Educación Primaria

El estrés y el agotamiento se contagian en el salón de clases y podrían tener efectos nocivos en los estudiantes

La ausencia de un ambiente positivo para el aprendizaje puede poner en peligro el desarrollo social, emocional y académico de un estudiante.
30 Jun 2016 – 12:12 PM EDT

Cuando un maestro de primaria exhibe síntomas de agotamiento sus estudiantes experimentan más estrés y en consecuencia posibles problemas de adaptación, bajo desempeño académico y hasta problemas de salud mental, según un nuevo estudio llevado a cabo por científicas canadienses.

Las científicas de la Universidad de British Columbia (UBC) analizaron la presencia de cortisol o hidrocortisona -una hormona vinculada al estrés, dificultades en el aprendizaje y problemas de salud mental en el ser humano- en la saliva de más de 400 estudiantes de primaria y 17 maestros, y hallaron que en los salones en donde los maestros dijeron estar más agotados física y mentalmente, los alumnos presentaron mayor presencia del químico en su cuerpo.

"Esto sugiere que el estrés pudiera estar contagiándose en el salón de clases entre estudiantes y sus maestros", dijo Eva Oberle, la principal investigadora del estudio y profesora de la escuela de Salud Pública de la UBC.

Sin embargo, Oberle agregó que no se sabe quién contagia a quién, si maestros a estudiantes, o estudiantes a maestros.

"Se desconoce qué ocurrió primero, si los altos niveles de cortisol o el agotamiento de los maestros. Consideramos la conexión del estrés entre maestros y estudiantes como un problema cíclico en las escuelas", explicó la científica.

Oberle agregó que el clima de estrés en un salón de clases pudiera ser resultado del poco apoyo que reciben los maestros y maestras, quienes en consecuencia se ven imposibilitados de manejar efectivamente a sus alumnos.

"Desafortunadamente la pesada carga de trabajo, la falta de apoyo y la presión de los exámenes en donde hay mucho en juego se han convertido en preocupaciones comunes en la educación pública", indica el estudio.

"Muchos maestros experimentan estrés ocupacional y agotamiento, experimentan dificultades intentando formar relaciones cercanas con sus estudiantes y no tienen el apoyo que necesitan ni la capacidad de crear un ambiente positivo para el aprendizaje", agrega.

La ausencia de ese ambiente positivo puede poner en peligro el desarrollo social, emocional y académico de un estudiante, y su éxito en el futuro.

Otra explicación es que el agotamiento de los maestros sea producto del estrés de los estudiantes, su ansiedad, necesidades especiales o problemas de conducta que abruman a los educadores.

"Enseñar es una de las profesiones más estresantes y los maestros necesitan recursos adecuados y apoyo en sus trabajos para poder lidiar con el agotamiento y aliviar el estrés en el salón de clases", agregó Kimberly Schonert-Reichl, coautora del estudio y profesora de Educación de UBC.

Agregó que "si no apoyamos a los maestros, nos arriesgamos a que los estudiantes sean un daño colateral"de las deficiencias en el sistema público de educación.


Lea también:

Publicidad