null: nullpx
Elecciones 2016

Clinton vs. Trump: así son sus estrategias a menos de 100 días de la elección

El corazón y mente de los indecisos es el gran premio a conquistar en la batalla entre los candidatos republicano y demócrata. El resto de la campaña será agresiva y concentrada en pequeños feudos.
2 Ago 2016 – 12:06 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Clinton y Trump han incrementado su actividad electoral después de dar por concluidas las convenciones de sus partidos Crédito: David Maris

Pasada la euforia de las convenciones, entramos en una nueva etapa en que la candidata demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump preparan su artillería para conquistar los votos de los indecisos e independientes en los estados péndulo, y arrebatarle a su contendor aquellos que todavía sienten que deben elegir entre los dos aspirantes con mayor opinión desfavorable que una carrera presidencial haya tenido en la historia reciente de la democracia en EEUU.

El arranque el viernes pasado del bus demócrata en un tour de tres días por el corazón de acero del país en los estados de Pennsylvania y Ohio, muestra cuán interesada está esa campaña en llegar al votante blanco de clase media trabajadora que se siente acosado por los impactos del libre comercio, y al que la retórica del candidato anti establishment contra las economías extranjeras, le suena muy bien. Trump también realizó sendos mítines en ambos estados y sus siguientes paradas serán este martes y miércoles en Virginia y Florida.

“Estamos muy acostumbrados a pensar que en las elecciones el voto nacional es el que cuenta, pero aquí lo importante es el colegio electoral y cada candidato necesita 270 votos electorales para ganar", explica el analista de la Universidad Internacional de la Florida, Eduardo Gamarra. "Estados como Florida, Carolina del Norte, Virginia, Nevada, Colorado, Iowa, Pennsylvania y Ohio, son clave para despejar la apretada carrera que hemos visto hasta ahora" agregó.

Ambos candidatos tienen programados de tres a cuatro eventos por día esta primera semana post convenciones, en estos estados clave, ( Clinton sigue con Colorado y Nevada), aunque en algunos rallies serán sus compañeros de fórmula, el demócrata Tim Kaine y el republicano Mike Pence, quienes tomarán el micrófono para defender las plataformas de sus compañeros de equipo.

"Hay unos estados con un peso electoral más grande como por ejemplo Florida que tiene 29 votos en el colegio electoral, o el mismo Pennsylvania con 20. Si Trump no gana Florida, tendrá una ruta crítica para llegar a la presidencia", añade Gamarra.

Según el politólogo Larry Sabato del Centro para la Política de la Universidad de Virginia, quien realiza clasificaciones políticas de acuerdo a los mapas de los colegios electorales, el número de estados indecisos o péndulo, se ha reducido de manera constante y Pennsylvania ya no es uno de ellos.

En su clasificación Sabato encontró que hay 190 votos que están en los bolsillos de los demócratas y 136 en el de los republicanos. Las tendencias también parecen favorecer a los azules pues 50 votos tienen tendencia demócrata frente a solo 27 con tendencia republicana.

Aunque estos cálculos parecen darle una victoria contundente a Clinton, lo cierto es que el voto independiente ha venido ganando terreno en las últimas encuestas y movimientos como #NeverTrump y #NeverHillary, sumados a los votantes libertarios de Gary Johnson, los verdes de Jill Stein y los que no se han registrado para votar, pueden hacer la diferencia en la victoria.

“Todos los años decimos que los hispanos son una fuerza electoral decisiva y creo que en esta elección no hay ninguna duda de que es así. Si hay un récord de registro de votantes entre ese grupo, los demócratas tienen fuertes opciones”, añadió Gamarra.

¿Cómo llegar a esos indecisos?

