null: nullpx
Caso Ayotzinapa

Un video de tortura puso en evidencia las prácticas del gobierno de Peña Nieto sobre el caso Ayotzinapa

El video difundido en México que muestra torturas a un detenido por la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa volvió a poner en duda, e incluso, según diversas ONGs, ha echado definitivamente abajo a la llamada verdad histórica que el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto dio como versión oficial del destino de los jóvenes en septiembre de 2014.
24 Jun 2019 – 2:45 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.- Un video con torturas a un detenido por la desaparición delos 43 estudiantes de Ayotzinapa divulgado este fin de semana en México confirmó que se violaron derechos humanos en la investigación y volvió a poner en duda, e incluso, según diversas ONGs, ha echado por tierra la llamada 'verdad histórica' que el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto dio como versión oficial de los hechos sucedidos el pasado 26 de septiembre de 2014.

En las imágenes, que fueron difundidas a través de las redes sociales, se ve a un hombre identificado como Carlos Canto Salgado, de 37 años de edad, quien fue detenido en octubre de 2014 como uno de los sospechosos por la desaparición de los normalistas.

Canto aparece sentado y maniatado, con los ojos vendados. Detrás hay una persona de uniforme, presuntamente un policía ministerial de la Fiscalía federal, con una bolsa en las manos. Le interrogan. Un minuto más tarde, la persona de uniforme le coloca la bolsa en la cabeza, la cierra y estira.

En los interrogatorios del video se escucha la voz de Carlos Gómez Arrieta presente en el momento de la tortura y cuestionando a Canto sobre el lugar al que fueron llevados los normalistas. Tras la difusión del video, Gómez, quien se desempeñaba como subsecretario de la Secretaría de Seguridad de Michoacán, fue destituido de su cargo.

Pese a que diversas organizaciones de derechos humanos han denunciado y documentado en repetidas ocasiones que en el caso Ayotzinapa las autoridades utilizaron métodos de tortura y no se respetó el proceso contra muchos de los detenidos, las autoridades habían mantenido la llamada verdad histórica como la versión oficial del caso.

Sin embargo, el caso de Carlos Canto representa, según expertos, la prueba más polémica tangible de cómo se construyó esa verdad.

¿Cuál es la verdad histórica que defendió el gobierno de Peña Nieto?

Oficialmente, según la investigación del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, los 43 estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa fueron desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 por policías del municipio de Iguala que los entregaron a criminales que los asesinaron y quemaron en un vertedero de basura.

Sin embargo, desde que se iniciaron las investigaciones, las acusaciones contra agentes de diferentes corporaciones por torturar a detenidos han sido una constante por parte de los padres de los estudiantes y del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quienes han pedido que se abran nuevas líneas de investigación.

En marzo del 2018, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicó un informe en el que aseguraba que al menos 34 detenidos habían sido torturados. En 23 de los casos, los detenidos señalaban a agentes de la Policía Ministerial, adscrita a la Fiscalía federal. Uno de esos 23 es el hombre que aparece en el video.


Pero el gobierno mexicano negó las acusaciones de tortura. En un comunicado divulgado ante las denuncias del informe, la fiscalía y las secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores señalaban que el texto “carece de rigor metodológico y sustento jurídico”.

Ahora, esta nueva evidencia vuelve a poner en duda la validez del proceso. El año pasado, un tribunal federal pidió reponer el procedimiento por las denuncias de que las confesiones e imputaciones de varios detenidos, acusados de participar en las desapariciones, fueron obtenidas mediante tortura.

Dependencias de Derechos Humanos en México, cómplices de tortura

Ahora, no solo el gobierno mexicano está en la mira, pues el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, ha señalado que el video acredita que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), quien desestimó el caso de Carlos Canto al asegurar que sus derechos no fueron violados, fue cómplice.

Las organizaciones apuntaron que su recomendación sobre el caso de Ayotzinapa, la CNDH concluyó que solo detectó tortura en 8 de los 72 casos que recibió por esta práctica.

En el caso de la persona del video, la CNDH determinó que "no había evidencias de que se le hubiera sometido a asfixia o cargas eléctricas" no obstante la abundancia de pruebas y la reiterada denuncia del detenido.

Las oenegés criticaron a la CNDH por su "deficiente aproximación a la investigación de la tortura en México" al tratar de encuadrar como trato cruel los casos de tortura flagrante.

Consideraron que ante la confirmación pública de la tortura mostrada en el vídeo, la Fiscalía General de la República debe secundar los esfuerzos de la Comisión Presidencial creada para revisar el caso.

La Fiscalía debe fortalecer el equipo de investigación y hacer nuevas acusaciones porque si se apoya en la recomendación de la CNDH más que en el trabajo de los organismos "se perderá la oportunidad de esclarecer plenamente el caso", advirtieron.

Asimismo, indicaron que está pendiente investigar a los funcionarios involucrados en el caso, como Carlos Gómez, encargado de la policía ministerial en 2014 y quien tras la revelación del vídeo ha renunciado a su cargo como subsecretario de Seguridad Pública del estado de Michoacán.

Ayotzinapa, según diversas ONGs, es el caso que pone a prueba la voluntad y la capacidad de las autoridades mexicanas para "abordar las violaciones a derechos humanos y romper con la impunidad institucionalizada".

Las historias tras los murales de Ayotzinapa

Loading
Cargando galería
Publicidad