null: nullpx
Actos Delictivos

Revocan la licencia a un médico que inseminó a decenas de pacientes con esperma de otros, incluso el suyo

Un colegio médico de Canadá retiró la licencia al médico especialista en fertilidad, Bernard Norman Barwin, quien además enfrenta una demanda por entre 50 y 100 nacimientos producto de esperma erróneo, incluyendo 11 casos en los que usó el suyo propio.
26 Jun 2019 – 4:20 AM EDT

Cuando Rebecca Dixon se enteró de que el médico que hace 28 años hizo la inseminación artificial a su madre había usado su propio esperma para el procedimiento, se sintió "despreciada" y "contaminada", según relató en un juicio contra el especialista en fertilidad.

A tres años de aquel proceso judicial en Canadá y de conocerse decenas de casos como el de Dixon, un panel disciplinario del Colegio de Médicos y Cirujanos de la provincia de Ontario ha retirado la licencia al doctor Bernard Norman Barwin tras calificar su conducta como "espantosa" y "reprochable".

Barwin, ahora de 80 años de edad, también fue multado con casi 7,600 dólares (10,000 dólares canadienses). Aunque no se presentó a la audiencia, no objetó la decisión a través de sus abogados.

"Usted traicionó la confianza (de sus pacientes) y sus acciones afectaron profundamente a los individuos y sus familias y causaron daños irreparables que abarcarán generaciones", dijo el panel médico en su decisión, recogida por AFP.

Y es que durante décadas Barwin no solo usó su propio esperma para hacer las inseminaciones artificiales, sino que inseminó con esperma equivocado a varias mujeres.

Barwin también se enfrenta a una demanda por ser el responsable de entre 50 y 100 nacimientos con el esperma erróneo, incluyendo 11 casos en los que usó el suyo.

"No hay ningún precedente de este tipo de caso en el gremio médico", dijo la abogada Carolyn Silver, citada en The Huffington Post.

"Los pacientes del Dr. Barwin y sus familias fueron las víctimas desprevenidas de su incomprensible engaño", agregó Silver.

"Mi vida cambió para siempre"

La mala práctica médica y la muy cuestionable ética profesional del doctor canadiense han causado, sobre todo, problemas emocionales en las personas que nacieron a partir de esas fertilizaciones.

"En ese momento, mi vida cambió para siempre", dijo Rebeca Dixon en una declaración en la que mostraba el trauma psicológico tras enterarse a los 25 años de edad de que era hija biológica de Barwin.

" Por un tiempo me sentí disociada con mi propia cara, como si la persona que se miraba en el espejo ya no fuera completamente yo".

El caso salió a la luz después de que uno de los niños nacidos por inseminación artificial sintiera curiosidad por su genética e investigara su árbol genealógico.

Dixon señaló que el descubrimiento también trajo tensión a su familia.

Mientras luchaba con problemas de salud graves, su padre "tuvo que aprender a aceptar que la hija que él había criado y amado no era en realidad su hija biológica", dijo.

"Mi madre", agregó, "tuvo que lidiar con el hecho de que algo le había pasado a su cuerpo sin que ella lo supiera o no le diera permiso".

"Me encuentro buscando personas que se parezcan a mí, que podrían ser mis medio hermanos", explicó Dixon.

Hasta el momento, ha encontrado a 15 medio hermanos y espera que el número crezca.

Lo que cuenta la Paciente M

Barwin ya había renunciado a su licencia médica en 2014 después de haber sido castigado en un caso anterior por inseminar artificialmente a tres mujeres con el esperma equivocado.

Una de las víctimas a quien se identifica como la Paciente M dijo haberse enterado recientemente de que su hija adolescente fue concebida usando esperma de un donante desconocido en lugar del de su esposo, según The Huffington Post. Todavía no le ha dado la noticia a su hija, preocupada del daño emocional que le podría causar.

La paciente M dijo que durante el procedimiento Barwin le mostró el tubo de esperma con el nombre de su esposo, sabiendo que contenía material de otro hombre.

"Me sentía tan violada, me sentía sucia, casi como si me hubieran violado", declaró ante el comité.

A un niño nacido en uno de esos procedimientos de fertilización se le diagnosticó condición celíaca, que es genética, aunque ninguno de sus padres tiene la enfermedad.

Tras la revocación de su licencia, otros reguladores médicos serán alertados si él intenta dedicarse a la medicina en otras jurisdicciones.


Mira también:


¿Por qué elegir la fecundación 'in vitro'?

Loading
Cargando galería
Publicidad