null: nullpx
Elecciones 2016

Hillary Clinton tiene una celebración estratégica en Florida

La exsecretaria de Estado marca sus triunfos del tercer supermartes en Florida, con un acto que tiene varias lecturas para el futuro de la campaña
16 Mar 2016 – 2:54 AM EDT

La celebración de Hillary Clinton en la noche del tercer supermartes tenía ambiente de fiesta y con acento latino, además.

Antes de que hablara la precandidata demócrata una banda animaba a la concurrencia tocando salsa, merengue y reggaetón en vivo. Una misma canción de Juanes, el cantautor colombiano, sonó tres veces, al comienzo, en el medio y al final del evento.

No era para menos, dado el lugar y la ocasión del encuentro. La exsecretaria de Estado ganó con ventajas importantes cuatro de los cinco estados disputados en la noche: Illinois, Ohio, Carolina del Norte y Florida, el premio mayor de la jornada.

Resultaba apropiado para Clinton celebrar en Florida, en el Centro de Convenciones del Condado de West Palm Beach, a unos 100 kilómetros al norte de Miami.

Y como en todos los actos que involucran a la exsecretaria de Estado, había mucha seguridad, todo estaba muy controlado por el Servicio Secreto que la protege constantemente.

El voto latino

En Florida, la victoria de Clinton fue la más aplastante : 64% de los votos contra el 33% de su rival Bernie Sanders, lo que sumó 122 delegados a su cuenta ante 60 para el senador por Vermont.

El triunfo en Florida se logró en buena parte por el apoyo de la población hispana. Según sondeos hechos a boca de urna, Clinton sacó 69% de los votos de la comunidad frente a un 31% para Sanders. Entre mujeres latinas ese apoyo llegaría al 74%.

El resto de la noche fue igualmente victorioso para Clinton. En Ohio, recibió el 57% de la votación, capturando 75 delegados vs. 38 para Sanders.


En Carolina del Norte obtuvo 55% de los votos y 56 delegados, mientras que Sanders, con el 41% de los votos logró 26 delegados

La falta de definición en Missouri a esa hora (donde marchaba muy pareja a Sanders) no empañaba la sensación de victoria.

Ni tan latino, ni tan juvenil


Mientras tanto, en el centro de convenciones de West Palm Beach el ambiente latino y la música juvenil de la celebración contrastaba con la audiencia, que no era ni muy hispana ni muy joven.

Uno de los defectos que se le han señalado a la candidatura de Clinton es su incapacidad para conectarse con los votantes más jóvenes de la misma manera como lo hace Sanders, quien es un verdadero fenómeno entre los llamados millenials.

Lo que se veía en West Palm Beach reflejaba esa característica. La concurrencia estaba integrada en su mayoría por gente blanca y aparentemente de clase social alta.

Esa composición tenía cierta lógica, después se trataba de West Palm Beach, una zona acomodada de la costa este de Florida, donde el 41% de la población es blanca y el 16% tiene más de 65 años, por encima del promedio nacional, como corresponde con una región favorecida por retirados venidos de otras partes del país.

De los pocos jóvenes que había en la concurrencia, la mayoría estaban agrupados en las gradas que servían de fondo para cuando hablara por televisión la precandidata.

La campaña que viene

Con la cantidad de delegados que Clinton ganó esta noche, debería tener un buen motivo para relajarse.

Si bien la exprimera dama consolida su ventaja frente a Sanders, la campaña no considera aún que el senador Sanders haya dejado de ser una amenaza a las aspiraciones de quien busca convertirse en la primera presidenta de EE.UU.

“Lo importante de esta noche son los márgenes y los delegados, más que nada”, dijo Jorge Silva, vocero de la campaña de Clinton, a Univision Noticias.

Pero Silva dice que la exsecretaria de Estado aprendió de la campaña interna de hace ocho años, que perdió frente a Barack Obama, que no debía a moverse de su estrategia inicial hasta no alcanzar los delegados necesarios para alcanzar la nominación.

La campaña dice que no va a cambiar su estrategia, que seguirá, según Silva, “luchando por cada estado”.

Con su presencia en Florida la noche de este tercer supermartes, Clinton busca comunicar la importancia del estado y del voto hispano en las elecciones nacionales, en las que parece estar ya pensando.

“El voto hispano va a ser fundamental en una campaña presidencial”, dijo Silva, con la mirada puesta en Arizona.

Los fondos que faltan

Para seguir ese esfuerzo de campaña harán falta fondos, así que la elección del lugar para celebrar este tercer supermartes puede no haber sido casual.

Al fin y al cabo, West Palm Beach siempre ha sido un sitio tradicionalmente visitado para la recaudación de fondos de campañas políticas por parte de todos los partidos.

Por cierto que, a tan solo diez minutos, en Palm Beach, el que puede ser su rival por el partido Republicano, Donald Trump, marcaba también una noche victoriosa.

Notable cercanía para quienes ya se ven a sí mismos como los nominados presidenciales de sus partidos.

En este artículo colaboró la enviada a West Palm Beach: Juliana Jiménez @photobomba

Lea más:


Más contenido de tu interés