Elecciones 2016

Dolores Huerta encabeza la campaña contra Trump en Arizona

Arizona es un estado clave para el voto latino. El lugar escogido por Donald Trump para dar allí su esperado discurso sobre inmigración este miércoles también tiene valor simbólico para la histórica activista por los derechos de los trabajadores hispanos.
30 Ago 2016 – 12:42 PM EDT

Es una semana importante para Arizona. Un día despúes de sus primarias, el estado se prepara para que Donald Trump ofrezca un esperado discurso que aclare su posición definitiva sobre cómo manejar el problema de la inmigración ilegal.

En las primarias del martes se definen cargos para el Senado y la Cámara de Representantes, además de elecciones locales en la que se juega la reelección de Joe Arpaio, el alguacil pro Trump del condado de Maricopa, que tiene un alto porcentaje de negros y latinos.

Pero Dolores Huerta, activista que se autodenomina “mexicana-americana”, y que ha luchado por los derechos de los campesinos desde el año 1962 cuando fundó la Asociación Nacional de Campesinos con César Chávez, se adelantó a Trump la semana pasada al lanzar desde allí una campaña de anuncios en radio bilingües contra el candidato republicano.

Lo hizo en nombre de People for the American Way, una organizacón que, según explica en su sitio web, busca promover la democracia. Huerta forma parte de su consejo de directores.

Apoyo a Clinton

A sus 86 años, Dolores Huerta hace campaña por Hillary Clinton, a quien respaldó oficialmente en marzo, después de encargarse de las relaciones con los votantes hispanos para su campaña primaria en el 2008, cuando perdió contra el entonces senador Barack Obama.

Clinton la invitó a dar un discurso en la Convención Demócrata en Philadelphia a finales de julio pasado y tiene hasta una mención en la hoja de ruta del partido demócrata.

Con 11 hijos, una vida dedicada al activismo, huelgas de hambre y tras detenciones y abusos policiales, hoy además de presidir su propia fundación dice que está “trabajando en tres campañas: People for the American Way, la de Hillary Clinton y la de mi hijo Emilio Huerta, candidato al congreso en California.”

En Arizona se aprobó en 2010 la ley SB1070 que permitía a los agentes de policía detener a cualquiera que sospecharan de ser indocumentado. Por ello, no es ninguna coincidencia que Huerta esté haciendo campaña en Arizona a pocos días de la visita de Trump.

“Ahora nuestra revancha es que tenemos un arma potente que es el voto”, afirmó Huerta a Univision Noticias durante una entrevista telefónica, y afirmó que los latinos van a “decidir las elecciones”.

La cuna del “Sí se puede”

Según datos del Centro de Investigación Pew, un 22% de los votantes de Arizona son hispanos. Con cerca de 1 millón de votantes, es el cuarto estado con más votantes hispanos en el país.

Aunque Arizona sea un estado tradicionalmente republicano, este año se considera un “ swing state” ya que el crecimiento de la población latina da esperanza a las demócratas que puedan ganar en este estado el próximo 8 de noviembre.

Según un promedio de encuestas por Real Clear Politics, Trump le lleva solo dos puntos en ese estado (44% y 42% respectivamente).

El estado también tiene un valor simbólico para la activista. En 1972, nació allí el lema “Sí Se Puede”, que más tarde sería usado por la campaña a la presidencia de Barack Obama en 2008.

En ese año se había votado una ley estatal que prohibía el paro oficial y la organización de los campesinos. “Estuve en ayunas durante 25 días porque había una ley que decía que los campesinos podían ir a prisión por estar en huelga”, según relató Huerta a Univision Noticias.

Ella les animó a unirse a su lucha pero la respuesta fue “En Arizona no se puede”, a la que ella respondió “Sí se puede”. “Toda la gente empezó a gritar “Sí se puede” entre aplausos. Así empezó el lema del “Sí se puede”, que hoy también es el lema hasta del partido español Podemos”, señala Huerta.

Ahora 24 años después, esta activista veterana lanza una serie de anuncios enradio con el mismo lema.

Pero los anuncios también se han lanzado en Carolina del Norte y Florida, dos estados con grandes poblaciones latinas que pueden tener peso en los resultados de la elección presidencial. Piden específicamente que no se vote por Senadores John McCain en Arizona, Richard Burr de North Carolina, y Marco Rubio en Florida.

Culpa a los republicanos

Huerta piensa que a lo largo de los años “ha habido un cambio muy grande” en la actitud hacia los latinos en EEUU, reflejada en la cantidad de hispanos en puestos de poder.

“En California ahora el jefe del Senado es mexicano - americano, el jefe de la Asamblea de California Anthony Rendón también”, cita Huerta.

Sin embargo, aunque Huerta opina que la retórica de Trump es inusitada, las acciones en contra de la comunidad hispana que asegura que inspira no son nuevas. El discurso discriminatorio actual se ha visto, precisa ella, “No tanto en palabras sino en acciones.”

La activista explica la llegada de Trump a la candidatura republicana a la larga trayectoria de políticas de ese partido en contra de los inmigrantes.

Cita a la proposición 187 del gobernador de California Pete Wilson como ejemplo. Esta propuesta de ley buscaba eliminar los beneficios públicos para los inmigrantes indocumentados en 1994 pero nunca fue aprobada.

Huerta resalta que a partir de esta proposición y del racismo que generó, los latinos en California empezaron a involucrarse más en la política y el reclamo de sus derechos.

También cita acciones más recientes como la demanda de 26 gobernadores conservadores ante la Corte Suprema que paralizó la acción ejecutiva de Obama que buscaba ofrecer protección a millones de indocumentados conocidas como DACA y DAPA.

“Ha sido obstáculo detrás de obstáculo y obstáculo. Y ahora el resultado es la candidatura de Donald Trump” dice Huerta.

Pero la activista también culpa al propio sistema electoral del éxito de Trump en las primarias “Trump ganó las primarias en muchos estados gracias a los caucuses que no es un voto popular”.

Más contenido de tu interés