Drogas y Adicciones

Uso de opioides en mujeres embarazadas se cuadruplicó en 15 años en EEUU, advierten autoridades sanitarias

Ni siquiera los niños que están en el vientre materno escapan de los peligrosos estragos de la epidemia que azota al país. Muchas veces sus madres temen decir la verdad al médico, lo que evita que reciban un tratamiento adecuado que las ayude a ellas y a sus bebés.
11 Ago 2018 – 9:37 AM EDT

Aún cuando está comprobado que deterioran la salud de madre y del bebé que llevan en su vientre, el uso de opioides en mujeres embarazadas se cuadriplicó en 15 años según un reporte publicado este jueves por los Centros del Control y Prevención de Enfermedades.

Cualquier opioide, sea heroína o un medicamento por prescripción para controlar el dolor, aumenta el riesgo de parto prematuro, genera síndrome de abstinencia neonatal y en algunos casos conlleva la muerte de la madre.

“Más y más mujeres presentan desorden de uso de opioides al momento del parto”, advirtió en el reporte Wanda Barfield, directora de la División de Salud Reproductiva de los CDC.

La investigación en la que se basa este reporte analizó datos recabados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos entre 1999 y 2014. Durante ese tiempo, la prevalencia de uso de opioides en mujeres que daban a luz en hospitales en todo el país aumentó en 333%: de 1.5 casos por cada 1,000 partos, a 6.5 por cada 1,000.

Los investigadores hallaron que hubo mucha diferencia entre estados. En California y Hawaii el incremento fue muy pequeño; mientras que Maine, Nuevo México, Vermont y West Virginia reportaron el aumento más elevado.

Se cree que políticas estadales contribuyen a estas variaciones. Apenas 8 estados exigen que los profesionales de salud hagan pruebas de drogas prenatales si hay indicios, mientras que 24 estados exigen que los profesionales de la salud reporten los casos sospechosos. Y 21 estados consideran que el uso de sustancias durante el embarazo es abuso infantil.

El problema es que estas estrictas normativas pueden hacer que las mujeres mientan a sus médicos y, por tanto, no reciban la ayuda que tanto necesitan. Sin embargo, el reporte de los CDC aclara que los “datos acerca del impacto de estas políticas son escasos”.

Miedo a ser juzgadas


“El embarazo es una etapa muy importante. A las mujeres muchas veces les preocupa su salud y la de su bebé, pero también temen ser juzgadas”, dijo a CNN Elizabeth Krans, profesora del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Pittsburgh.

“Hay tratamientos efectivos que están disponibles durante el embarazo y motivamos a las mujeres a buscar ayuda y empezar esas terapias cuanto antes”, reiteró.

Distintas historias, un mismo problema: los rostros de la epidemia de opioides en EEUU

Loading
Cargando galería