null: nullpx
Elecciones 2016

"No votaré por Trump", juran los seguidores de Rubio pese a su retiro de la campaña

El retiro del senador por Florida dejó a sus seguidores en llanto y negación. Ahora solo saben a quién no van a apoyar.
16 Mar 2016 – 11:24 PM EDT

Por Patricia Clarembaux @clarembaux desde Miami


Después de tres décadas, Diana Rivas dejó de apoyar a los republicanos la noche de este martes, cuando Marco Rubio anunció su retiro de la carrera por la nominación republicana tras sufrir una aplastante derrota en la primaria en su casa, el estado de Florida.
" Primera vez que voy a votar demócrata", lamenta la mujer que se pintó un corazón en cada cachete. "Votaré por Hillary" en las presidenciales de noviembre, asegura a Univision Noticias la estadounidense de 50 años.

De aquí en adelante, promete además que su voto "será un voto castigo". "No puedo apoyar la intolerancia ni el racismo de Donald Trump. No puedo apoyar a alguien que quiera dividir".

En la pequeña sala de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), en Miami, la tristeza era colectiva. Algunos lloraban desconsolados, otros se abrazaron. Todos quedaron congelados con la noticia.

Cuando Rubio dijo "si bien no seré presidente de Estados Unidos en 2016, y puede que nunca", sus seguidores le gritaron, casi en estado de negación: "¡Pelea por la convención!".

Cuando informó que "si bien mi campaña queda suspendida hoy, el hecho de que haya llegado hasta este punto es evidencia de cuán especial es Estados Unidos", la respuesta fue un "¡God bless you, Marco!" (Dios te bendiga, Marco).
De ahí en adelante, su discurso se convirtió en una homilía. "Estoy agradecido con Dios", dijo. "Amén", respondieron sus seguidores, como si escucharan una misa.


Desde la tarde de este no tan supermartes para Rubio, sus seguidores apostaban lo que fuera a que el senador no se retiraría de la contienda. Confiaban en sus declaraciones del martes por la mañana, cuando juró que su campaña seguiría en Utah.

"Va a ganar", dijo convencido Alan Woods, un puertorriqueño de 79 años, antes del anuncio. " No se puede retirar, que te lo digo yo", juró Esther Arias, de 68 años.

Pero Rubio recibió una estocada en su propio estado, donde alcanzó apenas 27% de los votos, frente a un aventajado Donald Trump que se impuso con 46%.

Huele a incertidumbre


Daniela Ferrera no para de llorar. Tiene 18 años y votó por primera vez este martes, justo por Marco Rubio. "Siento una tristeza muy grande en mi corazón, en mi alma", dice en voz baja.

Ahora no sabe por quién votará entre los republicanos. Lo que sí sabe es que su voto "no será para Donald Trump" pues, asegura, no puede apoyar a alguien que quiera dividir a Estados Unidos.


Chris Wills siente la misma decepción. El estadounidense de madre cubana y padre venezolano predice que Trump será el candidato republicano: "Nadie lo derrotará".

Para este activista de 33 años la campaña se acabó. "Al menos de que se presente una candidatura independiente de alguien, que tenga los mismos principios que Rubio, no votaré en esta elección".
Y para Wills, Ted Cruz, segundo en la carrera por la nominación republicana, no es una opción: "Es un Donald Trump, pero que dice las cosas de una forma políticamente correcta".

Esther Arias, que juró que Rubio ganaría, ahora siente una gran incertidumbre: "No podría votar por Trump. Votar por él, es votar por Hillary", dijo decepcionada.

El llanto era contagioso. Algunos ni siquiera pudieron declarar después de la noticia y el lugar se sintió como un funeral.

Rubio habló y, de inmediato, se marchó con su familia. Con la misma velocidad la seguridad vació la sala.

Esta noche de supermartes, el joven republicano de 44 años se quedó sin la nominación presidencial y también sin la posibilidad de mantener su puesto en el Senado cuando llegue 2017.


Lea también:


Más contenido de tu interés