null: nullpx
Diplomacia

Peña Nieto pide desterrar los discursos de odio contra migrantes

El presidente mexicano defendió el papel positivo que desempeñan los migrantes en las culturas de los países a los que llegan y subrayó que la comunidad internacional debe mejorar su situación.
19 Sep 2016 – 2:21 PM EDT

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, advirtió que México seguirá trabajando para que se reconozca a los migrantes como agentes de cambio, defendió la necesidad de protegerlos y recordó que "la historia demuestra que no hay barreras que detengan el movimiento de las personas".

"No las hay naturales ni tampoco artificiales. Para cada río ha habido siempre un puente, para cada obstáculo ha habido siempre un camino", señaló Peña Nieto en su intervención en la cumbre sobre refugiados y migrantes que se celebra en Naciones Unidas.

El presidente mexicano defendió el papel positivo que desempeñan los migrantes en las culturas de los países a los que llegan y subrayó que la comunidad internacional debe mejorar su situación.

"Tenemos un compromiso pendiente con ellos que todos debemos asumir, porque la migración no representa solamente el pasado y el presente de la humanidad, sino también su futuro", insistió.

Peña Nieto centró su intervención en la migración e hizo hincapié en el carácter positivo de los movimientos de población, que a lo largo de la historia han diseminado tradiciones, ideas, conocimientos, adelantos tecnológicos y valores alrededor del mundo.

"Los migrantes simbolizan la fuerza que ha hecho avanzar a la humanidad", defendió, subrayando que "el movimiento es parte esencial del ser humano".

Peña Nieto recordó que su país es "origen, tránsito, destino y retorno de personas" y que es "orgullosamente mestizo, pluricultural y diverso" fruto de múltiples migraciones a lo largo de la historia.

"Los mexicanos creemos firmemente que el mestizaje es el futuro y destino de la humanidad", apuntó.

De cara a la negociación de los pactos globales sobre migrantes y refugiados que tendrá lugar en los próximos años, Peña Nieto defendió que debe tenerse en cuenta un enfoque de derechos humanos que establezca obligaciones para los Estados y una corresponsabilidad entre los países de origen, tránsito y destino.

Además, dijo que esos documentos deben reconocer las aportaciones de los migrantes, contribuir a erradicar la intolerancia, los prejuicios y el racismo y fortalecer las capacidades de los Estados para atender a quienes llegan a sus fronteras, entre otras cosas.

Según adelantó, México se ha ofrecido para acoger una reunión internacional preparatoria en 2017 y "seguirá trabajando para que se reconozca a los migrantes como agentes de cambio y desarrollo".

Lea:


Más contenido de tu interés