null: nullpx
Elecciones 2016

El derecho de los hispanos a votar en español no siempre se respeta

En cientos de condados alrededor del país, los votantes hispanos tienen el derecho a votar con una papeleta en español y activistas abogan para que sea un hecho en todo el país. Todo hispano también puede traer un traductor personal o pedir asistencia por teléfono.
8 Nov 2016 – 9:30 AM EST

Este martes unos 27.3 millones de hispanos tienen el derecho de votar. Pero no todos ellos tienen un nivel de inglés suficiente para poder entender una boleta electoral.

Y es que votar es mucho más que insertar una papeleta en una urna. En algunos estados como Virginia, la boleta incluye preguntas sobre posibles modificaciones a la constitución. Y la boleta de California tiene 17 propuestas sobre educación, salud o impuestos.

La ley de acceso lingüístico

Para asegurar que los ciudadanos estadounidenses con un limitado nivel de inglés puedan votar, la sección 203 de la ley de derecho al voto (Voting Rights Act) obliga al estado a proveer asistencia lingüística en los condados con grandes grupos de ciudadanos de minorías con un nivel bajo de inglés.

De acuerdo con el último censo de 2010, hay al menos 215 condados que ofrecen un 'servicio' en español en las elecciones del 8 de noviembre.

Por ley son los condados con más de un 5% de una población votante minoritaria (o más de 10,000 residentes que puedan votar).

Para los hispanos, esto debe traducirse en oficiales electorales bilingües presentes en los centros de votación además de carteles, papeletas y otra información electoral en español.


El 'privilegio' puertorriqueño

Pero esto no lo es todo. Aunque muchos piensen que el acceso al voto en español acaba en estos condados, Katherine Culliton- Gonzalez del grupo de derechos civiles Demos explica que no es así: “ Es un mito que sólo los condados cubiertos por la sección 203 tengan que ofrecer asistencia lingüística”.

Todos los puertorriqueños tienen el derecho a obtener asistencia lingüística a nivel individual en cualquier estado de la nación. Esto lo dice la sección 4 E de la ley de derecho al voto.

Esta ley “surgió porque como ciudadano estadounidense, ningún puertorriqueño debe ver negado su derecho al voto por no haber inglés. Sobre todo cuando el sistema educativo en Puerto Rico es en español”, explica Culliton, que también es presidenta del Comité de Derecho al Voto para la Asociación Nacional de Abogados Hispanos.

“Un individuo puede insistir en recibir una papeleta en español”, agrega esta abogada.

Pero aunque la ley existe desde 1965, no siempre ha sido respetada. Por ello, en los años sesenta, setenta y hasta el día de hoy han surgido batallas legales para hacer realidad el acceso al voto en español.

“En muchos casos hizo falta un juicio para que la ley 4 E fuera implementada”, agrega Juan Cartagena, abogado, presidente del Fondo Puertorriqueño de Defensa y Educación Legal (PRLDEF).

En la última década se han litigado casos en los estados de Nueva York (condados de Salem y el borough de Penns Grove), en New Jersey (condados de Orange, Rockland, Ulster y Schenectady), en Ohio (condados de Cuyahoga y Lorain) y Florida (condados de Seminole y Volusia) entre otros.

A raíz de estos juicios en estos condados, todos los hispanos con un nivel insuficiente de inglés, no solo los puertorriqueños, deben obtener acceso a información en su lengua materna a la hora de ir a votar.

“Los abogados insistimos en que el acceso en su idioma no se limitara a los puertorriqueños”, agrega Cartagena que litigó varios casos en los años ochenta.

Tensión en Prince William County

Culliton-Gonzalez informa además de que “existen muchos otros condados que deberían proveer acceso lingüístico a las comunidades puertorriqueñas pero que quizás no lo hagan”.

Culliton teme que Prince William County, con más de 7,000 puertorriqueños en el estado clave de Virginia, pueda ser uno de estos condados.

La asistencia en español " no es un requisito legal en este condado”, comentó la directora de elecciones de Prince William County, Michelle White a Univisión Noticias.

Juan Cartagena, abogado, presidente del Fondo Puertorriqueño de Defensa y Educación Legal, discrepa. “Al decir que no es un requisito legal, están pisando la cuerda floja de la responsabilidad legal”.

Aún así, según asegura Michelle White, este año el condado proveerá asistencia en español este martes: “Vamos a proveer un oficial electoral de habla hispana en cada uno de nuestros 91 centros de votación”.

Una de las que asistirá a los votantes latinos es Aracely Panameño, una estadounidense nacida en El Salvador que se ha ofrecido para ayudar en el centro de votación de su barrio Woodbridge como oficial electoral.


Una creciente población latina

Según el censo de 2010, un 16% de los habitantes de ese condado eran entonces latinos. Hoy en día, representan más del 22% de la población y son la primera minoría, antes que los negros y asiáticos, frente a un 61% de blancos. 33,000 de estos hispanos son salvadoreños y 19, 000 son mexicanos, pero no todos ellos pueden votar.

El barrio de Aracely Panamañeo, en el este del condado, destaca por su diversidad cultural y contrasta con el área rural y anglosajón conocido como el Crecente Rural.

En las dos últimas elecciones presidenciales ganó Obama en ese condado, pero antes, esa jurisdiccion era republicana. En 2004, ganó George Bush. Y aunque este año, la favorita en ese condado, y en el estado de Virginia es Hillary Clinton, las elecciones estatales y locales, suelen ganar los republicanos.

Panameño dice haber visto personas repartiendo folletos del Ku Klux Klan y banderas de la confederación erguidas en los jardines. “No se dan cuenta de que perdieron la guerra civil”, dice al referirse a las tensiones que se viven en su condado, similares a las que se viven en vísperas de las elecciones presidenciales a nivel nacional.

A pesar de las tensiones legales entorno a los condados que deben proveer material en español y traductores en persona, una cosa es cierta, la sección 2 de la ley de derecho al voto prohíbe cualquier discriminación en base a la raza, el color o el idioma que pueda impedir el voto.

Además, la sección 208 de la ley de derecho al voto autoriza a todo ciudadano en cualquier estado del país a traer a las urnas un traductor personal, un familiar, un amigo o toda persona que no sea un miembro de un sindicato o un empleador.

Y si tiene cualquier dificultad a la hora de votar o necesita un traductor, puede llamar al 1-800 VE Y VOTA


Más contenido de tu interés