null: nullpx
Detector de Mentiras

Trump asegura que la aprobación de su gabinete es la que más tardó. Los datos dicen lo contrario

El presidente ataca a la Oficina de Ética por los atrasos para aprobar a su gente. En realidad, el ente trabaja más rápido en esta transición que en la de Obama en 2009, aunque los nominados actuales tienen vínculos financieros mucho más complejos
19 Jun 2017 – 3:22 PM EDT

La primera reunión del gabinete completo de Donald Trump trascendió por un episodio inédito en la política norteamericana: hubo una larga ronda de halagos hacia él por parte de cada miembro de su equipo. Esto despertó críticas, burlas y hasta se dijo que era una escena digna de Corea del Norte.

En esa reunión Trump aprovechó para quejarse de la demora de los senadores demócratas en aprobar a los miembros de su Administración y atacó a la Oficina de Ética Gubernamental (OGE por su sigla en inglés), sugiriendo que tarda mucho para aprobar a su gente.

Pero eso no es cierto. De hecho, los datos de la agencia muestran que los candidatos de Trump están siendo confirmados con mayor rapidez que los de Barack Obama en 2009.

La OGE se encarga de "prevenir los conflictos de intereses en el ala ejecutiva", implementar reglas éticas y vigilar su cumplimiento. Asesora al presidente y al Senado en el proceso de aprobación de los candidatos a ocupar puestos de gobierno. También revisa las declaraciones financieras de los nominados en busca de posibles dilemas éticos. Por eso su rol es clave en las transiciones entre Administraciones.

“Lo largo del proceso de confirmación batió records (..) con (la aprobación de) algunas de las mejores personas de nuestro país siendo demoradas, demoradas y demoradas (...) Y ese también es un proceso muy largo, incluyendo al Comité de Ética, con el que se ha hecho muy difícil de tratar”, dijo Trump en el encuentro del 12 de junio.

Datos lo desmienten

Pese a las críticas de Trump, los hechos sugieren que su equipo está retrasado en el envío de documentos a la OGE. Este gobierno había entregado 331 reportes de candidatos al 9 de junio, mientras que la administración Obama había proporcionado 483 en el mismo periodo.

“La OGE ha estado procesando los informes más rápido que lo que lo ha hecho en la transición de 2009”, dijo a Univisión el vocero de la entidad, Vincent J. Salamone.

El tiempo promedio que la oficina tomó para aprobar a los candidatos del equipo de Trump fue de 26 días, frente a los 32 que le dedicó a los nombramientos de la Administración de Obama. Este cambio fue posible gracias a nuevas tecnologías y recursos implementados por el órgano estatal. “Sin embargo, no podemos enviar los informes hasta que los hayamos recibido”, explicó Salamone.


Menos informes pero más complejos

Los datos de la OGE también revelan que los informes de los nominados de Trump son más complejos que los del gobierno anterior,

La oficina determina el grado de complejidad de cada reporte al clasificarlos en: simple, cuando el candidato tiene bienes “comunes y sencillos”, moderado, cuando el nominado es “moderadamente adinerado y tiene activos variados”, complejo, cuando el solicitante es “adinerado y tiene conflictos de interes” y extremadamente complejo. Esto se da cuando el informe sólo puede ser revisado por examinadores financieros con experiencia y los asuntos éticos deben ser analizados por un grupo de empleados de la agencia.

En marzo de 2017, Trump había mandado 63 informes, en comparación a los 228 que Obama entregó en la misma fecha de 2009. Y mientras el 24% de reportes de los candidatos de Trump que recibió la OGE son extremadamente complejos, solo el 3% era así en el caso de Obama. La porción de solicitantes 'complejos' fue de 43% de los candidatos de Trump y 26% de Obama, y de simples 11% del primero y 29% del segundo.

Relación complicada

Los choques entre Trump y la OGE no son nuevos. Antes de que el republicano asumiera el poder, el ente había alertado sobre los posibles conflictos de intereses del Presidente, y su director, Walter M. Shaub, había expresado preocupación debido a que se agendaron audiencias de confirmación de miembros del gabinete que todavía no habían terminado de ser examinados por la agencia.

Hace poco Trump pidió a la oficina renunciar a la solicitud de información sobre los permisos que entregó a exlobistas para trabajar en entes federales o en la Casa Blanca.

En otra ocasión, la OGE debió llamar la atención de la Casa Blanca por no haber sancionado a la asesora del presidente, Kellyanne Conway, por haber publicitado la marca de Ivanka Trump en una entrevista en el canal Fox News.

Publicidad