publicidad
Dennis Caindec, maestro de la secundaria San Francisco International en SF.

De cada 100 maestros en las escuelas públicas de Estados Unidos, solo ocho son hispanos

De cada 100 maestros en las escuelas públicas de Estados Unidos, solo ocho son hispanos

Si los estudiantes tienen maestros que compartan con ellos experiencias, cultura o idiomas, eso puede tener un impacto positivo en su desarrollo académico. Pero un nuevo reporte del Departamento de Educación indica que esa meta aún está lejos.

Dennis Caindec, maestro de la secundaria San Francisco International en SF.
Dennis Caindec, maestro de la secundaria San Francisco International en SF.

Los maestros en las escuelas elementales y secundarias de Estados Unidos no son tan diversos racialmente como sus estudiantes.

De cada 100 maestros en las escuelas públicas del país, solo ocho son hispanos. En contraste, en el año escolar 2011-2012, 82% de los maestros de escuela pública son blancos mientras el 24% de los estudiantes son hispanos y el 16% son afroamericanos.

Los datos se desprenden de un nuevo reporte del Departamento de Educación sobre la diversidad en los salones de clase que indica que si ese panorama no cambia en el futuro inmediato ello puede afectar a alumnos que necesitan modelos a seguir que sean culturalmente afines.

La necesidad de diversidad en las escuelas es importante porque estudios sobre el tema indican que si un estudiante comparte experiencias, cultura o idioma con su maestro, se sienten más cómodos y el educador tiene un impacto positivo en su desarrollo académico.

"Tienen que haber maestros que representen la cultura que está representada en clase para que los alumnos tengan ese ejemplo, para que ellos puedan ver que ellos también pueden llegar a ser un profesional como un maestro", dice David Morales, uno de los dos educadores hispanos reconocidos esta semana por el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, en el marco de la Semana de Apreciación al Maestro.

El secretario de Educación, John B. King Jr., quien participó este viernes en una cumbre nacional sobre diversidad en Washington, D.C., señaló en un comunicado de prensa que "una fuerza laboral magisterial diversa no es un lujo, es un factor que realmente contribuye a mejores resultados en nuestras escuelas, lugares de trabajo y comunidades".

publicidad

" Es importante que los estudiantes de minorías tengan modelos a seguir que se parezcan a ellos y compartan experiencias comunes. Es igualmente importante que todos los estudiantes vean a maestros de minorías en roles de liderazgo en sus salones de clase y comunidades", agregó King.

De acuerdo con Morales, hay ciertos aspectos que pueden ser difíciles de entender si un maestro no comparte el trasfondo cultural del estudiante. El idioma, dice Morales, es parte esencial de esa empatía que los estudiantes necesitan de sus maestros.

Los datos más recientes del Departamento de Educación indican que en el año escolar 2011-2012, solo el 8% de los maestros de escuelas públicas en Estados Unidos es hispano, mientras el 24% de los estudiantes del sistema público son hispanos.

Los educadores afroamericanos enfrentan un panorama similar. Apenas 7% de los maestros son afroamericanos mientras 16% de los estudiantes son afroamericanos.

El panorama es desalentador pero no parece que esa tendencia vaya a revertirse en un futuro inmediato. De acuerdo con el informe, los estudiantes que se están graduando con licenciaturas en educación y que probablemente se integren a la fuerza laboral como maestros son en su mayoría blancos (73%), los hispanos representan el 49% de ellos y los afroamericanos son el 42% de dicha población.

publicidad

El reporte sostiene que para aumentar la diversidad en el magisterio se requiere más trabajo en la preparación y selección de maestros de minorías, así como en su ubicación y retención en el servicio.

Iniciativas como la del America's College Promise, que propone los primeros dos años de estudio gratuitos en los colegios comunitarios, y la serie de Becas Best Job, para el desarrollo profesional de los maestros en las escuelas más necesitadas del país, pudieran ayudar a aumentar la diversidad en la profesión, indica el informe.

"Es esencial que sigamos trabajando para aumentar la diversidad de la fuerza laboral educativa", dijo Elisa Villanueva Beard, presidenta de Teach For America, organización que recluta y capacita a nuevos docentes para que se desempeñen como maestros y líderes en comunidades de bajos ingresos.

"Sabemos que los buenos maestros vienen de todas partes, pero también creemos que los maestros que comparten referencias con sus estudiantes tienen el potencial de tener un impacto profundo adicional", agregó Villanueva Beard.

Morales ve eso en su día a día en el salón de clases en Mayfield High School, en Las Cruces, Nuevo México. "Yo quiero que alumnos como yo fui me vean como ejemplo y que digan, 'mira, yo también puedo ir al colegio, yo también puedo cumplir, yo también puedo hacer el trabajo. Si Morales lo pudo hacer, yo también lo puedo hacer'".

publicidad

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad