null: nullpx
Elecciones 2016

Cleveland cruza los dedos para que la convención de Trump no estropee su nuevo amanecer

La ciudad que acoge desde este lunes el gran evento en que Donald Trump será nominado lleva décadas recurriendo a grandes proyectos para recuperar la vitalidad que tuvo en su pasado industrial.
18 Jul 2016 – 1:19 PM EDT

CLEVELAND, Ohio.- Residentes de Cleveland como Amid Yousef esperan hacer su agosto durante los cuatro días que durará la Convención Nacional Republicana que empieza este lunes.

Yousef da vueltas en su auto por la ciudad con un letrero electrónico a remolque que alquila por $500 al día para quien quiera promocionar cualquier mensaje. Espera despertar el interés de las decenas de miles de republicanos y otros grupos activistas venidos de todo el país para la cita en que Donald Trump será nominado como candidato presidencial. Su tarifa en cualquier otro día del año son $100 por día.

"No me importa que lo usen para promover sus ideas. El único límite es que no insulten a nadie", dice Yousef.

Cleveland espera que el gran evento republicano traiga una lluvia de dinero para revitalizar la alicaída economía local y promover la imagen de una ciudad que espera revertir de una vez un declive de más de cinco décadas. Pero desde que se se supo que el controvertido Trump sería el nominado, cundió la preocupación a que algo acabe saliendo mal. Las masacres y atentados terroristas de las últimas semanas no han hecho más que exacerbar la tensión.

Los organizadores estiman que el gasto directo en la ciudad será de unos $200 millones con base en la última convención nacional republicana, en Tampa, Florida. Para costear el gasto en seguridad las autoridades locales recibieron un subsidio federal por valor de $50 millones.

Hoteles, restaurantes y otros comerciantes hacen caja estos días gracias a los 50,000 visitantes que se esperan estos días entre delegados republicanos, donantes del partido, periodistas, manifestantes y otros activistas. Algunos hacen uso de su creatividad para rentabilizar el evento vendiendo pinturas o camisetas de Trump, el gran protagonista.


La municipalidad y el condado, ambos controlados por los demócratas, presentaron la candidatura para organizar el evento hace dos años con la mirada puesta en los beneficios económicos.

En la ciudad donde solo 6 de cada 100 votantes están registrados como republicanos, es sorprendente el entusiasmo que genera entre muchos el gran evento del partido del elefante.

"Que organicemos esta convención explica lo hospitalarios que somos en esta ciudad", le dice a Univision Noticias el concejal Tony Brancatelli.

Decadencia

Hoy es una de las ciudades más pobres del país, pero Cleveland fue en su momento de gloria un poderoso centro industrial gracias a su proximidad al Lago Erie y el Río Cuyahoga. Su emblemático rascacielos Terminal Tower llegó a ser el cuarto más alto del mundo con 235 metros de altura cuando fue concluido en 1930.


La estimación más reciente de población hecha por la Oficina del Censo en julio del año pasado es de 388,072, menos de la mitad de los 914,808 que alcanzó en su momento cumbre, en 1950.

Dos de cada cinco personas viven por debajo de la línea de la pobreza. Solo Detroit tiene un dato peor en este aspecto.

A lo largo de décadas, las autoridades han intentado reanimar la economía y frenar la fuga industrial pero no han tenido éxito. No sirvieron los programas de renovación urbana de las áreas abandonadas por el éxodo poblacional ni los grandes estadios deportivos y museos que han sido criticados como elefantes blancos.

Algunos residentes aún recuerdan con sorna el eslogan que un antiguo alcalde, George Voinovich, ideó en 1981 con el fin de despertar el entusiasmo: "Nueva York es la Gran Manzana, pero Cleveland es una ciruela".

Por eso los conocedores de esta larga historia de decepciones ven la convención republicana como otra iniciativa pública promovida a bombo y platillo incapaz de frenar la lenta decadencia de esta urbe.

"Los empresarios y otros propagandistas te van a decir que esto tiene un impacto fabuloso pero durará solo cuatro días y tras eso los problemas de fondo seguirán", le dice a Univision Norman Krumholz, que trabajó como urbanista de la municipalidad durante años.

Orgullo renovado

Los optimistas creen que la convención servirá para mostrar al mundo una Cleveland renaciente. Tras la Gran Recesión de 2008, nuevas empresas tecnológicas y biomédicas se han instalado en la ciudad trayendo consigo un flujo de jóvenes profesionales de otras partes del país.

"Estamos viendo por fin un punto de inflexión", dice Michael DeAloia, que trabajó como "zar de tecnología" de la municipalidad. DeAloia dice que la ciudad ha dejado de ser anti-sector privado. "Estamos viendo un efecto de bola de nieve y es el mercado y no las autoridades las que están en control", agrega.


El evento llega cuando muchos sacan pecho con orgullo después de que el mes pasado el equipo local de la NBA, los Cavaliers, ganara el primer gran torneo deportivo para un conjunto de Cleveland en 52 años.

Pero el clima enrarecido en que se celebrará la convención ha disipado ese ánimo. Ahora quienes hace dos años vieron como una buena noticia que Cleveland fuera la designada para organizar el evento esperan que la semana se pase sin sobresaltos.

"La mayoría de la gente espera que no haya disturbios", dice Larry Wanzo, un conductor de Uber, "hemos tenido problemas durante mucho tiempo".

Lea también:

Más contenido de tu interés