publicidad
El presidente Donald Trump durante la primera reunión en pleno de su gabinete.
Jorge Castañeda
Opinión

Político, intelectual y comentarista, ex Secretario de Relaciones Exteriores de México.

La reunión del gabinete de Trump y la “bananerización” de Estados Unidos

La reunión del gabinete de Trump y la “bananerización” de Estados Unidos

“Se suponía que solo en las repúblicas bananeras pasaban cosas de este tipo”. “¿Qué hora es Teniente?”, preguntaba el dictador de… (ponga usted el país); contestaba el oficial: “la que usted diga señor Presidente”.

El presidente Donald Trump durante la primera reunión en pleno de...
El presidente Donald Trump durante la primera reunión en pleno de su gabinete.

La comentocracia estadounidense se desvivió la semana pasada ante el patético espectáculo de una reunión de gabinete del presidente Donald Trump en la Casa Blanca. Transmitido en vivo en la televisión nacional, todos los secretarios del despacho estadounidense agradecieron al “Señor Presidente” el privilegio, el lujo, el honor, el favor, de haberles permitido servirle y bajo su mando, al pueblo estadounidense, y lo felicitaron por su extraordinaria labor al frente de las instituciones estadounidenses. El propio Trump no se midió: afirmó que por lo menos desde Roosevelt, ningún presidente había sido tan productivo durante sus primeros 120 días como él.

publicidad

Realmente se trató de un montaje deliberado, consiente y lamentable. Un triste espectáculo de bananerización de Estados Unidos. Se suponía que solo en las repúblicas bananeras pasaban cosas de este tipo. “¿Qué hora es Teniente?”, le preguntaba el Señor Presidente en México, o en Guatemala o en Paraguay o en cualquiera de los países latinoamericanos con dictadores de un tipo o de otro; contestaba el oficial: “la que usted diga señor Presidente”.

Pero quizás lo peor de esta obligación colectiva a la que Trump sujetó a sus principales colaboradores –por cierto no solo del gabinete: Reince Priebus, el jefe de la oficina de la presidencia, quizás fue el más arrastrado de todos– fue la falta de dignidad de cualquiera de ellos.

Se trata en muchos casos de personalidades que han tenido cierto éxito en su vida profesional antes de entrar al gobierno: militares, empresarios, algunos activistas de derecha en distintos ámbitos, en fín. La mayoría son de una gran mediocridad pero en todo caso no tenían motivos para sufrir la indignidad a la que los sujetó Trump. Ninguno se negó a participar en este teatro ridículo; ninguno renunció; ninguno se ausentó; todos bajaron a beber agua.

Tiene un fuerte parecido esta aberrante alegoría, con lo que sucedió con el gabinete presidencial de Enrique Peña Nieto en el Estado de México. Sin tener la certeza de que haya contabilizado a todos, tengo entendido que nueve secretarios de estado fueron encargados de subregiones en el Estado de México para llevar a cabo la estricta aplicación de las instituciones presidenciales.

publicidad

Se trataba de ganar a toda costa; de asegurar que se robara poco, que se gastara mucho, que se regalaran todos los tinacos habidos y por haber, que se llevara a votar a todos los que podían votar por el PRI y que se disuadiera a todos los que no lo iban a hacer, de votar hasta dónde fuera posible. Nueve secretarios de Estado incluyendo a personas que, ó bien por su cargo –Hacienda– ó bien por su trayectoria –Narro– debían haberse excusado de un comportamiento de esta patética naturaleza, pero al igual que con Trump, la mitad del gabinete presidencial concedió.

Ninguno renunció. Ninguno dijo que no. No sabemos si de los otros nueve algunos se negaron a participar en este juego inmoral, pero si tenemos la certeza que los nueve lo hicieron de muy buena gana, hasta riéndose y divirtiéndose en los actos “multitudinarios” de acarreados, del candidato Alfredo del Mazo.

Podrán presumir ellos que de algo sirvió: ganaron. Podrán justificarse alegando que a la larga todo el mundo se olvidará de su reprobable actuación, pero que todo el mundo recordará que Del Mazo venció. Y tal vez tengan razón.

Como tal vez tengan razón los integrantes del gabinete de Trump, al pensar, o decir, que poder hacer el bien desde la secretaría de Comercio, de Finanzas, de Seguridad interna, de Estado, o de Defensa, bien vale una breve humillación, aunque pase en vivo y a todo color en cadena nacional. Pero que quede claro: en todas partes se cuecen habas.

publicidad

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad