null: nullpx
Abuso Policíaco

Relator de la ONU asegura que las ejecuciones extrajudiciales e impunidad persisten en México

En su reporte, Christof Heyns señaló los casos recientes en los que las instituciones policíacas mexicanas abusaron de la fuerza para reprimir civiles.
21 Jun 2016 – 11:43 AM EDT

El relator especial de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales, arbitrarias o sumarias, Christof Heyns, aseguró que las medidas tomadas por el Gobierno de México para proteger a la población y respetar el derecho a la vida siguen siendo "insuficientes" desde su visita al país en 2013.

Durante la presentación de su informe de seguimiento sobre México ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU que se celebra estos días en Ginebra, el experto recalcó que "las ejecuciones extrajudiciales y el uso excesivo de la fuerza por los agentes de seguridad persisten".

"Las medidas de protección siguen siendo insuficientes e ineficaces; la impunidad y la falta de rendición de cuentas en relación a violaciones al derecho a la vida siguen siendo un desafío, al igual que la ausencia de reparación para las víctimas", denunció Heyns.

En dicho documento, Heyns analiza si las autoridades han implementado las medidas necesarias para proteger el derecho a la vida, y si se han seguido las recomendaciones que hizo el experto hace tres años.

En su reporte señaló los casos recientes en los que las instituciones policíacas mexicanas abusaron de la fuerza para reprimir civiles. Entre los eventos que recordó se encuentra cuando los uniformados dispararon contra los pobladores de San Bernardino Chalchihuapan, en Puebla, en julio de 2014, a raíz de lo cual falleció un niño y fueron heridas seis personas.


Asimismo condenó el papel que desempeñó la policía municipal de Iguala en el asesinato de tres personas y la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Según el documento, en enero de 2015 la policía asesinó a 10 civiles en Apatzingán, Michoacán. Además señaló el involucramiento de policías en eventos de uso excesivo de fuerza y dijo que “una serie de eventos trágicos que colocaron recientemente a las fuerzas armadas en el centro de acusaciones de ejecuciones extrajudiciales”, entre ellos las masacres de Tlatlaya, Calera y el asesinato de un niño de 12 años en Santa María Ostula, Michoacán.

Frente al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el relator urgió al gobierno mexicano a tomar “inmediatamente todas las medidas necesarias para asegurarse que la seguridad pública sea asumida por civiles y no por fuerzas de seguridad militares”.

En concreto, Heyns urgió al Gobierno a aprobar una ley general sobre el uso de la fuerza y a crear una institución nacional autónoma de servicios forenses.

Asimismo, en relación a las actividades policiales, recomendó que "se adopten de manera inmediata todas las medidas necesarias para garantizar que la seguridad pública esté a cargo de civiles y no de las fuerzas armadas".

Lea:


Publicidad