null: nullpx
Elecciones 2016

El cuestionado discurso de Melania empaña el primer día de la Convención de Trump

En el discurso estelar de la primera noche de la Convención Nacional Republicana, la esposa de Donald Trump dijo que buscará un rol en áreas de común interés para primeras damas: las mujeres y los niños. Pocos minutos después de concluir comenzaron a circular las similitudes entre partes de su discurso y el que pronunció la actual primera dama, Michelle Obama, en la Convención Nacional Demócrata en 2008.
19 Jul 2016 – 11:42 PM EDT

CLEVELAND, OHIO. La reservada Melania Trump le dio este lunes a millones de estadounidenses la oportunidad de formarse una opinión más elaborada sobre su posible futura primera dama.

En su discurso en horario estelar de la primera noche de la Convención Nacional Republicana, Melania habló de su vida, sus valores como madre y de lo gran presidente que sería su marido.

Pero bastaron pocos minutos para que sus palabras restaran brillo al primer día de la fiesta republicana que cerrará el jueves con la proclamación de su esposo como candidato presidencial.

Un periodista atento y acucioso causó un revuelo en Twitter al advertir de la sorprendente similitud de algunos fragmentos con las palabras de la primera dama Michelle Obama en la convención demócrata de 2008.

La sola sospecha del plagio bastó para que toda la atención de los medios de comunicación y de las redes sociales se centrara en diseccionar el discurso de Melania, un "ruido" tan molesto que el equipo de comunicación de la campaña de Trump se vio en la necesidad de difundir una "aclaratoria", que tampoco parece haber sido muy afortunada.

Aún es pronto para saber si el supuesto plagio acabará dañándole de algún modo a ella o a su esposo, pero en un principio parece que la fotogénica Melania consiguió el propósito de la campaña de Trump: ser la gran protagonista de la noche y preparar el ambiente para los tres días restantes de convención.

"Donald quiere representar a todo el mundo, incluidos los hispanos, los afroestadounidenses, los asiáticos, los pobres y la clase media", dijo la inmigrante de Eslovenia en uno de los fragmentos que generaron más entusiasmo entre los delegados que la escuchaban desde las gradas del estadio Quicken Loans Arena.


La esposa de Donald Trump dijo que buscaría un rol en la promoción de la infancia y las mujeres, dos áreas tradicionalmente del interés de las primeras damas: "Si tengo el honor de servir como primera dama usaré ese maravilloso privilegio para tratar de ayudar a la gente en este país que más lo necesita".

A su discurso le faltaron anécdotas o algún pasaje memorable.

En un momento que provocó risas entre el público, Melania recordó que lo que queda de campaña no será aburrido: "Sin la emoción y el drama esto no sería una competición en la que está Trump", dijo.

Melania fue presentada por su marido como una "impresionante madre e increíble esposa" y en un gesto inusual éste se retiró rápidamente para no robarle la atención.

Cuando Melania acabó su discurso de unos 20 minutos, Donald volvió al escenario con el público dando una ovación en pie mientras sonaba el éxito de Queen 'We are the Champions'. Las gradas del estadio prácticamente se vaciaron cuando se acercó al podio el siguiente conferencista, el general retirado Michael Flynn, que fue uno de los nombres que se barajó como posible aspirante a vicepresidente de Trump.

De paso el discurso de Melania también tuvo el efecto de desviar la atención de la bochornosa escena de seis horas antes, cuando decenas de delegados que rechazan al candidato protestaron sonoramente contra las reglas de la convención.

Ganar a las mujeres

Si Donald Trump se convierte en presidente, Melania se convertirá en una primera dama inmigrante, la primera desde Louisa, la esposa inglesa de John Quincy Adams (1825-1829). No sería ésa su única singularidad. Sería también la primera que no habla inglés como lengua materna y la primera que es tercera esposa de un presidente.

Hasta ahora la esposa de Trump había ocupado un papel muy secundario en una campaña en la que ha estado mucho menos presente que sus hijastros.

El principal rol de representante femenino del candidato lo ha adoptado la elocuente y joven Ivanka, que el jueves presentará a su padre en el discurso de cierre.

La intervención de este lunes podría ayudar a Trump a recuperar algo de terreno entre las mujeres votantes, uno de los grupos que más lo rechazan.

"Algunas mujeres votantes respondarán probablemente bien a Melania como una esposa leal. Otras sentirán que es demasiado tradicional y tendrán una reacción negativa", le dice a Univision Katherine Jellison, profesora de la Universidad de Ohio que ha estudiado el rol de las primeras damas.

A quienes conocen su biografía no les sorprende ese papel secundario que pretende seguir teniendo Melania. En su adolescencia y juventud en la República de Eslovenia de la antigua Yugoslavia, Melania mostró poco interés por la política a pesar de que los jóvenes de su tiempo se criaron en un país turbulento que luchó contra el comunismo y por la independencia.

En su lugar, Melania fijó sus energías en su carrera de modelaje lo que le acabó llevando a la fama, a conocer a su poderoso marido y ahora a tener opciones de convertirse en una inquilina de la Casa Blanca.

Lea también:

Más contenido de tu interés