null: nullpx
Elecciones 2016

El debate amable de los candidatos republicanos en Florida

Hasta Donald Trump expresó su asombro por lo "increíblemente civilizado" que resultó el debate realizado en Miami
11 Mar 2016 – 12:56 AM EST

Por: Carlos Chirinos @carl_chirinos, Editor Político de Univision Noticias

Fue un debate raro el que tuvieron los aspirantes a la nominación presidencial por el partido Republicano este jueves en Miami.

Fue el de tono más amable de los doce que han realizado, pero con una cordialidad que parecía estar a punto de deshacerse en cualquier momento.

La pelea por las primarias de Florida de la semana que viene es intensa, y por esos muchos presagiaban que en Miami el encuentro sería al menos tan duro como los previos.

Pero no pasó. De hecho, en un momento Donald Trump , quien ha sido el foco de mucha de la tensión en careos pasados, alabó lo “civilizado” de la noche.

Muchos piensan que se debió al cambio de actitud de Trump, quien salió al escenario de la Universidad de Miami con una actitud menos agresiva que en los careos pasados.

La verdad es que también ayudó que Marco Rubio volviera a su antigua piel y no pretendiera agredir al magnate como había venido haciendo en las últimas dos semanas, desde que adoptó el mismo estilo pendenciero del actual puntero en el proceso de primarias republicanas.

Los precandidatos optaron por el estilo pausado, se centraron en responder las preguntas del moderador y no se enfrascaron en un torneo de insultos. Incluso respetaron los tiempos de intervención establecidos.

¿Qué pasó?

En el caso de Rubio es posible que antes del debate hubiera en su equipo un reconocimiento de que ese desvío táctico que empezó en Houston no tuvo ningún efecto positivo, a juzgar por la retahíla de fracasos que ha tenido en las últimas dos semanas.

Efectivamente, al final del debate el senador por Florida dijo: “Nunca regresaré a esa cañería de nuevo”, expresando aparente vergüenza por ese capítulo de su campaña.


Las esperanzas de Rubio están lógicamente enfocadas en Florida, su estado, en el que se definirá el futuro de su carrera por la nominación presidencial.

La manera cómo habló de Cuba parece haberle ganado apoyos, a juzgar por la reacción del público. No le fue tan bién con el punto siguiente, cambio climático, una amenaza real para muchos en Miami y la costa sur de Florida.

Rubio no puede darse el lujo de perder en el estado del que es senador. Una derrota sería su funeral político, dicen muchos analistas. Aunque hay que recordar que en política nunca hay muertes definitivas y que Rubio es un hombre muy joven aún.

La violencia del discurso

La suavidad del tono del debate hizo más sorprendente la tibieza con la que los candidatos republicanos respondieron ante la posibilidad de que la polarización que se está viendo en la campaña esté alimentando episodios de violencia, sobre todo entre partidarios de Trump.

La pregunta del moderador de CNN, Jake Tapper, venía a cuento por la agresión que sufrió a tarde del jueves un hombre negro en un evento de Trump en Carolina del Norte.

Es la décima de este tipo, de acuerdo con un conteo que lleva la Ben Mathis-Lilley en Slate

Algunos observadores han expresado preocupación por lo que consideran es el ambiente agresivo que se respira en concentraciones del empresario.

El magnate usa en esos eventos un lenguaje hostil contra un amplio abanico de objetivos -desde políticos a inmigrantes y a la prensa-, y la audiencia reacciona encantada ante quien sienten como un líder vengador que entiende sus frustraciones.


"La gente viene con una tremenda pasión y amor por el país. Y cuando ven a los manifestantes. . . cuando ven lo que está pasando con este país, sienten una rabia que es increíble”, fue la explicación de Trump, casi que una justificación.

Más sorprendente es que los competidores de Trump reaccionaran con la misma tibieza.

Al final, la civilidad tan alabada en el debate republicano de Miami puede no servir para mucho si los líderes no atajan este tipo de expresiones de la “rabia popular”.

Más contenido de tu interés