null: nullpx
Tiroteos

“Quería ayudar, pero tenía que huir”, dice la niña de 8 años que sobrevivió al tiroteo en una sinagoga de California

Mientras los heridos recapitulan el horror desatado este sábado en un templo judío de San Diego, el FBI reveló que recibió un aviso sobre el manifiesto del pistolero, pero era demasiado tarde para tomar medidas. La familia del sospechoso afirma que sus acciones son “un misterio aterrador”.
29 Abr 2019 – 3:14 PM EDT

Noya Dahan, de ocho años, escuchaba el sermón del rabino de su sinagoga en San Diego el sábado cuando los estruendos de las ráfagas de un rifle de guerra la hicieron brincar del susto. La niña vio todo el horror a corta distancia: presenció el momento en que una mujer murió protegiendo al líder religioso, observó al pistolero disparándole a su tío y ella misma resultó herida por esquirlas de bala.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) dijo el lunes que recibió un aviso sobre el manifiesto escrito por el sospechoso John Earnest, de 19 años, minutos antes de que abriera fuego, pero indicó que era demasiado tarde para tomar medidas y la familia del acusado indica que la motivación del joven para realizar dicho acto es “un misterio aterrador”.

Dahan, la menor de tres personas que resultaron lesionadas en la balacera, contó a la prensa que sintió el deseo de salvar a otros que estaban en su templo, incluyendo varios niños, a pesar de que su vida corría peligro. “Quería ayudar al mismo tiempo, pero tenía que huir”, dijo a la cadena NBC.

A su corta edad, los actos violentos no le son ajenos. Su familia se mudó a Estados Unidos precisamente para no vivir en medio de la zozobra por los constantes ataques en su ciudad en Israel, Sderot, cerca de la Franja de Gaza. Allí abundan los refugios antimisiles y los niños rara vez juegan en las calles.

“Fue muy, muy atemorizante, y se supone que no debo pasar por esto”, expresó la menor al mismo medio, recordando lo que pasó el fin de semana en la sinagoga. La niña también recapituló el acto heroico de Lori Gilbert Kaye, quien se colocó frente al rabino Yisroel Goldstein para salvarlo del ataque, algo que le costó la vida.

“Lo último que pudo haber hecho es salvar al rabino y eso es lo que hizo. Se puso frente al rabino y murió por él”, relató Noya en la entrevista con NBC. “No tienes que pasar por eso, a ninguna edad, en ningún momento, porque se supone que debes vivir la vida, no debes vivir el odio”, reflexionó ella.

Noya resultó con heridas leves por esquirlas de bala que impactaron su pierna derecha y su cara. Paramédicos la trasladaron a un hospital y poco después fue dada de alta. Este fin de semana pudo regresar a su casa. Según ella, en un principio no sintió nada cuando fue alcanzada por los fragmentos del proyectil, pero después el dolor fue intenso.


Ella se encontraba al lado de su tío, Almong Peretz, de 34 años, quien protegió a su sobrina y a otros niños llevándolos a un cuarto del templo. Pero debido a ese acto él se volvió el blanco del pistolero. Este israelí que se encuentra de visita en EEUU contó a la prensa que observó de frente al atacante cuando lo apuntaba con su rifle de asalto y trataba de impactarlo.

El pistolero alcanzó a herir una pierna de Perezt y las esquirlas también lesionaron a su sobrina.

“Mi tío me sujetó de la mano y me estaba cubriendo. Y la persona que estaba disparando lo estaba apuntando. Así es que le disparó y también me dio a mí”, contó la niña en otra entrevista a la cadena CNN.

A pesar de esta traumática experiencia, la menor asegura que piensa regresar a su sinagoga. “Voy a ir, probablemente estaré atenta a cualquier cosa”, dijo ella.

El relato de Noya coincide con el de otros sobrevivientes, quienes afirman haber visto que la única víctima mortal de este incidente se puso intencionalmente sobre el rabino para protegerlo. Justo cuando el sospechoso irrumpió en el templo, Goldstein daba un sermón a los feligreses. Por eso se volvió el principal blanco del atacante. La mujer ha sida catalogada como una heroína.

“Lori recibió la bala por todos nosotros”, expresó el rabino en una conferencia el domingo.

Familia del sospechoso dice que su acto es un “misterio aterrador”

Tras el tiroteo, el sospechoso, John Earnest, de 19 años y vecino de San Diego, huyó en un auto porque su rifle de asalto se trabó. Un agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio, quien se encontraba trabajando como guardia privado, lo persiguió. Uno de sus tiros impactó en el coche del pistolero.

Se espera que la Fiscalía le imponga cargos de homicidio en primer grado e intento de asesinato.

Según las autoridades, Earnest, un estudiante de enfermería sin antecedentes penales, sería el autor de un “manifiesto” en el cual confesó que incendió el 24 de marzo el Centro Islámico de Escondido, ubicado a 15 millas de la sinagoga donde ocurrió el tiroteo. En el escrito aseguró que se inspiraba en el pistolero que mató a decenas de personas en dos mezquitas en Nueva Zelanda.

Este lunes, la familia del acusado expresó a través de un comunicado que las acciones del joven fueron guiadas “por personas que no conocemos e ideas que no tenemos”. También envió sus condolencias a las víctimas. “Estamos impactados y profundamente tristes por el terrible ataque”, señala el escrito citado por medios de comunicación.

“Cómo nuestro hijo se sintió atraído a semejante oscuridad, es un misterio aterrador para nosotros, aunque confiamos en que las autoridades descubrirán muchos detalles del camino que él tomó para realizar este malvado y despreciable acto”, dijo la familia.

Aparentemente, Earnest no estaba vinculado a ningún grupo de odio y su familia afirmó que fue criado en el seno de un hogar de fe que rechaza el odio. También mencionó que colabora en la investigación.

“Nuestros corazones adoloridos siempre estarán con las víctimas y los sobrevivientes. Nuestro agradecimiento a los equipos de emergencia que impidieron una pérdida aún mayor de vidas y a quienes nos han apoyado. Y rezamos por la paz”, concluye el comunicado.

📸 Un muerto y 3 heridos deja un tiroteo dentro de una sinagoga en California

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TiroteosMuertesCaliforniaArrestosFBI
Publicidad