null: nullpx
Elecciones 2016

Lo que dijeron los precandidatos demócratas de los niños inmigrantes indocumentados

Hillary Clinton y Bernie Sanders aseguraron que no deportarían a jóvenes centroamericanos de EEUU
10 Mar 2016 – 2:09 AM EST

Durante el debate demócrata de Univision y el Washington Post, los precandidatos llegaron a un tema sensible para la comunidad latina: las deportaciones, la separación de familias, y los niños inmigrantes indocumentados.

Al hablar de inmigración, y de las visas para trabajadores huéspedes, María Elena Salinas le preguntó al senador Bernie Sanders por qué votó en contra de la ley de reforma migratoria del 2007. Salinas preguntó si fue porque le importaban las condiciones de "casi esclavitud" de los trabajadores migrantes agrícolas, o porque los inmigrantes bajan los sueldos de todos los estadounidenses.

Sanders defendió los esfuerzos del Presidente Obama por pasar una reforma migratoria, y por sus acciones ejecutivas DACA y DAPA, que protegen a hijos de inmigrantes indocumentados y a sus familias. De manera igualmente efusiva celebró la secretaria Clinton las iniciativas del presidente.

Luego Sanders dijo: “Cuando hablamos de inmigración, la secretaria recordará que una de las grandes tragedias humanas de los últimos años es la de los niños de Honduras, donde hay probablemente más violencia que en cualquier lugar de este país, y ellos vinieron a este país. Y yo dije, recibamos a estos niños – la secretaria Clinton dijo, devuélvanlos. Esa es una diferencia.”

Clinton le respondió:

“Déjenme— déjenme responder porque esta tergiversación no se puede quedar sin respuesta.

“Primero que todo, no es justo decir que yo dije eso. Yo sí dije que tenemos que preocuparnos por los niños pequeños que entran a este país —solos, en muchos casos— y muchos no llegan a su destino con vida. Y cuando llegaban, ellos necesitaban, como he argumentado, asesoría legal, el debido proceso, para poder tomar una decisión. Tenemos que acabar con las detenciones privadas, tenemos que acabar con la detención de familias.”

Luego, el presentador Jorge Ramos presionó a Clinton sobre si deportará niños si llegase a ser presidenta.

Ramos: “Secretaria Clinton, la última vez que hablamos en enero, en Iowa, le pregunté si usted podría ser la siguiente deportadora en jefe. Y usted me dijo que no, que no sería la próxima deportadora en jefe. Sin embargo, usted se rehusó dos veces a decir que no deportaría niños”.

Luego Ramos le mostró a la precandidata un video donde ella le decía:

“Voy a decir esto. Yo le daría a todo el mundo, pero particularmente a los niños, el debido proceso para poder contar su historia. Y muchos niños tendrán, por supuesto, historias muy legítimas bajo nuestras leyes para poder quedarse.”

Al finalizar el video clip, Ramos le preguntó a Clinton de nuevo:

“Entonces, secretaria, usted parece estar defendiendo la política de deportación del Presidente Obama. Y como usted sabe, hasta ahora él ha deportado a más de 2,5 millones de inmigrantes. Así que, si usted no quiere ser la próxima deportadora en jefe, ¿puede prometer esta noche que no deportará niños, y que no deportará inmigrantes que no tengan un record criminal, y esta vez, me puede dar una respuesta de sí o no?”

A lo que Clinton respondió:

“Sí, sí puedo, porque la pregunta que usted me hizo era sobre niños buscando asilo político. Y tenemos leyes. Eso es lo más importante de lo que yo dije. Bajo nuestras leyes. Me gustaría ver que esas leyes cambien. Me gustaría que se añadiera asesoría legal y otro tipo de apoyos para los niños.”

Más adelante Clinton añadió, luego de que Ramos la presionara aún más para dar un sí o un no a la deportación de niños indocumentados:

“No deportaré niños. No deportaría niños. No quiero deportar a los miembros de las familias tampoco, Jorge. Quiero, como dije, priorizar a quién deportar: criminales violentos, gente planeando ataques terroristas, todo el que nos amenace. Ese es un universo relativamente pequeño.”

Ramos: “OK. Quiero ser muy especifico. ¿Entonces usted nos está diciendo esta noche que si usted se convierte en presidenta no deportará niños que ya estén acá?”

Clinton: “Eso es lo que le estoy diciendo. Ahora, no quiero—porque no estoy contradiciendo lo que le dije en la entrevista. El asilo es un proceso legal particular. Me gustaría que cambiara. Me gustaría que le diéramos más apoyo a la gente que viene huyendo de violencia terrible, como lo han estado haciendo. Pero bajo nuestras leyes actuales, tenemos que pasar por un proceso que es diferente.”

Ramos: “Entonces usted detendría esas deportaciones.”

