Ebola

Por qué la reaparición de casos de ébola en África debe preocupar a todo el planeta

Hace dos años, el letal y contagioso virus para el cual todavía no hay vacuna o tratamiento efectivo, llegó a países occidentales como España o Estados Unidos. Miles de personas murieron en esa ocasión, pero todo apunta a que la Organización Mundial de la Salud aprendió la lección y está mejor preparada para encararlo esta vez.

La República Democrática del Congo declaró el martes una nueva epidemia del ébola luego de que se confirmaran dos casos en el poblado de Bikoro, en el noreste del país. Aunque de entrada parezca que se trata de un brote aislado en un sitio remoto, el mundo entero debe permanecer vigilante.

Entre 2014 y 2016, durante una de las epidemias más agresivas de la historia que comenzó en África Occidental, el letal virus se cobró al menos 11,310 vidas y afectó a 10 países, incluidos España y Estados Unidos. El miedo a que se repita algo similar siempre está latente.

Apareció por primera vez en el Congo en 1976. Cada epidemia es distinta y las acciones de salud pública que se tomen son determinantes para controlar su curso. “Actuar rápido salva vidas”, asegura a Univision Noticias Julie Fischer, profesora de Microbiología e Inmunología de del Centro Médico de la Universidad de Georgetown.

El hecho de que los síntomas iniciales (mareos, debilidad, dolor de cabeza) se asemejen a los de otros virus más comunes y que el período de incubación llegue hasta 30 días recalca la importancia de que se hagan las pruebas de diagnóstico y se informe oportunamente a los proveedores de salud, algo que no ocurrió en la epidemia del 2014/2016.

Pero, según la experta, la OMS y las autoridades locales han aprendido las lecciones y están mucho mejor preparados para hacer frente a la amenaza.

La epidemia más reciente registrada el año pasado en un área bastante remota del Congo fue contenida en apenas 42 días con un saldo de cuatro muertos. Sin embargo, Fischer aclara que con un virus tan peligroso nunca se debe bajar la guardia. “Aunque la epidemia ocurra en un lugar remoto sabemos que la gente en esa región se desplaza mucho y se traslada para buscar ayuda médica o si cree que fue expuesta a una enfermedad letal. El miedo radica en que en el siglo XXI la gente fácilmente puede desplazarse a áreas muy pobladas”, explica.

La Organización Mundial de la Salud informó que en las últimas semanas se han registrado en la RDC 21 casos sospechosos y 17 muertes por fiebre hemorrágica como la que produce el ébola, pero no han sido confirmados en el laboratorio.

¿Por qué es tan peligroso?

  • Tiene una elevada tasa de mortalidad: 50% de quienes contraen el ébola mueren. Los síntomas iniciales son dolor de cabeza o garganta, debilidad y mareos, pero en la fase más avanzada la persona presenta vómitos extremos, diarrea, erupción, síntomas de fallas renales y, en muchos casos, sangramientos.
  • Es muy contagioso. No se transmite por el aire, sino por los fluidos corporales como la sangre, el sudor o el semen. Por eso sin medidas de protección puede propagarse rápidamente. El personal médico que atiende a los pacientes debe usar un traje especial.
  • No existe un tratamiento efectivo. Si se detecta temprano lo único que se puede hacer es hidratar bien a la persona y tratar las infecciones secundarias que surjan, lo que puede aumentar el chance de sobrevivir.
  • Todavía no hay vacuna que prevenga el contagio: se han hecho algunos ensayos clínicos con resultados promisorios, pero todavía no se ha encontrado una vacuna lo suficientemente efectiva y que brinde protección prolongada.

¿Qué se está haciendo para contenerlo?

“La OMS está trabajando de forma estrecha con Médicos Sin Fronteras y otros socios para asegurar una respuesta sólida de apoyo al gobierno de la República Democrática del Congo y evitar que la enfermedad se propague”, dijo en un comunicado Allangar Yokuide, representante de la OMS.

Este miércoles un grupo de expertos viajará hasta Bikoro con el equipo necesario para responder a la epidemia. La OMS también destinó un fondo de emergencia de 1 millón de dólares para contener el brote. Nuevamente su capacidad de respuesta se pone a prueba.