null: nullpx
Elecciones 2016

Clinton en la mayor reunión de hispanos del país: "Un 'taco truck' en cada esquina me parece delicioso"

La candidata demócrata bromeó sobre las polémicas declaraciones de un partidario de Trump e hizo campaña junto al presidente Obama frente a miles de hispanos reunidos en Washington.
16 Sep 2016 – 10:06 AM EDT

WASHINGTON D.C - Acompañada por el presidente Barack Obama, Hillary Clinton pidió el apoyo de los latinos en la gala del Instituto de Liderazgo Hispano del Congreso (CHCI por sus siglas en inglés), que se celebra cada año en el mes de la Herencia Hispana en Washington.

El evento no partidista, en el que había pocos republicanos presentes, reúne a líderes del mundo político, del sector privado y de la sociedad civil para premiar a hispanos destacados, entre mujeres vestidas de gala y tacones altos y hombres trajeados.

A menos de 60 días de las elecciones, tanto la candidata demócrata como el presidente son conscientes de la importancia del voto latino.

El discurso de Obama levantó pasiones. El de Clinton buscó energizar a los hispanos para que salgan a votar, un pedido que cobró sentido de urgencia ante las últimas encuestas, que muestran un escenario electoral cada vez más reñido entre la demócrata y su rival republicano Donald Trump.


Despedida de Obama

Obama, que se dirigía a este foro por última vez como presidente, aprovechó para enumerar sus medidas más importantes de los últimos ocho años, tal como el seguro de salud Obamacare y el deshielo en las relaciones entre EEUU y Cuba.

“La salud no es un privilegio sino un derecho para todos” dijo antes de resaltar entre aplausos que “4 millones de hispano americanos” están asegurados bajo su plan.

Su discurso estuvo salpicado de intervenciones del público que tenían sabor a despedida: "¡Gracias Obama!", "Te quiero" o "Sí se puede".

El presidente hizo también referencia al muro que el candidato republicano Donald Trump promete construir si gana las elecciones. “Los inmigrantes no son criminales o violadores, sino personas que vienen aquí a trabajar buscando una mejor vida”, afirmó.

“Depende de todos nosotros. No lo puede hacer un presidente, ni la próxima presidente por muy fuerte que sea” agregó al pasarle la batuta a Clinton y pedirle un compromiso por parte de la comunidad hispana.

Su discurso terminó con aplausos efusivos del público.

El senador mexicano Zoé Robledo, venido desde el estado de Chiapas para el evento, dijo a Univisión Noticias que “hablar de los millones de hispanos que entraron en servicios de salud, estudiaron, se graduaron y montaron negocios muestra que Obama ha tenido a la comunidad hispana entre sus prioridades”.

Este político mexicano del partido PRD también reconoció que hubo millones de deportaciones a lo largo del mandato de Obama. “Se necesitan mejores leyes para atender a los migrantes tanto en EEUU como en México”, consideró.

Obama ha deportado a más inmigrantes que cualquier otro presidente en la historia de EEUU. El presidente entregará la Casa Blanca con más de 2.8 millones de deportados. De ellos, más del 40% no tiene antecedentes criminales.

Clinton consistente


En una de sus primeras apariencias públicas tras su descanso de tres días por neumonía, Hillary Clinton recordó su compromiso con la reforma migratoria en los primeros 100 días de su mandato. Reafirmó sus promesas de invertir en la creación de empleo, apoyar al pequeño empresario y trabajar para que haya paridad de salarios para las mujeres latinas.

Su discurso ha evolucionado desde el año pasado cuando, ante este mismo aforo, fue interrumpida por un activista de inmigración que criticó donaciones a su campaña por parte de empresas que administran centros de detención de inmigrantes.

En ese entonces, Clinton subió al escenario para entregarle un premio al cocinero español José Andrés, el mismo que está implicado en una demanda por el candidato Donald Trump por negarse a seguir adelante con un restaurante en el recién inaugurado Hotel Trump Internacional, debido a la retórica incendiaria del magnate.

Este jueves por la noche, Clinton prometió ponerle fin a "los centros de detención privados" además de acabar con “la detención familiar” y de “las redadas”.

“Esto es un momento crucial no solo para latinos, sino para nuestro país” dijo con un tono serio que cortó el ambiente festivo. “Cuando escuchas a un candidato presidencial lanzar un discurso de odio que divide, es fácil desanimarse”.

En un momento emotivo de la noche, Clinton contó la historia de un joven dreamer que murió como soldado en Irak y que recibió la ciudadanía de manera póstuma. Según la candidata demócrata, uno de los profesores del joven le había escrito para que ella “supiera que a pesar de lo que dice Donald Trump, los inmigrantes no son criminales ni violadores.”

Al hablar del candidato republicano sus palabras eran tajantes: “Tenemos que rechazar esta retórica que divide y pararlo de una vez por todas en noviembre” dijo subiendo el tono.

También gastó alguna broma, pero hubo una en particular que se llevó todos los aplausos: “Me parece que un 'taco truck' en cada esquina suena delicioso", dijo Clinton.

La broma hacía alusión a las polémicas declaraciones de un latino que apoya a Trump, quien alertó en televisión sobre el riesgo de que haya camiones de tacos "en cada esquina del país" si el republicano pierde las elecciones.

Convencer a los latinos

No hubo nada nuevo en el discurso de Clinton. Se pareció mucho al discurso que hizo ante la Liga de Ciudadanas Latinoamericanos Unidos (LULAC) el pasado 14 de julio en la misma ciudad.

Pero eso es precisamente lo que le gustó a Ben Monterroso, del grupo proinmigrante Mi Familia Vota: “A menos de 60 días de las elecciones, que Clinton siga siendo consistente es muy importante”, dijo este veterano activista por los derechos civiles.

En la actualidad, Monterroso vive entre Florida, Nevada, Colorado y Arizona donde prevé que “el voto latino será decisivo”.

Una encuesta exclusiva de Bendixen & Amandi International y The Tarrance Group para Univisión Noticias revela que Hillary Clinton tiene una considerable ventaja sobre Donald Trump entre los hispanos en esos cuatro estados, pero está por debajo de la votación que obtuvo Obama para ganar.

“Esta elección es demasiada importante para quedarse al margen” dijo Clinton al final de su discurso. Sabe que su candidatura es polémica y que muchos votantes están en contra de Trump pero tampoco están del todo convencidos por ella.

Quedan menos de dos meses para convencerlos.

Lea más:


Publicidad