A la hora de la estrategia política, cada partido tiene sus retos. En el caso de Clinton, es decidir si va a capitalizar su camino en los logros del presidente Barack Obama y su coalición, que con discursos estelares de Joe Biden, Michelle Obama y el suyo propio, se robó aplausos durante los cuatro días de la Convención Demócrata en Filadelfia. Para quienes descalifican la gestión del actual presidente, ese camino puede no ser efectivo.

“Más del 70% de los estadounidenses piensa que estamos por mal camino. Esa es una visión cínica y oscura del futuro sobre la que los votantes culpan a la recesión de 2008 y al bipartidismo. La base de Trump está ahí en ese descontento", dijo a Univisión Noticias Fred Lokker, profesor de Ciencia Política en el Truckee Meadows Community College de Reno, Nevada.

"Sin embargo, al final de su segundo mandato, Obama sigue siendo un presidente muy popular (tiene una aceptación del 54% según Gallup ) y es natural que Clinton quiera catapultar sobre ello", agregó Lokker

De hecho las encuestas que posicionan a Hillary más cerca de ganar los votos electorales necesarios, asumen que los estados que le dieron la victoria a Obama en 2008 y 2012 permanecerán leales a los demócratas.

"Mientras la estrategia de Clinton seguirá siendo hablarle a las minorías promoviendo más registro de electores, la de Trump será ampliar su base de votantes blancos con el mensaje de que el país está hecho añicos y necesitamos reconstruirlo", explicó Gamarra.

El analista destaca que los demócratas se anotaron un tanto con el discurso del exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg durante la Convención pues le dijo a los independientes que "Clinton será lo que quieran decir de ella, pero es la única garantía de elegir un presidente cuerdo".

Miedo, esperanza, y castigo

La guerra de propaganda negra entre ambos aspirantes ha sido bastante agresiva hasta ahora y se ha construido no solo desde los equipos de campaña a través de los PAC y Super PAC, sino desde los mismos partidarios que gracias a las redes sociales tienen como nunca la capacidad de difundir teorías conspirativas y hacerlas masivas.

Sin embargo, en palabras del profesor Lokker, “ la publicidad negativa tiene una fecha de expiración y creo que ya comenzando septiembre no va a tener el mismo efecto. La gente va a empezar a ver a Trump como un bully si no se modera, no creo que siga tomando ese riesgo”.

"Todo lo que se ha dicho muy ligeramente en las primarias para llegar aquí va a ser mayor objeto de escrutinio en esta última fase", agrega el experto.

Según el portal Open Secrets, hay cuatro Super PACs que se constituyeron para hacer campaña anti Trump aunque solo dos de ellos lograron recaudar dinero: Our Principles PAC que a la fecha ha gastado $18 millones en publicidad contra el republicano y el Never Trump PAC que gastó $181,000 en los mismos objetivos.

En el caso de la causa anti Clinton, los números se duplican: nueve comités se constituyeron para enlodar su imagen aunque solo tres de ellos lograron recoger fondos para su propósito. Restoration PAC recogió casi 2 millones, American CrossRoads un poco más de $135,000, y America Rising PAC casi $55,000.

"En las campañas generalmente se difunden tres mensajes : miedo, esperanza y castigo. La combinación de estos tres elementos es lo que seduce a los votantes", explica el profesor Gamarra. Trump seguirá promoviendo el miedo "a los musulmanes, a los mexicanos, a los inmigrantes, con la promesa de castigo si no se les ataca". Clinton por su parte promoverá el miedo a Trump por ser un candidato "destructivo para el país que quiere regresar a épocas en las que no existían los derechos civiles", en contraste con la esperanza demócrata de que se puede elegir "un mejor futuro".

Serán 98 días de infarto, en los que los debates presidenciales ( cuyas fechas ya fueron criticadas por el candidato republicano) van a ser decisivos, según Lokker. De cómo los candidatos logren repuntar su imagen en estos eventos de consumo masivo, a la par de sus apariciones en los pequeños feudos electorales, será decisivo para el resultado de la última batalla política que les queda.

Lea también:

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés