publicidad
Donald Trump le estrecha la mano a Kris Kobach, vicepresidente de la Comisión de Fraude Electoral.

Más de 44 estados rechazaron dar datos a la Comisión de Fraude Electoral, pero no por lo que insinúa Trump

Más de 44 estados rechazaron dar datos a la Comisión de Fraude Electoral, pero no por lo que insinúa Trump

Contrariamente a lo que afirmó el presidente, los que se opusieron a la solicitud de entrega de esta información no están escondiendo nada, pero deben cumplir con exigencias de privacidad y manejo de datos.

Donald Trump le estrecha la mano a Kris Kobach, vicepresidente de la Com...
Donald Trump le estrecha la mano a Kris Kobach, vicepresidente de la Comisión de Fraude Electoral.

La solicitud de la Comisión de Fraude Electoral de los datos personales de los votantes incluyendo nombres, fecha de nacimiento, dirección, historial de voto, los 4 últimos dígitos del número de seguridad social y hasta cualquier registro sobre condenas por delitos, despertó la resistencia de políticos, organizaciones y expertos. Más de 44 estados se negaron a otorgar esta información. Y el presidente cuestionó los motivos del rechazo en un tuit:

“Muchos estados se están negando a darle información al muy distinguido PANEL DE FRAUDE ELECTORAL. ¿Qué están tratando de esconder?”


Las verdaderas razones que fundamentan el rechazo a proporcionar la información:

Privacidad y manejo de datos


La solicitud de la Comisión de Fraude Electoral viola leyes estatales. Las normas respecto a la distribución, manejo y depósito de estos datos personales varían según los estados. “Hay leyes estatales alrededor del país que ponen límites en exactamente qué se puede proporcionar de un archivo de votantes y a veces restringen quién puede obtenerlo. Hay estados que han dicho: nuestro archivo de votantes puede ir a ciertas entidades, y esta comisión del gobierno no califica como ninguna de ellas”, explicó a Univision Noticias Tomas Lopez, abogado del Programa Democracia del Brennan Center for Justice de la Universidad de Nueva York.

publicidad

En Indiana, por ejemplo, dos asociaciones civiles presentaron una denuncia para impedir que su secretaria de Estado, proporcione información de los votantes a la Comisión de Fraude Electoral “de un modo que no se adhiera a la ley del Estado y que puede perjudicar a millones de votantes”.

Preocupación por la seguridad de la información


Los expertos del Brennan Center y de ACLU advierten que la comisión no explicó cómo protegerá los datos ni qué hará con ellos. “No hay nada en esta solicitud del vicepresidente (Kris) Kobach que dé ninguna garantía de que la información será protegida”, advirtió Sophia Lin Lakin, abogada en el Proyecto de Derechos de Voto de ACLU.

“Tendrás toda esta información de cientos de millones de personas, incluyendo en algunos casos el número de seguridad social, en un solo lugar al mismo tiempo que la gente está preguntando acerca de la seguridad de nuestro sistema electoral en general”, dice Lopez.

Pero para ACLU “la preocupación más urgente” es exactamente para qué se usará la información que está siendo recabada. “El presidente Trump creó esta Comisión de Integridad Electoral para esencialmente vender la mentira de que ganó el voto popular de 2016 y en definitiva justificar tácticas de supresión de voto”, denuncia Lakin.

Relacionado
Ron Weems, uno de los condenados en la campaña de Kris Kobach contra el...
El hombre que nombró Trump para descubrir el fraude electoral ya fracasó en Kansas buscando votantes extranjeros

Supresión del voto


El hecho de que esta comisión se haya creado sobre la falsa premisa de que millones de personas votaron ilegalmente en Estados Unidos, sumado a la trayectoria de sus miembros, conocidos por apoyar y promover medidas de supresión de voto, preocupan a los expertos consultados por Univision.

“Creemos que esta comisión está creada como una justificación para dificultar que la gente vote”, explica Lakin. Esto podría hacerse promoviendo leyes que exigieran mayores requisitos y documentación a la hora de sufragar, que tienden a hacer que la gente deje de votar, lo que suele afectar “a las minorías, los votantes pobres, los jóvenes, los más grandes, los discapacitados”, señala.

Para ACLU la recolección de toda esta información es “un modo de la comisión de decir que tienen alguna supuesta información real para justificar imponer medidas draconianas” que limiten la accesibilidad al voto. En este sentido, la trayectoria de los integrantes del comité representa una señal de alerta. Su vicepresidente, Kris Kobach, es conocido por promocionar medidas de supresión de voto en Kansas en su fracasada búsqueda de votantes ilegales, además de promover leyes antiinmigración severas.

Miembros de esta comisión han sido acusados de apoyar medidas como identificación de votantes, o la aceptación de un determinado tipo de documentos para votar, lo que justifican diciendo que hay fraude electoral, una premisa ha sido refutada por la comunidad científica que afirma que no hay evidencia al respecto.

Denuncias y posible ilegalidad


Desde que la Comisión envió esta solicitud, su rechazo se ha multiplicado. Como lo reportó el New York Times, al menos tres organizaciones han denunciado a esta comisión.

Mientras que el grupo Public Citizens denunció a la Administración de Trump por violar la ley de privacidad, “que prohíbe la recolección, uso, mantenimiento o distribución de cualquier ‘registro que describa cómo cualquier individuo ejerce derechos garantizados por la Primera Enmienda’”, ACLU alegó que la comisión viola el Federal Advisory Committee Act (FACA), que exige reuniones públicas, acceso a documentos por parte de la gente y “mucha transparencia”.

The Electronic Privacy Information Center, denunció que esta solicitud viola el Appropriate Process Act y el E-Government Act. Y, entre otras cosas, afirman que el director de IT de la Casa Blanca y la comisión “están obligados por ley a publicar la Evaluación de Impacto en la Privacidad antes de recolectar información personal alguna”.

El Brennan Center y United to Protect Democracy le escribieron una carta al director de la Oficina de Gestión y Presupuesto Mick Mulvaney solicitando que la Comisión pare de recabar esta información ya que viola el proceso detallado en el Paperwork Reduction Act que establece los requisitos para que las agencias recolecten datos.

En fotos: Estos son incidentes de acoso y crímenes de odio tras la elección de Donald Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad