Elecciones 2016

El director del FBI defiende durante casi cinco horas su decisión sobre los emails de Clinton

Los congresistas republicanos interrogaron severamente a James Comey después de la indignación que causó entre los republicanos su recomendación de no imputar a la virtual nominada demócrata por manejar información secreta en su correo privado.
7 Jul 2016 – 10:34 AM EDT

Los congresistas republicanos sometieron este jueves al director del FBI, James Comey, a un largo y severo cuestionamiento de su decisión de no recomendar una imputación a la virtual candidata demócrata Hillary Clinton por manejar información clasificada en su correo electrónico privado cuando era secretaria de Estado.

Comey negó durante cuatro horas y media, sin pausa, cuestionamientos a su integridad y juicio y un posible doble rasero.

Los republicanos le habían citado después de la indignación que causó entre ellos la decisión de Comey que anunció este martes.

El director del FBI recomendó no imputar a la virtual nominada demócrata a pesar de haber dicho que Clinton actuó temerariamente al manejar información de alto secreto en su correo privado durante sus años al frente del Departamento de Estado (2009-2013).


En sus preguntas los congresistas republicanos hicieron énfasis en las afirmaciones de Clinton durante la campaña que fueron desmentidas por Comey en su declaración ante la prensa el martes. Clinton afirmó varias veces que nunca envió o recibió información clasificada.

Comey dijo que Clinton tuvo en su correo al menos tres correos con las marcas que indican que su información era de contenido clasificado.

Los republicanos también intentaron mostrar que existía "intención" en el manejo inadecuado de información secreta por parte de Clinton. La diferencia entre "intención" y "negligencia" es lo que llevó a Comey y los investigadores del FBI a recomendar no procesar a Clinton, a diferencia de otros casos en el pasado como el del ex director de la CIA David Petraeus o el soldado Bradley Manning.

En su turno de intervención los demócratas tacharon la comparecencia de "teatro político".

"Solo un precendente"

En su declaración, Comey dijo que aunque existe un tipo penal creado en 1917 que prevé una condena para aquellos que manejan información clasificada de modo "muy negligente", solo u ha sido usada una vez desde entonces, en un caso de espionaje.

"Ningún fiscal razonable iniciaría el segundo caso en 100 años basado en gran negligencia", dijo Comey.

Comey dijo que cualquier otro empleado del gobierno hubiera sido disciplinado por un comportamiento similar de Clinton pero agregó que ella no ocupa cargo público ahora mismo.

El martes, el director del FBI justificó su decisión en un análisis de la “solidez de la evidencia”, sobre todo de cara a la “intención” del delito, el “contexto” de las acciones que se tomaron y la manera en que investigaciones parecidas sobre el uso de información clasificada se han resuelto en el pasado.

Antes del comienzo de la audiencia ante el Congreso, la campaña de Clinton envió un comunicado en el que descalificó la nueva investigación del Congreso. "El Partido Republicano sigue a su teórico de la conspiración en jefe, Donald Trump, en otra farsa de investifación financiada por los contribuyentes", reza el encabezamiento del comunicado.

La secretaria de Justicia, Loretta Lynch, que tiene la última palabra sobre una imputación dijo el miércoles que no formularía cargos contra Clinton, ya que aceptaba las recomendaciones y conclusiones de Comey y los fiscales. Lynch probablemente tendrá que comparecer la semana próxima ante la Comisión Judicial de la Cámara.

Lea también:

Más contenido de tu interés