null: nullpx
Impuestos

¿Cuánto es que debo? Nueva ley de impuestos deja a estadounidenses en shock

Algunos contribuyentes acostumbrados a recibir un reembolso en la temporada de impuestos se enfrentan esta vez a una factura inesperada. Los cambios a la ley de impuestos impactan más a quienes no hicieron un ajuste de retenciones de su nómina. Ellos han llevado más dinero a casa cada mes, pero ahora tienen una deuda con el fisco.
20 Feb 2019 – 8:19 PM EST

Espera, ¿le debo al IRS? La primera temporada de impuestos bajo la nueva ley federal de impuestos está resultando sorpresiva, confusa y ocasionalmente espantosa para algunos estadounidenses, especialmente para aquellos que estaban acostumbrados a que el gobierno les devolviera dinero.

Pongamos el caso de Andy Kraft y Amy Elias, de Portland, Oregon. La pareja se había acostumbrado a recibir un pequeño reembolso cada año (unos pocos cientos de dólares o más). Y de pronto descubren que este año deben $10,160 dólares.

"Nunca olvidaré el momento, pensé 'parece que estamos bien' y después agregamos la siguiente W-2 y se me cayó la mandíbula al suelo," dijo Kraft. "De ninguna manera quería creer que lo que estaba viendo fuera correcto".

El presidente Trump prometió una reducción de impuestos con la nueva ley. Y en gran medida, la mayoría de los estadounidenses la verá. El Centro de Políticas de Impuestos proyectó que la ley de impuestos reduciría los impuestos de ingresos individuales aproximadamente $1,260 dólares en promedio, aunque beneficia más a quienes ganan más.

Así que no a todos les llegará una enorme factura fiscal o notarán una caída en su reembolso.

Algunas personas ya notaron el beneficio al ver crecer sus cheques de pago. Eso es porque la ley obligó a los empleadores a cambiar el monto retenido. Pero el sistema está lejos de ser perfecto y muchos trabajadores no apartaron la cantidad suficiente para el pago de impuestos. Ahora, el IRS (Internal Revenue Service) quiere ese dinero.

Además la ley también eliminó las exenciones personales, aumentó los créditos infantiles, limitó las deducciones populares y en general, terminó con muchas prácticas familiares que influyen en el pago de impuestos. Esto hace sentir a los contribuyentes un poco a la deriva.

"Nosotros estabamos muy cómodos con nuestra ley de impuestos, era la misma desde 1986, de pronto todas estas cosas que eran muy importantes para la gente cambiaron... Es todo diferente," dijo Howard Gleckman, investigador del Centro de Políticas de Impuestos (Tax Policy Center).

Kraft y Elias tienen recursos para pagar su factura fiscal, pero de cualquier forma él sigue atónito. Incluso trató de repasar el proceso en reversa para entender cuándo se equivocaron, sumergiéndose entre las páginas de reglas del IRS. Reunió meticulosamente todos los números. De últimas, la pareja le pidió a un contador que verificara los números que ellos estaban viendo en TurboTax. Eran aplastantemente correctos.

Su impuesto total estaba un poco por encima, unos $300 dólares, debido a cambios en sus finanzas. Su tasa de impuestos efectiva fue menor, pero aún así ellos le deben al gobierno.

"Me siento como si hubiera alcanzado un estado aceptación tras el duelo," dijo él. "De alguna enredada manera yo debí de haber ido pagando esto a lo largo del año y ahora es solo que tengo que pagarlo en una suma global".

Algunos expertos como Gleckman instan a los contribuyentes a que se obsesionen menos con su reembolso o con su deuda fiscal al medir el efecto de la nueva ley de impuestos, ya que éstos son una parte pequeñísima de su cuadro fiscal.


Pero lo cierto es que muchos estadounidenses confían ahora en sus reembolsos. Alrededor de tres cuartos de los contribuyentes estadounidenses obtienen uno típicamente y estos se promedian en $2,800 dólares. Para algunos hogares de bajos ingresos, este es el ingreso en efectivo más grande del año.

El IRS reportó el jueves pasado que el reembolso de impuestos promedio hacia la segunda semana de la temporada era $1,949 dólares, un 8.7%más bajo que el año pasado. El número total de reembolsos bajó un 16%.

Los expertos advierten que es demasiado pronto para tener conclusiones respecto a una temporada de impuestos que termina hasta abril. Y el número de devoluciones –27 millones se contaban hasta el 8 de febrero pasado– es 10% menor que hace un año, debido en parte al cierre parcial de gobierno. Tendremos una imagen mucho más clara mientras más declaraciones se procesen, más reembolsos se emitan y el IRS recupere su velocidad habitual.

