Ebola

Temen “aumento explosivo” del ébola en el Congo: confirman el primer caso en un centro urbano

La epidemia ha alcanzado nuevas dimensiones, pues el virus llegó a la ciudad de Mbandaka que tiene un millón de habitantes y está cerca de una importante ruta de intercambio comercial, lo que aumenta las posibilidades de que traspase las fronteras del país, algo similar a lo que ocurrió en 2014 cuando murieron más de 11,000 personas.

La epidemia del ébola en el Congo llegó a una ciudad con más de un millón de habitantes lo que supone nuevos retos para intentar contenerla. De los dos casos de fiebre hemorrágica reportados en el área de Wangata, que incluye Mbandaka, capital de la provincia de Equateur, uno fue confirmado como ébola, informó el ministro de Salud de ese país Oly Ilunga.

La ciudad queda a 93 millas del área rural donde comenzó la epidemia, que fue anunciada la semana pasada. Tiene 1.2 millones de habitantes y yace en el perímetro del río Congo, un área crucial de intercambio comercial con la capital del país Kinshasa, con 10 millones de habitantes.

“Estamos entrando en una nueva fase de la epidemia de ébola que ahora afecta tres zonas, incluyendo una urbana”, declaró a AP.

Hasta ahora se han reportado 44 casos de ébola: tres confirmados, 20 probables y 21 de los que se tienen sospechas. De esas 44 personas, 23 han muerto.

El que la epidemia se haya esparcido a un área urbana eleva las probabilidades de que haya un “aumento explosivo” de los casos, advirtió a la BBC el funcionario de la Organización Mundial de la Salud, Peter Salama. “Tenemos ébola urbano que es muy distinto al ébola rural. El potencial de un aumento explosivo de casos está ahí”, declaró.

"El reto ahora es mucho más difícil", escribió en su cuenta de tuiter el jueves en la mañana.


El temor es que la ubicación de Mbandaka, cercana al río tan usado para transporte, permita que el virus pase a países cercanos como Congo-Brazzaville y la República de África Central, así como a Kinshasa, una ciudad con 10 millones de habitantes, advirtió Salama.

Entre 2014 y 2016, durante una de las epidemias más agresivas de la historia, que comenzó en África Occidental, el letal virus se cobró al menos 11,310 vidas.

En esa oportunidad fue tan letal porque llegó a capitales como Guinea, Sierra Leona y Liberia, y de ahí se esparció hasta 10 países, incluyendo España y EEUU. La capacidad de respuesta de la OMS quedó en entredicho y el miedo a que ocurra algo similar siempre está latente. Pero todo apunta a que las lecciones han sido aprendidas.

El Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud anunció que se reunirá este viernes para evaluar los riesgos internacionales de la epidemia y determinar si declaran una “emergencia de salud pública de preocupación internacional” que implicaría mayor involucramiento y movilización de recursos.

“Mejores herramientas para combatirlo”

La OMS informó que han desplegado personal de campo al área para identificar a las personas que han entrado en contacto con las víctimas. Quienes tengan síntomas o hayan estado en contacto con alguien infectado se les dará la vacuna experimental que ha probado ser altamente efectiva en ensayos clínicos realizados durante el agresivo brote de África Occidental en el 2014-2016. Este miércoles se enviaron más de 4,000 dosis al lugar.

“Es un hito preocupante, pero tenemos mejores herramientas para combatir el Ébola que en el pasado”, aclaró Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

El organismo anunció que hasta ahora los organismos de salud han identificado a 430 personas que han podido entrar en contacto con el virus y que están trabajando para rastrear a más de 4,000 contactos de pacientes con ébola.

13 países de la región están implementando controles más rigurosos en las fronteras con la República Democrática del Congo.

Aproximadamente 50% de quienes contraen el ébola mueren. Los síntomas iniciales son dolor de cabeza o garganta, debilidad y mareos, pero en la fase más avanzada la persona presenta vómitos extremos, diarrea, erupción, síntomas de fallas renales y, en muchos casos, sangramientos.

El virus se transmite por los fluidos corporales como la sangre, el sudor o el semen. Por eso sin medidas de protección puede propagarse rápidamente.

Todavía no existe un tratamiento efectivo. Si se detecta temprano lo único que se puede hacer es hidratar bien a la persona y tratar las infecciones secundarias que surjan, lo que puede aumentar el chance de sobrevivir.

“Actuar rápido salva vidas”, dijo a Univision Noticias Julie Fischer, profesora de Microbiología e Inmunología de del Centro Médico de la Universidad de Georgetown.

El hecho de que los síntomas iniciales se asemejen a los de otros virus más comunes y que el período de incubación llegue hasta 30 días recalca la importancia de que se hagan las pruebas de diagnóstico y se informe oportunamente a los proveedores de salud, algo que no ocurrió en la epidemia del 2014/2016, recalcó la experta.

RELACIONADOS:SaludEnfermedades