null: nullpx
Elecciones 2016

La campaña republicana entra en Florida en un lodazal televisivo

De cara a las cruciales primarias, los candidatos prolongan su guerra verbal con algunos de los anuncios más hostiles de campaña
8 Mar 2016 – 5:41 PM EST

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado desde Miami, Florida

Marco Rubio es un "corrupto" y Donald Trump tiene un lenguaje vulgar impropio de su educación universitaria.

Por si acaso la animosidad de los debates no hubiera sido suficiente, los candidatos republicanos prolongan estos días su guerra verbal con anuncios que bombardearán las televisiones de Florida hasta el martes que viene, día de la crucial primaria.

La intensa batalla televisiva es prueba de lo que está en juego. Para el senador por Florida, perder en su propio estado podría suponer el fin de su candidatura; para el magnate, la derrota complicaría sus opciones y haría más probable un escenario en que ningún candidato llegue a la Convención Nacional Republicana con los 1,237 delegados que aseguran la nominación.

Trump informó el lunes sobre su primera compra de espacios televisivos en Florida con un anuncio en que llama al senador "corrupto" por usar hace años una tarjeta de crédito del Partido Republicano para gastos personales, algo que ha negado Rubio.

El anuncio es el contraataque de Trump a una ofensiva por parte de grupos hostiles que han pagado hasta $10 millones en publicidad que se emitirán en su mayoría en Florida. Uno muestra a personas que aseguran fueron estafadas por la Trump University, que es actualmente objeto de un pleito civil.

En otro, del grupo conservador American Future Fund Political Action, el multimillonario aparece presumiendo de su educación de Ivy League para luego dar paso a imágenes suyas profiriendo en público insultos y palabrotas.

En desventaja

La hostilidad de estos anuncios marca el tono de lo que podrían ser los días más intensos de la campaña.

El excongresista republicano por Florida Lincoln Díaz-Balart valora la disputa por Florida como el momento de mayor tensión hasta ahora.

"En política todo está permitido excepto la violencia", agrega Díaz-Balart sobre la negatividad de los anuncios.

Rubio es el más necesitado en esta guerra de anuncios televisivos. El senador lleva meses por detrás en los sondeos de Florida aunque ha recortado distancias.



Una encuesta de Monmouth University de este martes mostró a Rubio ocho puntos por debajo de Trump. Es un sondeo de finales de febrero de Public Policy Polling, Rubio aparecía 20 puntos por detrás.

El premio por ganar Florida es tan grande que podría revitalizar la campaña del senador, que solo ha ganado en dos elecciones esta campaña. A diferencia de otras contiendas con reparto proporcional, los 99 delegados de Florida son todos adjudicados al ganador de la contienda.

La campaña de Rubio ha tratado de restar valor al anuncio de Trump al decir que el ataque de la tarjeta del partido fue usado sin éxito por su rival Charlie Crist en la campaña por el Senador que Rubio ganó en 2010.


Sin embargo, en un momento en que los niveles de desconfianza de los votantes en políticos de carrera están más altos, ese mismo tipo de ataques podrían tener impacto.

"La gente está súper enojada con el establishment y sus representantes en Washington y hoy Rubio ha tomado ese manto", le dice a Univision Noticias Helen Aguirre, analista republicana en Florida.

La apuesta arriesgada de Cruz

Por si Trump fuera poco dolor de cabeza para Rubio, Cruz también se sumó a la batalla televisiva en su contra.

Varios anuncios de su Super PAC "Keep the Promise I" que comenzaron a emitirse esta semana en Florida critican a Rubio por su apoyo en el pasado a una ley para ofrecer ciudadanía a indocumentados y por su absentismo en el Senado.


El senador por Texas, con pocas opciones de ganar Florida, parece haber optado por una derrota estratégica: apoyar a Trump en sus esfuerzos de eliminar a Rubio de la contienda y jugarse el resto de la campaña en un mano a mano con el multimillonario. Una encuesta de este martes de NBC/WSJ pone a Trump y a Cruz virtualmente empatados a nivel nacional.



De paso, su anuncio aumenta la presión sobre Rubio.

"Rubio está concentrando todos sus esfuerzos en Florida, mientras Cruz y Trump pueden seguir haciendo campaña en otros estados", dice la analista Aguirre, "eso podría perjudicarle a Rubio a largo plazo".

Eso, claro, si Rubio consigue primero superar su gran prueba que es ganar Florida para mantenerse electoralmente vivo.

Más contenido de tu interés