluyendo el alcalde de Washington D.C.
  • 46 senadores
  • 193 representantes, incluyendo no votantes, como la delegación de Puerto Rico
  • 236 miembros del Comité Nacional Demócrata.

El partido Republicano también tiene delegados que no son electos, pero no se les llaman súper porque no tienen el nivel de discrecionalidad ni de autonomía de sus pares demócratas.

Los 168 miembros del Comité Nacional Republicano son automáticamente delegados, pero su función varía según las reglas estatales y en la mayoría de los casos deben acatarse al voto de su estado.

publicidad

Confesiones de un “súper” delegado

Uno de los “súper” delegados que en el 2008 ayudó a decidir la contienda entre Hillary Clinton y Barack Obama, fue Jerome Wiley Segovia.

“Yo fui seleccionado como super delegado porque había creado el sitio de internet para latinos del ex-gobernador Howard Dean, quien luego de perder su contienda presidencial fue nombrado jefe del partido Demócrata, y se acordó de mi”, contó Segovia a Univisión.

“Es un honor ser nombrado. Te dan un paquete informativo, como de 40 páginas y tienes que asistir a reuniones del partido y al final eres delegado en la convención presidencial donde votas por tu candidato”.

“En la convención tienes acceso a todos los eventos, y cuando llega el momento, pones tus iniciales en un papel que tiene el nombre del candidato que apoyas. Técnicamente puedes cambiar de opinión en el último minuto, pero a esas alturas por lo general ya se sabe cual va a ser el candidato oficial”, señaló.

Cada candidato tiene como parte de su equipo de campaña, personas dedicadas a contactar a los “súper” delegados y a pedirles su voto.

“Yo quiero tu voto”

A medida que avanzaban las primarias y se volvía más reñida la contienda, y que Segovia no se declaraba a favor de ninguno de los dos, la presión aumentó al punto que recibía “un montón de emails y en total como 300 cartas” de las campañas.

publicidad

Incluso llegó a reunirse con Clinton, en dos ocasiones, y con Obama una vez.

“Me acuerdo que la senadora Clinton cuando se reunió conmigo me habló de mi abuelo, así que se notaba que estaba preparada para la reunión”, relató Segovia.

“Con Obama fue una conversación por teléfono, pero parecía que estaba pensando en otra cosa, porque obviamente estaba muy ocupado”.

Nota curiosa: Segovia recuerda que cuando llegó a encontrarse con Clinton tuvo un incidente con el equipo de seguridad de la candidata, ya que no querían dejarlo salir a colocar monedas en el parquímetro donde había estacionado su auto.

Luego de discutir con ellos logró convencerlos que ni si quiera en Washington, ser “súper” delegado te protege de las multas de tránsito.

“Yo decidí mantenerme neutral casi hasta el final, porque creo que el voto popular es el que debe decidir las primarias, y eso no estaba claro al principio. Además yo lideraba un programa que buscaba voluntarios latinos para todos los candidatos y no quería mostrar favoritismo”.

Revuelta anti superdelegados

Finalmente, cuando ya casi todos los súper delegados se habían declarado y sólo quedaban dos estados por votar, Segovia decidió apoyar a Obama.

“Cuando ya estaba claro que él ganó el voto popular decidí apoyarlo”, explicó Segovia quien opina que deberían eliminar a los “súper” delegados y hacer el proceso completamente democrático.

publicidad

“Ese es un sistema del siglo pasado, no sólo lo deberían quitar, si no que además deberían permitir que la gente vote online o mediante un app en su teléfono para que más personas puedan participar”.

Segovia no es el único que piensa así. Algunos líderes del partido han pedido que se cambie este sistema y hay varias peticiones online para eliminar del todo a los “súper” delegados, promovidas por los seguidores de Bernie Sanders, el candidato más afectado en esta contienda por la existencia de la polémica figura.

Más de la cobertura electoral de Univision Noticias

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad