null: nullpx
Asesinatos

“Le dijo que se arrodillara, rezara y le disparó en la nuca”: el crimen de un mexicano “en deuda” con un cartel

Cinco años después del asesinato de un hombre que vendía su vehículo en Craiglist, un juez de California sentenció al homicida a pasar el resto de su vida en prisión. Este trató de evadir el castigo afirmando que narcotraficantes mexicanos lo forzaron a cometer el crimen.
3 Mar 2020 – 08:15 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Hasta su audiencia condenatoria el viernes pasado, en la cual un juez lo sentenció a cadena perpetua, el mexicano Gabriel Gaytán Cárdenas sostuvo que le debía mucho dinero a un cartel de drogas y que lo obligaron a pagar asesinando a un hombre en el sur de California.

Los fiscales nunca confirmaron esa versión, solo demostraron la saña con la que mató a Víctor Mendoza, de 46 años, quien trataba de venderle un auto que ofrecía en la página de internet Craiglist.

“Cárdenas le dijo a Mendoza que se arrodillara, rezara y le disparó en la nuca”, describe el reporte policíaco. El crimen ocurrió a finales de 2014 en el condado de Riverside, a 50 millas al este de Los Ángeles. El cadáver de su víctima fue hallado la semana siguiente en una zona desértica de Coachella.

Primero dijo que narcotraficantes lo obligaron a entregar a Mendoza al sicario que lo mató. Finalmente admitió que le pegó un tiro en la cabeza y él mismo llevó a los detectives a una zona remota en Coachella donde encontraron el cuerpo el 18 de noviembre de 2014.


Gaytán Cárdenas enfrentaba cargos con agravantes de asesinato con fines de lucro y homicidio en comisión de robo, secuestro y robo de vehículo.

La Fiscalía de Distrito de Riverside buscaba la pena de muerte para este hombre de 34 años, pero el día de su sentencia firmó un acuerdo de culpabilidad, reduciendo así su castigo.

Los investigadores descubrieron que cuando vivía en Fontana respondió a un anuncio en Craiglist que su víctima publicó para vender un auto de la marca Mercedes-Benz.

Antes de verse en persona, Mendoza le pidió a un amigo que lo acompañara hasta el estacionamiento de un restaurante de comida rápida porque le parecía sospechosa la actitud del comprador.


En la reunión que se pactó para el 11 de noviembre de 2014, el testigo vio que el asesino entró al vehículo en venta y que ambos se fueron a prisa. El amigo le llamó preocupado a Mendoza y notó que este actuaba de manera “extraña”. Fue la última vez que hablaron. La siguiente llamada la tomó Gaytán Cárdenas, explicando que el celular se había quedado en el coche que compró.

El arresto del asesino ocurrió seis días después. Entonces manejaba un auto que les había robado a punta de pistola a un padre y su hijo que también lo estaban ofreciendo en Craiglist. Ante ellos admitió que asesinó a Mendoza. “Hasta aquí llegaron sus vidas”, les dijo apuntándolos con el arma.

No cumplió su amenaza. Les robó el coche y los dejó marchar. No anticipó que el testimonio que ambos prestaron fue escencial para que un juez lo condenara a pasar el resto de su vida tras las rejas.

Trágico final para la pareja de California que desapareció sin dejar rastro en Tijuana

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.