Clinton: “Yo detendría…”

Ramos: “Las deportaciones de niños…”

Clinton: “Sí.”

Luego Ramos le preguntó a Sanders la misma pregunta, si deportaría niños o no.

Sanders: “Déjeme decir esto. No creo que la secretaria respondió su pregunta totalmente, y creo que eso ya dice mucho. Honduras y esa región del mundo son quizás las más violentas de nuestro hemisferio. Pandillas, carteles, gente malvada torturando a otros, haciéndole cosas horribles a familias. Niños han huido de esa parte del mundo para tratar, tratar, tratar, tratar, de, tal vez, encontrarse con sus familiares en este país, tomando una ruta horripilante, tratando de empezar una nueva vida.

“La secretaria Clinton no apoyaba que esos niños entraran a este país. Yo sí.

“Ahora, resulta que yo estoy de acuerdo con el Presidente Obama en muchos, muchos asuntos. Creo que ha hecho un excelente trabajo como presidente de los Estados Unidos. Está equivocado en este asunto de la deportación. No estoy de acuerdo con él en eso.

“Así que para responder su pregunta, no, yo no deportaría niños de los Estados Unidos de Norteamérica.”

Ramos: “¿Y puede prometer que no deportará a inmigrantes que no tengan un record criminal?”

Sanders: “Puedo hacer esa promesa”.

Clinton: “Por eso es que quiero volver a ese voto de 2007, porque si hubiésemos sido exitosos en ese entonces, muchos de los problemas que estamos discutiendo hoy serían nada más un recuerdo. Quiero que logremos una reforma migratoria amplia si tengo la suerte de ser presidente. Y tenemos que mirar las leyes de asilo político.

“Cuando yo era secretaria de estado, trabajé para tratar de apoyar muchos enfoques diferentes para acabar con la violencia en Centroamérica. Estuve allí reuniéndome con líderes, líderes de seguridad, y otros. Y creo que el Congreso debería apoyar las peticiones del presidente para patrocinar programas que protejan a la gente y que cambien la cultura de crimen y violencia en Centroamérica, ayudando a la gente a quedarse, sin peligro, en sus hogares y países”.

Sanders: “Déjenme tan solo responder—quiero volver a este proyecto de ley de 2007. Es verdad, Ted Kennedy, un buen amigo mío, y creo que de la secretaria, sí trabajó muy duro en ese proyecto de ley. Pero ¿realmente alguien cree, que si el proyecto de ley fuera tan bueno, como dice la secretaria, que LULAC y otras grandes organizaciones latinas, las organizaciones latinas más grandes, le hubieran dicho no a ese proyecto de ley?

“Y yo trabajé muy duro para mejorar las provisiones para trabajadores huéspedes para que en el proyecto de ley de 3013, un proyecto de ley que apoyé fuertemente, la gente que estuviera en el programa de trabajador huésped en Estados Unidos no fueran tratados como esclavos.

Clinton: “Déjeme concluir con decir que la United Farm Workers (Unión de Campesinos) consideró a ese proyecto de ley, en sus palabras, la última esperanza para los campesinos y trabajadores inmigrantes.

“Ellos han probado que han acertado en los años siguientes. Solo puedo esperar que podamos juntar una coalición para pasar una reforma migratoria comprensiva en el siguiente Congreso. Y como dije antes, en 2006, el senador Sanders apoyó la detención indefinida para la gente esperando ser deportada….

Sanders: “Es…”

Clinton: “...y apoyó a los Minutemen, [justicieros, pandilleros], en sus esfuerzos ridículos, absurdos de, cito: “cazar inmigrantes””.

“Así que, mire, yo creo que la meta aquí es elegir un senado demócrata, elegir un presidente demócrata y empezar a trabajar inmediatamente para conseguir una reforma migratoria comprensiva.

Ramos: “¿Usted apoyó a los Minutemen, senador? ¿Apoyó a los Minutemen?”

Sanders: “¿Perdón?”

Ramos: “¿Usted apoyó a los Minutemen, como la secretaria Clinton dijo?”

Sanders: “Por supuesto que no. Había un pedazo de una ley, apoyada por docenas y docenas de miembros de la Cámara de Representantes, que codificaba una ley existente. Lo que la secretaria está haciendo esta noche y ha hecho a menudo, es tomar grandes pedazos de una ley y sacarle otras partes.

“No, yo no me opuse al rescate de la industria automotriz. No, yo no apoyé a los justicieros, a los Minutemen, y eso es una aseveración horrible, una declaración muy injusta.

“Yo me encuentro (inaudible) de mi carrera, de mi carrera política luchando por los trabajadores, luchando por la gente más pobre de este país. Señora secretaria, mi record está a la par del suyo, hoy y todos los días de la semana”.

Más contenido de tu interés