De cualquier forma, los resultados iniciales han sorprendido a los contribuyentes tempraneros y han preocupado a aquellos que aún no hacen su declaración.

Parte del problema se centra en cómo los empleados y empleadores ajustaron (o no ajustaron) las retenciones a la nómina para explicar los cambios de la ley. El gobierno emitió directrices actualizadas sobre las retenciones, para ayudar a los empleadores a determinar la cantidad de la nómina de sus empleados tenía que apartarse para cubrir impuestos. Reteniendo mucho obtienes un reembolso tras declarar impuestos; reteniendo poco quedas a deber.


Es, en el mejor de los casos, un estimado. Pero un estimado que se volvió mucho más difícil de calcular bajo la nueva ley.

La Oficina de Responsabilidad del Gobierno (The Government Accountability Office) estimó en un reporte publicado el verano pasado que cerca de 30 millones de trabajadores retenían muy poco dinero de su nómina, lo cual hizo crecer la paga que se llevaban a casa, pero aumentó su deuda fiscal. Esos son como 3 millones de trabajadores más de lo normal.

Pocos contribuyentes parecen haber seguido el consejo del IRS de checar el monto de sus cheques para asegurarse de que les estaban reteniendo el monto adecuado. El procesador de pagos ADP, responsable de pagarle a uno de cada seis estadounidenses, dijo que la gran mayoría de la gente en su sistema no actualizó sus retenciones el año pasado.

Algunos contribuyentes que sí hicieron ajustes, se toparon con que no podían hacerlo correctamente.

Kevin McCreanor y su esposa son de Milton, Georgia. Ellos normalmente obtienen un reembolso considerable cada año (fue de más de $12,000 dólares el año pasado). Aunque saben que esperar un reembolso grande no es la mejor estrategia financiera, a ellos les viene bien y destinan el dinero que les devuelven a pagar la educación de su hija. Sus ingresos, provenientes en primer lugar del trabajo de su esposa en telecomunicaciones, pueden variar muchísimo, de modo que encontraban cierta comodidad en nunca lidiar con una factura.

La pareja aumentó las retenciones del cheque de pago de ella para asegurarse de que recibirían la misma cantidad, pero descubrieron que este año solo les devolverán $519. Su ingreso y tasa de impuestos aumentó, y McCreanor reconoce que quizá pudo haber hecho algo más para prepararse, pero al mismo tiempo está muy decepcionado.

Algunas sorpresas fueron bienvenidas, de cualquier forma. Brian Goodel y su esposa suelen enfrentarse cada año a una factura de impuestos que puede ir de los $10,000 a $15,000 dólares. Pero este año la pareja de Oregon va a recibir un reembolso de $15,000 dólares. Ellos creen que los benefició el aumento al crédito de impuestos infantiles. También hicieron más donaciones de caridad y aumentaron sus retenciones. Aunque Goodell no está muy seguro de qué provocó que les fuera tan bien este año, con gusto recibirá el reembolso.

Los contribuyentes pueden hacerse una mejor idea de las tarifas mirando su tasa efectiva de impuestos. La información está disponible en el resumen que envía cualquier contador o en un software de impuestos. También pueden revisar el "impuesto total" (total tax) en esos resúmenes o en el formato 1040. No son medidas perfectas tampoco, pero ofrecen perspectiva.

Hay que recordar que obtener un reembolso no es necesariamente bueno. Salir a mano es en realidad el mejor resultado desde un punto de vista económico. Si obtienes un reembolso quiere decir que el gobierno ha estado reteniendo tu dinero mientras pudiste haberlo usado.

Adicionalmente, consideren que los impuestos raramente pueden compararse de un año a otro, dijo Eric Bronnenkant, director de impuestos de Betterment y estratega financiero certificado. Las vidas de las personas cambian de maneras que pueden influenciar dramáticamente sus impuestos, como cuando se casan o se divorcian, o cuando tienen hijos, o se mudan o cambian de trabajo. El contribuyente promedio puede no darse cuenta del impacto que algunos de estos cambios pueden tener.

"No me sorprende la reacción de la gente," dijo Bronnenkant. "Pienso que en algunos casos la reacción está más justificada que en otros".

En fotos: La reforma de impuestos avanza en el Senado en medio de protestas

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ImpuestosEstados Unidos
Publicidad