null: nullpx
Elecciones 2016

Trump arremete contra Cruz y Romney para evitar un disgusto en Utah

En un evento protegido por policía antidisturbios Trump presumió de ganador, pero no está tan claro que el martes pueda vencer en el caucus
19 Mar 2016 – 1:25 AM EDT

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado desde Salt Lake City, Utah

Por la puerta trasera y escoltados por la policía. Así salieron este viernes por la noche unos 1,000 simpatizantes de Donald Trump de su evento en Salt Lake City, Utah.

De la calle aledaña llegaban destellos luminososos azules y rojos de las fuerzas del orden y los gritos de cientos de estudiantes: "¡Donald Trump, avergüénzate!"

Los partidarios de Trump acababan de oírle presumir que él siempre gana y que con él de presidente se cansarán de tanto ganar.

Pero no está tan claro que el multimillonario pueda salir victorioso en Utah el martes, cuando los republicanos voten aquí y en Arizona.

Y no precisamente por la oposición en las calles, que la ha encontrado también en estados donde ha ganado, como Florida.

En el estado de los mormones, muchos perciben a Trump como un intolerante. Los líderes de ese credo publicaron un comunicado en diciembre defendiendo la libertad religiosa, después de que Trump pidiera prohibir la entrada a los musulmanes.

Trump se ha visto superado por Cruz en otras zonas con fuerte presencia de mormones, como Wyoming o el sur de Iowa.

La última encuesta disponible en el estado de mayoría mormona, de mediados de febrero, situaba al candidato retirado Marco Rubio de ganador con 24%, seguido de Ted Cruz con 22% y de Trump con 18%.

Para colmo de males, el mormón de Utah Mitt Romney pidió este viernes el voto para Cruz y lanzó un furibundo ataque contra Trump a quien vinculó con el racismo, la misoginia, la intolerancia, la xenofobia, la vulgaridad y las amenazas de violencia.


Romney, que fue el nominado republicano en 2012, ganó sobradamente en el caucus de Utah.

Gran premio de delegados

El vencedor republicano en Utah podría embolsarse los 40 delegados de este estado, si consigue ganar con más del 50% de los votos. Considerando lo reñido de la contienda, tal premio podría dar alas al ganador.

Para evitar un golpe a sus aspiraciones el próximo martes en Utah, Trump descargó una ondanda de ataques contra Cruz y Romney en su evento de este viernes. En el primero concentró más parte de sus energías, echando mano de su repertorio habitual en campaña. Le llamó "mentiroso", "canadiense" y dijo de él que es "todo habladurías, pero poca acción".

A Romney lo despachó rápido llamándole "perdedor incapaz de competir", lo que fue respondido con un fuerte abucheo.

El magnate trató de vengarse cuestionando la fe de Romney: "¿Están seguros de que es un mormón?, ¿estamos seguros?"

El mormón Alan Gowans, uno de los presentes, le dijo a Univision Noticias que la opinión de Romney puede ser importante para la gente cercana al partido, pero no para él.


"Romney es un perdedor. No me influye lo que dice", dijo Gowans, un ingeniero civil que asistía con su esposa Sherri por primera vez en su vida a un evento de campaña.

Trump trató de congraciarse con la fe de la mayoría en la parroquia local. Arrancó su discurso con un previsible: "Amo a los mormones" y destacó que son gente trabajadora y que tiene muchos amigos en Salt Lake City.

Pero también tiene muchos enemigos. En el interior del local, los gritos de los jóvenes en la calle pudieron oírse en un momento en que el magnate hizo una breve pausa. Para él, es ya casi como una música de fondo que prácticamente le acompaña allá donde va.

Más contenido de tu interés